Sunday, November 11, 2007

¿Poesía filosófica o filosofía poética?

Federico Guillermo Nietzsche
15 de Octubre 1844, 25 de agosto 1900
pintado por Edvard Munch (1863 - 1944)
Filólogo poeta y filósofo del que entendemos tiene poca repercusión en los círculos filosóficos propiamente tales. Aforismos, prosa lírica, poemas, manifiestos, decálogos, son formas que que se alejan del tratado, de los planteamientos textuales más rigurosos de la filosofía. Sus contradicciones, sus líneas asistemáticas, la metáfora en vez del concepto lo dejan más cerca del estatuto del lenguaje poético.
Pero.... ¿no es siempre así?: El poema de Parménides, Lucrecio como poeta de la naturaleza y el paganismo; Dante el poeta del cristianismo y del espíritu; Goethe el poeta del romanticismo y de la vida. Benjamin y los otros. De momento, nosotros leeremos este monumento de la literatura alemana en tanto discurso de poiesis verbal.

34 comments:

Kocheril bizarro said...

(ni con relación del Dios a muerto ni el sardanápalo, su autor)

los hombres deben recorrer la esfera que son capaces de explorar por si mismos.
En algún lugar, allí donde nuestra inteligencia llega a su límite, el
camino de nuestra búsqueda termina. Evitamos lo incomprensible y nos acercamos a lo concreto. Utilizamos un símbolo para nombrar lo infinito, dividimos con él las cosas concretas, le agregamos un
más o un menos, como si pudiéramos visualizar la forma de lo ilimitado. Usamos lo infinito
para contar, como si fuera algo tangible.
Pero nadie comprende su naturaleza.
Penetramos regiones que están más allá de nuestra inteligencia y regresamos con soluciones para nuestros problemas.
¡Nisiquiera a nosotros mismos!

No puedo renunciar a mis investigaciones
porque el miedo me incite a dejarlas. Al final del camino está Dios El que habla con monosílabos y no en fórmulas ¡quiero estar lo bastante cerca de El como para escuchar su sí o su no!

La salvación se consigue con hechos positivos,
no con negaciones.

Schiodtz said...

genial tema, a principios de año hubiese aportado mas aqui. pero de momento bukowski, phalanhiuk y toole me tienen ocupados como para revisar trabajos. nos veremos profesor.

Tulo said...

Bizarro, a diferencia del inglés "bizarre", significa valiente.

Alejandra Alarcón said...

"Del árbol en la falda de la montaña"

En sus andanzas, encuentra Zaratustra a este joven que ansiaba las más altas cumbres para poder tocar las estrellas, este joven que ansiaba la libertad para ser héroe. Ser como un árbol pero que conforme más crece más se aferra a la profundidad de la tierra… Pero conforme más subía, este joven notaba que más mal encontraba, más pesar y dolor aparecían en su camino, es ahí cuando Zaratustra le pide que olvide su amor y esperanza ya que se sentía noble, un ser que repudia lo que aspiraba convertirse y vivía de los placeres de la vida, mirando a todos desde sus propias alturas.

Zaratustra nos pide ser super hombres. Se contradice al decir que debemos abandonar estos amores y esperanzas para llegar a serlo ¿Cómo llegaremos a las alturas que el águila solamente conoce, si no aspiramos a ella?
Termina diciendo que no abandonemos nuestra más alta esperanza y no seamos héroes, ni nobles, ni buenos. ¿Abandonar o no abandonar?...
Dice que mientras más aspiraciones hacia las alturas tenemos, más nos aferramos a lo malo y podrido de la tierra, porque nuestras ansias de libertad son demasiado grandes. Ciertamente el exceso de poder corrompe, nos invita a un camino diferente que nos lleve a un final distinto… ¿Final o comienzo?
Zaratustra escogió a este joven que estaba arto de sus alturas, que reconocía al mal que había en ellas ¿Reconoceremos nosotros el mal de nuestras propias montañas?
Todos buscamos la libertad, pero no sabemos a que consecuencias puede llevarnos.
"Abandonemos nuesto amor y esperanza, pero la más alta de las esperanzas jamás hay que perderla"

Interesante parte del libro que seguiré analizando ^^...
Esto no es filosofía poética, ¡es poesía filosófica!

Ceci P said...

ale alarcon dijo: "Se contradice al decir que debemos abandonar estos amores y esperanzas para llegar a serlo ¿Cómo llegaremos a las alturas que el águila solamente conoce, si no aspiramos a ella?"

Creo que esta observación que hace zaratustra si puede ser válida y que renunciando a los amores y esperanzas se puede llegar a las alturas, ya que muchas veces uno alcanza algo que ni siquiera se espera. Zaratustra a mi vision da a entender que las alturas no se deben buscar, sino esperar a que lleguen, y por eso opina que debemos renunciar a este deseo que tenemos de altura y volvernos mas humildes, y no con la finalidad de encontrar las alturas, sino que para encontrar la verdadera naturaleza de nosotros mismos, lo cual vendria siendo el super-hombre, aquel que renuncia a las aspiraciones y ve mas alla de las virtudes y errores. Considerandolo de esta manera, se podría decir que el águila, siendo un depredador al acecho, nos busca y él debe encontrarnos, no nosotros a él.

En cuanto a lo demás que escribes, concuerdo contigo, definitivamente, al aspirar a algo más, uno se cega completamente a ver los errores que esta aspiración pueda traer. Sin duda las ansias de poder traen consecuencias tanto negativas como positivas, y zaratustra se contradice al decir que veamos mas alla de los errores y virtudes, pues la teoria del super-hombre se basa en omitir ambas, considerando esto como algo positivo para todos, y sin embargo esa afirmación misma está revelando cual sería el camino correcto a seguir, siendo que pretende no establecer nada correcto u incorrecto.

ceci p said...

bueno eso es tan solo una opinion sobre lo anterior, ya subire mi comentario cuando termine el libro profesor.

Alejandra Alarcón said...

No se si debamos esperar a ser encontrados, ya que ciertas esperas pueden ser eternas... Muy típica es "No busques, espera a que llegue a ti". Siempre está el riesgo de salir desilucionados, pero me parece que eso ya depende de uno y se puede aspirar a algo y conseguirlo sin cegarse. ¿No es de los sueños de lo que vive el hombre?

Alejandra Alarcón said...

Por cierto Ceci, me faltó agregar, ¿qué gracia tiene la vida si no se toman ciertos riesgos y uno se la juega?...

"Siempre te preguntaras que habria pasado si..."

sebastian said...

“De los mil y un objeto”


Zaratustra nos habla del bien y el mal. El bien y el mal es para Zaratustra el más grande de los poderes, y su historia nos cuenta de los distintos pueblos y sus distintos “bien y mal”, y de cómo estos pueblos logran superarse a sí mismos y llenarse de esperanzas.
¿Para qué nos da a conocer el “bien y el mal” de los pueblos? Simplemente para darnos a entender que el bien y el mal lo crea el hombre, y que no es algo que sea así por naturaleza, ni que venga del mundo divino, sino que es el hombre el que le da la categoría de bien y mal al mundo. Y según Zaratustra, ésta es un de las grandes virtudes del hombre, el crear. Porque al evaluar las cosas y dotarlas de valor, estamos creando.
Zaratustra nos invita a destruir lo que ya hemos creado, para crear algo nuevo, para crear los valores que van más allá del bien y el mal. Los mil objetos son las mil superaciones que han tenido los hombres bajo los valores del bien y el mal, pero el uno, es el que a la humanidad le queda todavía, la superación de sí mismos, la creación de nuevos valores, el nacimiento del superhombre.

Martinfante said...

"Del amor al projímo"

Este es uno de los temas que más me gusto de la primera parte, y de lo que llevo leido. Se habla de que nos escondemos en el projimo para escaparnos de nosotros mismos.
Cuando se dice "el 'tú' es anterior al 'yo'; el 'tú' está santificado, pero no todavía el 'yo'. Asi el hombre va solícitamente hacia el prójimo." Lo que quiero rescatar cone sta frase es que siempre nos dicen que pomgamos al projimo y a los demás antes que nosotros, en el echo de ayudar, una limosna, etc;y que con eso vamos a ser más bueno y que nos ayudaria a llegar al cielo, se podria decir. Pero como vamos a ser capaces de pensar en los demas cuando apenas somos capaces de conocernos a nosotros mismos.

Lo que llegue a entender con este capitulo es que tenemos miedo de conocernos a nosotros mismos y que siendo util para los demás vamos a poder escondernos de la busqueda de uno, o tambien lo que pasa que uno cree que vamos a ser capaces de encontrarnos en otro lugar que no es el propio.

Lo que pasa tambien es que derepente no nos creemos el cuento y necesitamos de la ayuda de alguien más para saber como somos. En el siguiente ejemplo yo creo que queda bastante claro: "Os buscais un testigo cuando queréis hablar bien de vosotros; y cuando lo habéis inducido a pensar bien de vuestra persona, vosotros mismos pensáis bien de vosotros."

Leyendo bien este capitulo como que me ario bien los ojos y haciendome darme cuenta de que es necesario encontrarme a mi mismo, saber quien soy, que es lo quiero hacer conmigo mismo. Tambien como dice Nietzche que saber que es lo que esta más alla, al principio lo encontre como egoista, ¿Porque hay que fijarse en lo material antes que la persona que tiene menos?; pero me di cuenta que uno debe aprendera valorar lo propio, a lo que uno no le da importancia para asi despues poder valorar mucho más al projimo.

Anonymous said...

“De las transformaciones”

En este discurso, el primero, Zaratustra nos habla de las tres transformaciones sufridas por el espíritu para cruzar el puente y llegar a ser superhombre; de espíritu a camello, de camello a león y de león a niño.
Todo comienza cuando el espíritu fuerte y sufrido decide llevar las cosas más pesadas que encuentre por el desierto, gozando de llevarlas para gozar de su fuerza, como dijo decide “pasar por estúpido para burlarse de su propia sabiduría”. Luego, este camello en el desierto se transforma en un león que conquista su libertad, yendo más allá del “dragón” que le decía: “¡Tú debes!”. Este dragón para Nieztsche son los valores, Dios y la sociedad que obliga a hacer algo (hacer el bien y no el mal) porque otro hombre decidió cual era el bien y cual era el mal anteriormente y no porque el hombre del presente realmente lo crea. Ahora, lo que el espíritu en forma de león debe hacer es decir: “¡Yo quiero!” y aunque este todavía no pueda crear la nueva obra debe “preparar el territorio” para hacerlo, tomando el derecho de establecer nuevos valores. Esto se logra finalmente con la transformación del espíritu a niño, un niño que es inocencia y olvido, un nuevo juego, que hace lo que el quiere conquistando su propio mundo, rigiéndose por sus propios valores.
Con todo esto lo que Zaratustra o mejor dicho, Nietzsche quiere hacer es transmitirnos una de las principales tesis de su filosofía y del libro, que al mismo tiempo son los elementos principales del postmodernismo, el decir que nadie me debe decir que puedo hacer porque yo me rijo por mis propias reglas y mis propias creencias. ¿Porqué un hombre con mis mismas características puede decidir que está bien y mal en el mundo? ¿Si la única diferencia que tenemos es que él estaba antes que yo?

panchita araya
IIIºB

Rafael Vega said...

"De viejas y jóvenes"

En este discurso se pone como tema a la mujer, nunca antes mencionada como tema por Zaratustra, Se cuenta que luego de los ruegos de una anciana este se decide a exponer sus ideas sobre esta.

Se expone claramente a la mujer como un objeto del hombre, el juguete más peligroso, una sirvienta de guerreros, sin honor, sin esperanzas, maligna, que solo sirve para servir y concebir. Se le ve como carente de varias cualidades que el hombre posee, el fin de la mujer es obedecer, ser parte del hombre, un apoyo.

Aunque para Zaratustra la mujer no es menor, sino que es necesaria, en su discurso le otorga muchas cualidades propias superiores al hombre, tales como la libertad que el hombre anhela, la belleza, la gracia, el amor que los hombres aprecian y carecen, que a la vez es protección y el honor de la mujer, gracias a su amor es capaz de servir a los hombres, su mayor cualidad, la mas poderosa.

Podemos concluir que Zaratustra aunque tenga una visualización machista sobre la mujer, la encuentra necesaria, sin la mujer no se puede lograr la perfección del mundo y sin ellas no se puede lograr la meta más grande de la doctrina, formar y engendrar superhombres.

¿Será porque en la mujer nada es imposible?

Así habla Vega
(Apoyando el orgullo del Superhombre)

wokar said...

¡yo estoy desarrollando "el nuevo ídolo", no me lo roben!

Wokar said...

"Del nuevo ídolo”

El nuevo ídolo del hombre, es el estado.

La noción del estado que se usa en el fragmento sigue en parte la línea del concepto del mismo; un lugar físico regido por leyes propias. Pero Zaratustra lo utiliza de manera más amplia para referirse también al mundo globalizado, a la sociedad; a esa forma de vida preestablecida que todo hombre nacido en sociedad debe seguir. El estado entonces, es algo generalizador, que choca con la noción del superhombre.

Zaratustra se refiere al estado de este modo; «En la tierra no hay ninguna cosa más grande que yo: yo soy el dedo ordenador de Dios». El estado es su propio Dios, dentro del estado ya está todo establecido y valorado, y solo nos queda apegarnos a sus estructuras. El estado según Zaratustra es una dictadura, que nos deja muy pocos espacios para movilizarnos de manera libre.

Según Zaratustra el estado es el hogar de los superfluos, de los pobres de espíritu y de los débiles de mente.

“Estado, al lugar en que todos, buenos y malos, se pierden a sí mismos: Estado, al lugar donde el lento suicidio de todos - se llama «la vida».”

El estado nos engaña y nos hace creer que vivimos, pero es el estado el que vive a través de nosotros. El estado miente cuando habla de leyes, cuando establece parámetros del bien y del mal. Las propias valorizaciones que el ser humano se a autoestablecido se han torcido, porque el estado es un sitio deshumanizado donde solo sobreviven los más aptos. Las leyes que el estado pone solo hacen que el hombre se tiente a romperlas.

Entonces, para Zaratustra, El estado, o llámese carga humana, historia, sociedad, es lo que el hombre debe dejar atrás. Es la carga que lleva el camello en la espalda, es el dragón al que el león se enfrenta, es la memoria que el niño olvida. El estado es la roca que tapa el puente hacia el superhombre.

Y quien mejor para reafirmar lo dicho que el mismo Nietzsche:

"¡Es mejor que rompáis las ventanas y saltéis al aire libre!
¡Apartaos del mal olor! ¡Alejaos del humo de esos sacrificios humanos!
Aún está la tierra a disposición de las almas grandes. Vacíos se encuentran aún muchos lugares para eremitas solitarios o en pareja, en torno a los cuales sopla el perfume de mares silenciosos.
Aún hay una vida libre a disposición de las almas grandes.
En verdad, quien poco posee, tanto menos es poseído: ¡alabada sea la pequeña pobreza!
Allí donde el Estado acaba, - ¡mirad allí, hermanos míos! ¿No veis el arco iris y los puentes del superhombre?"

Cecilia P said...

"De la guerra y los guerreros"

Que curioso resulta analizar la forma en que uno valora el bien y el mal, temáticas que nietzsche recurre constantemente. Generalmente, uno busca solucionar los errores cometidos a lo largo de la vida y enorgullecerse por las cosas positivas realizadas. Se ve lo malo como algo que es aceptable, pero que debe ser mejorado a toda costa, y la gente tiende a ocultar sus errores.

Pero aqui, zaratustra expresa una postura totalmente diferente en cuanto a la visión ya antes mencionada frente al bien y el mal. Él nos invita a reflexionar sobre la postura que hemos tenido hasta ahora y pretende guiarnos a través del camino que conduce hacia el "superhombre".

Él promueve la valoración no solo de las cosas positivas, sino de las negativas también, esto es, enorgullecerse de sentir cobardía, odio, envidia, etc. ya que el valorarlas nos permite darnos cuenta de que somos humanos y que podemos superarnos siempre a nosotros mismos.

Este poder que tenemos, el de poder crecer infinitamente, es un gran regalo, ya que nos permite descubrir siempre cosas nuevas, y eso es lo que el hombre anhela, encontrar las respuestas a todo lo que le pasa a su alrededor.

El ser capaz de aceptarnos a nosotros mismos con todas las alturas y bajezas que poseemos nos permite tener una visión mas global sobre el tema, y nos da energías para la guerra, para luchar contra nuestros enemigos, los cuales serían tanto las virtudes como los errores. A luchar se refiere a enfrentarlos a ambos, valorandolos como mejores amigos o mejores enemigos, ya que ambos pueden ser positivos o negativos.

Finalmente, zaratustra propone que el amor a la vida que poseemos se base en la esperanza mas alta que tengamos, que luchemos por ella. Esta esperanza vendría siendo la esperanza de mejorarse, de ir mas allá de nosotros mismos y nuestras virtudes y errores y reconciliarnos con ambos, conseguir la victoria de forma pasiva. Sólo consiguiendo esto se podría llegar a alcanzar el "superhombre", quien va más allá de lo bueno y lo malo y se queda con las raíces del cuerpo.

sole... said...

De los despreciadores del cuerpo

"El sabio dice: cuerpo soy yo íntegramente, y ninguna otra cosa"

Pero el sentido y el espíritu, que se esconden detrás del si-mismo, han subyugado al cuerpo, han creado toda la escala de valores y sometido al cuerpo a simplemente obedecer cuando el si-mismo dice « ¡siente dolor aquí, siente placer aquí! ». Pero también el si-mismo busca su ocaso, ya no puede crear algo por encima de si-mismo, por lo que solo le queda la destrucción. El si mismo creó un mundo donde el determinaba que apreciar y que despreciar, pero ese mundo debe ser destruido por el Superhombre, es el tiempo del cuerpo, de su libertad y de su propia creación de un mundo donde lo bueno y lo malo lo determine su propio yo, que esta arraigado el su lado mas natural, mas puro, su cuerpo. El sentido y el espíritu no son mas que instrumentos del cuerpo, por lo que debe ser el cuerpo el encargado de la nueva creación.
Yo creo que Nietzsche (o Zaratustra) tiene un buen punto en el sentido de que nuestra concepción de lo bueno o malo es algo que no viene de nosotros mismos, y que tiene un origen demasiado racional, lo que no deja mucho espacio a lo natural o real, pero también creo que la razón y el espíritu no son meros instrumentos del cuerpo, sino que son "compañeros", por ponerlo de alguna forma, no nos podemos basar solamente en el cuerpo porque, de ser así... ¿Qué nos diferenciaría de los animales?

Anonymous said...

De "el leer y el escribir"
"Escribe con sangre y comprenderás que la sangre es espíritu. No resulta fácil entender la sangre ajena; odio a los que leen por pasar el rato"

“El leer y escribir” habla de cómo es necesario escribir con tu propia sangre, con tu propio espíritu. No es agradable o comprensible para Zaratustra tener que entender la sangre ajena, por eso le desagradan los lectores. Que los demás aprendan a leer significa que los escritores se echen a perder y los pensadores también, ¿cómo será posible esto?, ¿es que todo lo que leemos causa daños en las mentes de los que escriben? Me sentí hasta culpable, ¿o será un placer culpable? Mejor me quedo con ese pensamiento, no se ustedes.
Saliéndose de ese tema, habla un poco de la valentía y del amor a la vida, porque estamos acostumbrados a eso, a amar la vida sin importar si estamos acostumbrados o no a ella. Busquemos las cosas lindas de la vida y llenémonos de felicidad porque nuestros demonios siempre estarán sin importar qué y hay que poner esfuerzo en matarlos, eso nos vuelve un poco locos, ¿o no?, Zaratustra nos plantea eso, en el amor hay siempre un poco de locura. Zaratustra nos llama fervorosamente a vivir.

Andrea Gattini*

Javiera.Soffia said...

Nietzsche en “Del leer y escribir” se refiere a que hay muchas personas que pueden leer y escribir pero hay pocas que logran hacerlo de verdad, para eso se necesita hacerlo con sangre.

Si nos damos cuenta, solo los que son capaces de diferenciarse del resto son los que realmente cumplen con los requisitos para ser verdaderos poetas, cualquiera puede escribir lo que se le ocurra pero lo único que logrará es bajar el nivel de exigencia de la literatura, al comienzo del mundo era algo totalmente exclusivo para los mejores pero con el paso del tiempo las exigencias han disminuido y cualquiera se cree capaz de escribir; por eso es que el hombre debe luchar por ser el mejor exigiéndose al máximo para llegar a la cumbre de la montaña y ser capaz de permanecer ahí, no debe pretender que lo es, ya que sólo con esfuerzo logrará serlo.

Un verdadero escritor debe siempre querer cambiar, para no ser conocido del todo ya que dejaría de ser necesitado por los lectores porque no tendría nada más que entregar.

Zaratustra cree estar muy encima de este problema social que ha popularizado a la literatura, cree que no hay proyecciones en la humanidad, todos es negro y no tiene intenciones de cambiar ya que se ven almas que no son del peso de un hombre digno de vivir como tal. Junto con esto cree que la compasión lo único que haría sería hacerlo nivelarse con los demás que están mucho más abajo que él, por lo tanto nunca habría una mejoría.

Para entrar a este círculo se debe tener espíritu que respalde el esfuerzo realizado. Si esto se cumple, la persona es apta para hacer lo que quiera, ya sea volar en sus sueños o reír una eternidad.

Estoy de acuerdo con lo que plantea Nietzche porque no es enriquecedor estar en el lado del lector y tener que soportar leer algo que no tiene gracia ni esa magia que hasta puede producir un cambio en nuestro interior.
Creo que discrepo con Nietzche cuando no acepta que nadie más se crea Dios además de él, ya que en la literatura todos somos capaces de creernos dioses y así lograr lo que queremos esforzándonos, los poetas tienen derecho a ser aunque sea un pequeño Dios; no puede ser que solo un hombre se supere a si mismo y sea el único Dios terrenal existente; esto también tiene una excepción ya que no podemos creernos Dioses en cada momento de nuestras vidas, debemos luchar por nuestra superación y cuando lo logremos seremos capaces de vivir dignamente y a un nivel mucho más elevado.

P.D: POESÍA FILOSÓFICA.

javiera.s said...

.. no me di cuenta y con la gato subimos el mismo casi a la misma hora..

Anonymous said...

Yo comentare sobre "el amigo" luego lo postearé pero por mienstras reservo el tema

Andrea Quezada

Anonymous said...

De "Los predicadores de la muerte"

Este discurso trata principalmente de que la vida en la tierra está sobre poblada, y la gran mayoría de las personas que habitan la tierra sobran. De este modo Zaratustra nos presenta a los Predicadores de la muerte los cuales se les llama "Amarillo" o "Negro" y lo que trata con estos personajes es convencer y justificar porque estas personas que sobras en al tierra deberían dejar de existir o pasar a "la otra vida", dándole situaciones y argumentándolas para alentar en la decisiones de estas personas.

Cuando Zaratustra presenta su disgusto frente a la cantidad de personas que están de sobra en la tierra presenta varias formas para poder lograr de convencerlos, una muy marcada durante el texto es la de convencer a las personas propagandoles la idea católica y cristiana de la vida que hay después de la muerte, promover lo increíble que puede llegar a ser, a pesar de que nadie sabe realmente como es.
Dentro de todos los casos uno muy remarcado es aquel en que el mismo hombre que superflua en la tierra, pero no se dan cuenta, y lo único que hace es criticar, ver cosas malas en las otras personas o en la vida que darían un hincapié perfecto para no tener más motivos de vivir, pero igual así siguen sin darse cuenta de que a pesar de todo lo que hablan, porque no se dan cuenta de que su propia vida es la que tiene más motivos para morir o ir a la otra vida, y en la mayoría de los casos son personas las cuales trabajan incesantemente para poder aparentar una vida la cual no es su realidad, endeudarse mes a mes y cada vez más, en definitiva teniendo una vida la cual es falsa y sin darse cuenta de que el dolor y las complicaciones que tienen son mayores a la que podría tener un enfermo, un viejo, un vago o lo que sería un cotidiano parto o dar a luz a un ser vivo, pero la inconsecuencia de los que engendran nuevas vidas es que no saben que están llevando directamente a una condena de muerte, a ser predicadores de la muerte.
Pero luego de analizar un poco a las personas desde la perspectiva de Zaratustra, ¿En qué posición nos encontramos nosotros, merecemos vivir, somos “predicadores de la muerte” o debemos pasar a la otra vida?


Vicente Balmaceda

Vicente Vergara said...

De la muerte voluntaria.

¡Morir a tiempo! Donde algunos mueren demasiado tarde y otros muy pronto, eso es en lo que Zaratustra insiste, que no hay razón para seguir alargando el hilo de la vida cuando ya no hay necesidad, sino que pura cobardía. “Preciso es cesar de dejarse comer en el momento en que mas apetitoso os encuentran”. El que muere después de haber logrado todas sus metas y de haberse realizado y consagrado por completo muere victorioso y digno de su vida. Hay otros que mueren muy jóvenes, como Jesús, de quien Zaratustra asegura que murió muy joven y que si él se hubiera alejado de la gente e irse a vivir al desierto se habría retractado de su doctrina. Según Zaratustra el amor del joven carece de madurez y está muy encadenado, mientras los hombres comprenden bien lo que es la vida y la muerte. La gente sigue colgada de una rama a punto de caer para poder alcanzar la gloria pero hay un momento en que hay que soltar la rama porque ya no se puede continuar así, la muerte debe ser voluntaria y en el momento preciso. El superhombre, el hombre que está por sobre los demás sabe exactamente el momento en el cual no debe seguir, aunque Zaratustra pide perdón por seguir viviendo, se excusa diciendo que debe propagar esta idea. ¿Para que celebrar la muerte si no se ha alcanzado la plenitud en vida? En el fondo lo que nos trata de expresar Zaratustra es que él que nunca vivió a tiempo no sabría morir a tiempo.

Anonymous said...

Pensando un Frietag en la tarde
Jorge Ilharreborde

Estos demasiado enardecido y abrasado por pensamientos propios, a tal punto que muchas veces me siento todo sofocado. Entonces necesito salir al aire libre, huir de todos los cuartos polvorientos.
Ellos, en cambio, están sentados ahí, fríos, a la sombra fría; quieren ser en todo simples espectadores y se cuidan mucho de sentarse allí donde el sol cae de lleno sobre las gradas.
La idea esta, pero se escapa, mejor voy a buscar un atrapada ideas y asi no se va a mi otro mundo

Uno siempre busca el tener mas conocimiento, saber mas la ocurrencias de lo que nos rodea pero... el tener mas conocimiento ¿acaso no hace todo mas obvio y termina matando las posibles ilusiones? ¿Podría talvez encadenar a las personas en la tierra y evitar asi la posible aspiración hacia algo distinto? Realmente poco se tiene que decir sobre esto, el tener mas conocimiento a visión propia termina destruyendo el pensamiento propio, si te implantan las bases ya establecidas al final las ideas siguientes terminan siendo afectadas por esas mismas bases, si uno tiene un amplio conocimiento y crea algo ¿Realmente fue una creación propia o fue acaso creado por una idea ya existente?

Por otro lado si uno partiera por la base de que "todo es mentira" y creyera solamente en sus propias ideas ¿uno estaría acaso mas libre? claro que por otro lado uno estaría mas sofocado si al final las limitaciones nunca existirían, las conexiones que uno crearía serian totalmente libres. Si alguien realmente quiere enseñar algo “nuevo” ¿no debería acaso pensar más allá de los límites del conocimiento?

¿Me limito a conocer lo ajeno o me limito a conocer lo propio?

Honestamente no tengo ni la menor idea de lo que dije, lo entiendo de alguna forma. Poco espero que alguien lo comprenda, mucho mas espero que alguien lo contradiga, siempre es interesante ver las ideas ajenas que terminan siendo siempre iguales.


"De los eruditos"

Anonymous said...

“El Amigo”

Nietzsche muestra una visión de la amistad bastante única y peculiar. Ya que cuenta cual es la visión que tiene una persona solitaria, a la que nosotros podríamos llamar autista, que según mi percepción, Zaratustra podría tener esta visión, ya que sabemos que se alejó del mundo para poder reflexionar.
En primer lugar Nietzsche califica al “amigo” como un instrumento que nos ayuda a reflexionar y a soportar nuestra reflexión, mi interpretación sobre esta parte del discurso de Zaratustra, es que un amigo está para acompañarnos, apoyarnos, compartir, escucharnos y, con respecto a la reflexión, nos entrega consejos cuando tenemos reflexiones en las que no sabemos seguir, ni encontrar una respuesta, ayudándonos en nuestra vida y, si es un buen amigo, en nuestro crecimiento personal.
Con respecto a que para el solitario el amigo siempre es el tercero, creo que más que para el solitario, esta opinión corresponde para el egoísta o el egocéntrico, ya que en estos caso la persona no sabe otra cosa que mirarse el ombligo. Sin embargo creo que un buen amigo no debería ponerse primero él, segundo él y casi tercero él, ya que muchas veces puede ser que nuestro amigo necesite más ayuda que nosotros mismos, por lo que tenemos que ser generosos con nuestro tiempo, nuestros intereses y nuestras preocupaciones.
“Muchas veces lo único que queremos es saltar por encima de la envidia mediante el amor”, creo que por el hecho de ser humanos esta lucha siempre estará presente entre nosotros, y no sólo con respecto a nuestros amigos, si no también con aquellos que no conocemos muy bien o no son tan amigos, pero de la misma manera, pienso que esta lucha es muy noble, ya que demuestra el verdadero cariño que sentimos por nuestro amigo y el real interés que tenemos de que a nuestro amigo le vaya bien y sea feliz.
Finalmente Zaratustra cree que la mujer no está capacitada para la amistad, obviamente creo lo contrario, ese amor que describe en el que hay injusticia y ceguera con respecto a lo que no ama, es completamente humano, por lo tanto, creo que también es parte de los hombres, si a una persona no le agrada mucho alguien probablemente haya alguna injusticia con respecto a esta, pero no es obligación, porque podemos tratar de no ser injustos con esta persona, lo cual sería un acto muy bueno y considerado, ya que no se nos puede olvidar la dignidad de los demás.
Aunque la visión de Zaratustra es bastante especial, creo que pude concordar en algunos puntos de ésta.

Andrea Quezada III°B

Anonymous said...

otra cosa que se me olvido poner creo que este libro es pura filosofía disfrazada de novela, ya que la manera en que está escrita y las ideas que desarrolla, tiene una alta carga filosófica, haciendo de este un libro bastante denso

de nuevo Andrea Quezada

Tulo said...

Al fín hacen leer libros interesantes en el colegio.

(supongo que es "así habló zarathustra")

Uriarte #2 said...

Hernán R Jimenez... se le extraña!!!
Bien por la lectura (compleja) que estan teniendo, ya lo agradecerán! No se puede andar por ahí sin saber nada...
Nos veremos profesor...

Schiodtz said...

como que no se puede andar por ahi sin saber nada? ignorance is bliss... pero quien quiere ser feliz enverdad.

paulita, más vale tarde que nunca, said...

"De la virtud que hace regalos"
Y de el peligro que corre el heredero.

Siempre se nos ha señalado que tenemos las características de uno u otro de nuestros progenitores, se le da una continua importancia a la llamada herencia. Lo que podría hacernos pensar que somos más bien un collage de diferentes personas, que personas únicas y “propias”. En ese sentido, se nos esfuma un poco la idea del “yo”. (Y puede ser que por esa misma inseguridad que tenemos de ser personas absolutamente diferentes, esa inseguridad de que el “yo” desaparezca, dejando sólo el “tú”, le damos una importancia excesiva para compensar… Y al final, terminamos descompensando el delicado equilibrio de la balanza).

Y como si fuera poco, la herencia no es únicamente biológica, es también cultural e histórica. Muchas veces nos vemos condicionados por circunstancias pasadas, que si bien no hemos vivido personalmente, nos determinan. Y lo irónico del asunto es que, a pesar de que sabemos mucho del pasado, tendemos a cometer los mismos errores, una y otra vez, de manera continua… Lo que demuestra algo muy importante: si la estupidez no es hereditaria, por lo menos es altamente contagiosa.

El saber del pasado, los avances, la cultura, la literatura, tantas cosas, las hemos heredado. Nos hemos formado con el saber de siglos y siglos, teniendo una obvia ventaja sobre nuestros antecesores. Pero lamentablemente, no sólo heredamos esas maravillas y esos avances, también heredamos la demencia que se formó eones atrás.

Y es ahí cuando comienzo a pensar que no somos precisamente selectivos en general. No nos damos el trabajo de determinar lo bueno y lo malo de las situaciones y las enseñanzas pasadas, simplemente las tomamos tal cual y lo que es peor: parece que creyésemos que no van a haber consecuencias.

Ese sentimiento constante del ser humano de creerse inmortal, de creerse superior, ha sido precisamente su perdición. Ese ensalzamiento del “ego” nos ha llevado a pensar que somos invencibles, que nada nos puede pasar a nosotros pues… somos superiores.

¡Oh, el hombre! Tan poderoso que se siente y tan débil que es a veces, que intenta desafiar al Tiempo y al Azar perdiendo continuamente.

Y el Tiempo, por muy buen mentor que sea, siempre termina aniquilando a sus pupilos. Mientras el Azar, pequeño niño travieso, sólo quiere jugar con nosotros, pero cuya idea de juego es tener este teatro de títeres bajo su mano. Pequeña, pero por lo mismo, impredecible.

¡Tan ingenuo que puede ser el hombre!

¡Tan niño que es aún!

Y como todo niño, cree ser el dueño del mundo y su centro.

Y como todo niño, tiende a tomar las cosas como un juego.

Y como todo niño, no mide las consecuencias de sus actos.

Y como todo niño, cree estar siempre en la razón.

Pero… es un niño que no ha pasado por las dos transformaciones que le precedían.

Entonces, puede que el hombre sea un ensayo, un ensayo bastante olvidado, me atreveré a decir, pues la historia no ha hecho más que repetirse, un ensayo bastante pobre, pues seguimos tropezándonos con la misma piedra, o tal vez es un ensayo cuyos errores también han sido traspasados en las generaciones. Tanto, que Nietzsche se queja de que perdimos el espíritu y la virtud al tiempo.

¡Ni filosofía poética, ni poesía filosófica! ¿Quién fue la persona ambiciosa que intentó clasificarlo? Porque la verdad… este libro sería la peor pesadilla de un taxónomo pues late con fuerza propia y muchas veces parece tener vida, vida casi animal.


Así murmuró Paula (no me atrevo a hablar más fuerte, no quisiera imponer mi voz, tal vez sea mejor que se pierda entre susurros de hojas y que cante donde nadie pueda escucharla)

“No sólo la razón de milenios – también su demencia se abre paso en nosotros. Peligroso es ser heredero.” – Zaratustra

Puellula fecunditas rebellis…
Ese es mi problema y la justificación que le doy a mi atraso (Incluso si tiene problemas gramaticales)

Anonymous said...

“De las islas Bienaventuradas”


“Dios es una conjetura. Pero yo quiero que vuestra conjetura quede confinada dentro de la esfera de lo concebible…..¡Que esto signifique para vosotros la verdadera voluntad de que todo sea transformado por vosotros en lo que el hombre pueda imaginar, ver y sentir!”

Siento que aquí Zaratustra nos intenta mostrar o enseñar, como se quiera tomar, de que Dios a lo largo de los años se ha ido creando, que nosotros lo hemos ido adaptando a nuestras vidas, como si la doctrina estuviese manipulada para que de una forma u otra sea más conveniente, o más factible dentro de nuestras vidas y nos propone que con esa capacidad de creación nosotros reinventemos y hagamos un Dios terrenal, por así decirlo, con nuestros valores, también creados, con nuestro concepto de lo que esta bien y de lo que esta mal, que solo así podremos llegar al creador, pero siendo necesarias, como señala Zaratustra, muchas metamorfosis, se creara con ingredientes totalmente distintos entre si y mejor aun si estos se contraindican.


“CREAR: esta es la gran liberación del dolor y el consuelo de la vida. Esta voluntad es la que me ha llevado lejos de Dios y de los dioses. Si hubiera dioses ¿Qué quedaría por crear? Pero mi ardiente voluntad de crear me impulsa sin cesar hacia los hombres, como el martillo hacia la puerta”


Como decía antes esto de los dioses hay que dejarlo para nosotros los humanos, que nosotros engendremos nuestros propios dioses terrenales, con afán de superación, no de fama ni de supremacía, tenemos que comenzar a fijarnos en el mundo presente y deja de pensar en el mundo del mas allá, comenzar a crear nuestra felicidad aquí en la tierra, comenzar a vivir más aquí y dejar de pensar en nuestra estadía en el allá, dejar de asegurarnos nuestro espacio donde no se sabe lo que será.

María Josefina Barrena
IIIºA

Anonymous said...

“De las alegrías y de las pasiones”

Nos da cierto temor mirar nuestras virtudes, quererlas y admirarlas. No es mucho más fácil hablar sobre nuestros defectos, sobre nuestras oscuridades.
Creo que nuestros defectos van de la mano de nuestras virtudes.
Nuestros defectos son necesarios, y muy necesario es también quererlos como lo que son, nuestra imperfección y pequeñez; lo que nos hace humanos.

“Una virtud terrena es la que yo amo: en ella hay poca inteligencia, y lo que menos hay es la razón de todos”
Esto es lo que yo encuentro más valioso de nuestras virtudes, de nuestros anhelos e ideales. El poco sentido que le hace a los demás, lo complicado, estúpido que lo pueden llegar a encontrar. Sin embargo es esto necesario para que nuestros anhelos se fortalezcan y nos hagan quererlos más.

“Hermano mío, si eres afortunado tienes una sola virtud, y nada más que una: así atraviesas con mayor ligereza el puente”

Teniendo una sola virtud, un solo camino por cual se quiere caminar, es más agradable el camino, teniendo claro, a donde se quiere llegar luego de pasar el puente los defectos, o dificultades que puedan aparecer se pueden llevar de manera más amena. Con esa virtud, que te hace más ligero el paso ya se tiene el escudo con el cuál combatir lo demás.
Pero no combatir con el objetivo de eliminar estos defectos, más bien con el propósito de hacerlos parte del camino, y que te sean una ayuda.

Por todo esto estoy de acuerdo con Nietzsche. Creo que todas las pasiones se convierten en virtudes, y nuestros demonios en ángeles.

B.M

Anonymous said...

“De las moscas del mercado”

“Amigo mío, huye a tu soledad, allí donde sopla un viento más áspero, recio. Tu destino no es el de espantamoscas”

Según Nietzsche, para el pueblo, las cosas buenas son representadas por grandes hombres. Aun así, el pueblo sabe poco de buenas cosas, de lo creador, mas no le falta conocimiento sobre simuladores, sobre moscas y comediantes. Estos tienen sentidos rápidos y presentimientos mudables, y creen erróneamente que el mundo gira alrededor de dichos simuladores. Para ellos, derribar es realmente demostrar, y las verdades mas elevadas, incompresibles para ellos, son catalogadas como mentiras. Debido a esto nace la obsesión por crear religiones e inventar dioses. Siguiendo las palabras del autor, estos simuladores, comediantes, bufones, o moscas del mercado, parecen inocentes, pero solo desean chuparnos la sangre, zumban a nuestro alrededor con adulaciones y amabilidades, pero para ellas toda existencia grande es culpable y despreciable. Las llama cobardes, mas no menosprecia la astucia de la cobardía, por esto llama a tener cuidado. También advierte sobre la posibilidad de transfórmanos en una de ellas sin siquiera darnos cuenta. Las describe como pequeños y mezquinos con sed de venganza, ya que se sientes menospreciado. Por esto explica que para ellas siempre seremos la conciencia malvada, pues no son dignas de nosotros.

El filósofo afirma que todo lo grande se aparta del mercado y de la fama, que apartados han vivido los inventores de nuevos valores, y es en torno a estos donde el mundo gira de forma invisible.
Mas no llama a sublevarse en contra de ellos, dice que son innumerables y que nuestro destino no está en convertirnos en espantamoscas. Simplemente llama a huir del mercado, a escapar de toda aquella falsedad y cobijarse en la soledad propia, para así acercarnos al camino de la verdad.

“¡Oh, amante de la verdad, no envidies jamás a esos espíritus acuciantes e incondicionales! La verdad nunca se colgó del brazo de un incondicional”

Nietzsche nos invita a separarnos del rebaño, a pensar por nosotros mismos, a separarnos de la sociedad, lo cual creo que es un acto de seguridad y valentía imprescindible en el ser humano para así poder ser realmente, ser y no creer que se es. Sin embargo, al final del día queramos o no, somos animales sociables, necesitamos del otro para poder sobrevivir, necesitamos compartir, entregar y recibir. Concuerdo plenamente con la idea de no dejarse fusionar por el colectivo, mas eso no implica aislarse completamente de la sociedad en la cual estamos inmersos. Creo que el simple hecho de escapar nos convertiría no en superhombres, sino en cobardes por no atrevernos a experimentar realmente lo esencial, siendo esto lo que tenemos al frente de nuestros ojos, lo humano.

Camila Sibisa

Anonymous said...

Del leer y escribir.

Aquí Zaratustra nos dice que solo puede amar lo escrito con sangre y con espíritu, dice que odia a los que leen por pasar el rato, en estos dos puntos lo entiendo. Es razonable que solo ame lo que es verdadero y esta escrito no para la el pueblo sino para los que realmente leen para saber y no para entretenerse. Lo entiendo pero no lo comparto.
Mas adelante se contradice porque cuenta que el que escribe máximas no quiere ser leído sino memorizado, con esta máxima nos dice que quiere ser memorizado, pero ¿no es el superhombre el que cuestiona y crea sus propios valores?. El dice que esta sobre nosotros que va de máxima en máxima porque se elevó y puede caminar por las cimas.

Me quedo con dos cosas de lo que dice en este discurso. Primero que amamos la vida no porque estemos habituados a ella sino al amor, son los pequeños saltos en el camino los que nos hacen querer vivir. En la patagonia ¿por que los carteles tienen tiros de escopeta? Porque el camino es recto y plano además que no todos pueden mirar mas allá del pavimento para admirar la belleza del todo.
Segundo me quedo con la frase “Yo sólo podría creer en un dios que supiese bailar” completamente de acuerdo, solo un Dios alegre podría convencerme, creer en un dios castigador o que solo busca el mal no podría. En esa frase Nietzsche dice que cree en el mismo cosa que también rescato porque significa que escribe con sangre y no es tan inconsecuente.

PD:mas vale tarde que nunca

Francisco Marin

santiago said...

"El camino del creador"

Aquí Nietzsche hace una advertencia al hombre que quiere superarse y llegar a ser un creador, un superhombre. Lo informa de que si quiere retirarse a la soledad para encontrarse a sí mismo, no le será fácil. Debido a que tiene la mentalidad del rebaño, sentirá angustia y amargura al decir que no tiene la misma conciencia que todos. Por esto debe ser una fuerza, una rueda que se mueve por sí misma, para así poder elevarse; pero debe tener cuidado de no ser ambicioso o ansioso, porque fallará en su intento.
Debe ser capaz de decidir qué es lo bueno y lo malo, y de transformar su voluntad en ley.
Le advierte que debe estar dispuesto a todo, que debe ser fuerte para soportar su propia ley, para sobrevivir a su soledad, para superar la envidia de los hombres; que se guarde de los hombres buenos y justos, porque están dispuestos a crucificar a quien se inventa su propia virtud. Al final de todo, su peor enemigo será él mismo, ya que se verá como un hechicero, un hereje, un malvado.
Dice que este hombre es un hombre que ama: "te amas a ti mismo y por eso te desprecias como solo desprecian los que aman"
El que ama quiere crear porque desprecia.
Debe entonces, retirarse a la soledad, llevándose su amar y su crear.
Debe querer crear por encima de sí, y por eso incluso perecer.

La importancia de este capítulo radica en que Nietzsche nos advierte todo lo que deberemos superar para encontrarnos a nosotros mismos y transformarnos en creadores, superhombres; y al mismo tiempo nos señala qué condiciones debemos cumplir, qué cualidades debemos tener.