Friday, June 24, 2016

¿Cuál es la pregunta?

   Claridad               /214
  Certeza                /214
  Relevancia          /214
  Profundidad        /214
 Amplitud             /214
 Significancia       /214
Justicia                /214


28 comments:

Jiménez said...

Criterios:
Claridad/certeza/relevancia/profundidad/amplitud/lógica/significancia/Justicia

Método:
(Elije un tema o idea de importancia/decide algo que decir de él/ explica o elabora su significado básico/propón ejemplos/analogías o metáforas que ayuden al lector (yo) a entender)

Ayudas:
(¿Tengo claro lo que quiero escribir? [ ¿Por qué, ¿Propósito? ] ¿Es importante? ¿Uso palabras clave? ¿Sólo estoy repitiendo lo que se dice? ¿Se entiende?)

Anonymous said...

y los dos puntos que faltan? MN

María Ignacia Silva Delfino said...

¿Qué es leer? La verdad es que me parece algo sumamente difícil de definir, porque creo que representa algo bastante subjetivo. Lo califico como “algo”, ya que, siento que cada persona puede darle un significado, o mejor dicho un valor diferente, donde influirán las experiencias y el sentido que le damos a estas, donde las emociones y diferentes personalidades pueden intervenir en la formación del concepto de lectura. Leer alude a encontrar la esencia del significado en la palabra, búsqueda que encarna el encuentro entre el lector y la lectura.Pero,¿cómo descubrir lo que es realmente leer?, leer implica al mismo tiempo el acercamiento con lo más profundo de nosotros, aquello que podría llegar a hacernos sentir vulnerables, pero a la vez capaces de entender aquello que se quiere transmitir, tomando en cuenta no tan solo el significado literal de la palabra, sino, descifrar aquel misterio, aquella segunda historia que hace que el desarrollo del relato sea perfecto, lo que podemos lograr gracias a la soledad que experimentemos en ese momento, la cual facilita la conexión entre todas esas palabras, aquellas que se unen armoniosamente con nuestras experiencias, formando una red de relaciones que posibilitarán el acceso a esa dualidad de crónicas, pudiendo así, armar el puzle de la lectura, lo que nos permitirá tener una visión periférica de aquello que llamamos leer. Tal como dice Ítalo Calvino, “La lectura es soledad”.
Por otra parte, la lectura debe darse de manera intensamente armónica, algo violento pero al mismo tiempo delicado, que penetre en nosotros todo su valor y significancia, pero no conformando algo grotesco o inapetente, sino que debe ser algo que nos apasione, nos llame y nos invite a encontrar nuevas sensaciones, algo que nos permita romper con la monotonía y facilite así la resurrección de nuestras emociones, cómo diría Borges; “La lectura no debe ser obligatoria, el placer no es obligatorio, el placer es algo buscado”.
En fin, leer significa soñar, sentir, recordar y aprender. Pero, la lectura representa principalmente la conexión, es decir, la relación que existe entre las vivencias y la esencia del relato. Leer implica recorrer caminos diferentes y ya recorridos, lo importante es de cada uno de ellos extraer enseñanzas y aprendizajes nuevos, ya que la historia jamás termina de relatarse, los misterios no terminan de descubrirse y las relaciones que establecemos con nuestra vida cotidiana nunca se acaban, ya que estas avanzan a medida que experimentamos nuevas vivencias, es decir, la lectura abarca el conocimiento en su totalidad, ya que, representa la dualidad entre el leer y conocer, conocer y descubrir, y descubrir y sentir. Tal como dijo Cervantes; “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”

Cristobal Bofill said...
This comment has been removed by the author.
Cristóbal Bofill Brito said...

Un lápiz y un papel, uno pensaría que con eso comienza todo ¿no? Pero la respuesta va mucho más allá. Hay alguien detrás de ese papel y ese lápiz, y detrás de este, hay una idea, un sueño que se quiere compartir. Ahí, es donde se encuentra la lectura.
Lo que quiere un escritor, más allá de contar una historia, es dar un mensaje. Y un “lector” es quien puede descifrar este mensaje, “ver” más allá de las hojas de papel, dentro de la misma mente del autor.
¿Qué es leer? Para mí, es un privilegio; es verdad, la mayoría puede “leer” una hoja, decir lo que está escrito, pero son pocos los que verdaderamente leen. Es meterse en el mismo plano del autor; ver lo que él ve, sentir lo que el siente y, por sobre todo, mirar el mundo a través de él.
Una vez que uno se pone en sintonía con el autor, la lectura es algo fácil, sale natural. Es por esto, que cualquiera tiene el potencial de ser un lector, pero no todos lo son. Sin embargo, no todos los lectores son iguales, no todos ven la lectura igual, “leer” no es para todos lo mismo, pero, al fin y al cabo, un lector es un lector.
Además, tomando las palabras del mismísimo Cortázar: “mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia de mi relación con el mundo en general” , la diferencia entre leer y escribir no es mucha, uno es una forma de ver el mundo, y la otra, una forma de contarlo. Pero, a pesar de esto, existe una distancia casi infinita entre un desocupado lector y un destacado escritor. El problema está en la limitación, las palabras, que, en muchas ocasiones, hacen que una gran historia quede en el pensamiento y no pase a conocerse por el mundo. Pero ahí podemos ver a un gran lector, quien siempre va a poder ver esa historia, sentir lo que el autor sintió. Puede que algunos digan ¡Imposible! O ¿cómo va a leer si no hay nada que leer? Pues ahí está la cosa, siempre hay algo nuevo que leer.

Trinidad Gatica said...

Leer para mí es aprender. Por medio de la lectura uno crece y se encuentra a sí mismo, emprendiendo un viaje interminable, viviendo experiencias impresionantes y enfrentando desafíos que podríamos rechazar con sólo cerrar el libro, pero escucha bien, un lector nunca le dará la espalda a su libro, ya que éste le muestra lo que él es realmente: uno es capaz de leerse en las obras de los demás. Tú, querido lector, al estar leyendo esto, estás siguiendo el surco y orden de las letras con tus fuertes pero impotentes pupilas, estás tomando el lápiz por mí y escribiendo el resto de mi respuesta: los lectores se hacen dueños de los libros.
Leer es libertad, es el proceso en el cual puedo interiorizar los sentidos de otros, en mi propio cuerpo, permitiéndome expresar con toda tranquilidad, cualquier idea que no haya podido desarrollar antes. Al leer, siento que se sueltan pequeños globos de colores que se encontraban atados al centro de mi cabeza, que los puntos finales son niños desatando los nudos, para que éstas ideas, dentro de los que flotan, puedan fluir naturalmente por cada parte de mi cuerpo.
Leer, a pesar de ser una experiencia maravillosa, es un arduo trabajo. El que nuestro cuerpo no sea capaz de seguir a nuestra mente, no significa que el movimiento de la segunda sea cosa poca, de hecho, es más difícil imaginar un mundo totalmente nuevo, basándose en las descripciones de un narrador, que tomar el café que fue preparado previo a la inmersión de nosotros en la lectura. Es como jugar a ser detective, teniendo como pista el trazo del lápiz, pero el culpable eres tú mismo.
Leer es volver a ser niños, volver a ser inocentes, despreocupados; volverse un montón de trigo, en un mundo lleno de panes. La lectura nos obliga a someternos a su pensamiento, a ser corregidos por ella: nos obliga a creer que los libros son la máxima expresión del hombre. ¿Le crees?

Fiorella Battaglia said...


"Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado. Casi 70 años después recuerdo con nitidez esa magia de traducir las palabras en imágenes"- Mario Vargas Llosa.

No hay una definición oficial ni mundial de “que es leer”, cada uno tiene percepciones diferentes sobre esta pregunta, la cual va a variar y depender de cuanto se sienta uno atraído a la literatura y las diferentes experiencias que has tenido con esta. Varios capos literarios han planteado su propia definición de leer, tanto como Borges, quien menciona que “La lectura debe ser una forma de felicidad”, o Miguel de Cervantes, “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Italo Calvino dice que, “Leer es encontrar algo que va a existir”. Escritores reconocidos, mundialmente famosos, claros, simples y precisos. Leer es placer.

Por otra parte, yuxtapuesta, esta mi propia definición de “leer”, la cual no es simple, nos es clara y no es precisa. Para mi leer es identificarme, identificarme con la historia, con los personajes o con una frase. Es aprender, aumentar mi creatividad y conectarme, sin tener la necesidad de moverme del lugar en donde estoy; uno tiene el poder de la imaginación, este está dentro de uno.
Leer es “vivir con todos los sentidos”, o simplemente vivir; sin tener la necesidad de distinguir realidad y ficción. Leer te lleva a lugares nunca antes pensados, te hace experimentar sensaciones nunca antes imaginadas. Y por supuesto, soñar despierto.
“De los diveros instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”.-Jorge Luis Borges.


Rafael Quiroga said...

¿ Qué es leer? Hace pocos años una respuesta fácil , poder asociar o interpretar una serie de escritos . Pero ya no , cómo voy a seguir pensando eso , si poemas como Ítaca son puestos al frente mío.
¿Por qué hacernos esta pregunta a final de semestre? Yo siento que con diversos autores que hemos visto , muchas conclusiones podemos sacar. Con Cervantes es plenamente el placer de leer ,no hay porque apurarse con su lectura , solo gozar cada palabra en la que uno se haya en vuelto a medida que avanzan sus historias. Es como si Ítaca haya sido dedicado especialmente para Cervantes.
Si hablamos de gozar el libro , tenemos que ver la opinión del viejo con respecto a el placer de leer. Borges nos dice : “ La lectura no debe ser obligada , el placer no es obligatorio, el placer es algo buscado” Para mi una definición precisa , explicándonos que por eso hay gente que no lee , es simplemente porque no han buscado o no han encontrado este gigantesco placer.
Para otras personas (me incluyo) hay que leer cosas de peso, que tengan un cierto grado de profundidad en las páginas, que no sea una lectura distraída .No hay satisfacción más grande que entender el trasfondo del autor, esas son las cosas que hacen sentir una buena lectura. Por eso al leer ¿ Por qué los clásicos? De Italo Calvino , me hace más sentido todo esto . Son lecturas de descubrimiento sin duda que nos hacen realizar un viaje interno , si se lee bien. Aparte nunca nos dejan de enseñarnos cosas , se van aplicando estas lecciones a la etapa de la vida en la que cursamos cuando leemos el libro.
Y lo mejor de estas lecturas esque nos dejan algunos discursos críticos a la sociedad, pero muchos de esos van en un entrelíneas muy delgado.

Al final de este escrito puedo decir que encontré el verdadero sentido de leer , que es conectar, muchas veces lo hemos dicho pero no había tenido argumentos tan sólidos como este. Que alfinal de semestre lo siento logrado porque pude unir distintas perspectivas de lecturas en un hilo conductor, el de conectar.

Gabriel Álvarez M. said...

¿Qué es leer? Leer implica movimiento. Es lo que un Bic a un casette: es poseer un cinto espacio-temporal. Un viaje a lo desconocido, a la memoria, a las sensaciones, que expande horizontes y te permite descubrir nuevos. Es volverse un caracol tenaz, nadar en jalea sin usar cuchara.
Y si se es un caracol, uno con trapero que limpia lo que tiene por delante, pues leer es una propuesta paradójica: entender y/para no hacerlo.
Pensar y releer, releer para pensar, y así, complementar pensamientos. Un sinsentido que te permite encontrar respuestas y preguntas, proponer soluciones y complementar espacios vacíos. Descubrir lo oculto, penetrar lo obvio y des-obviar lo evidente: apuntar una linterna al vapor. Algo que evidencia un todo impensable, como un día que está compuesto por instantes sin tiempo o una recta hecha de puntos infinitos. Un sinsentido que es no entender nada con cada palabra, entender que no sabes nada e idiotizarte: perder el pensamiento para pensar y viceversa. Perforar una esponja de la que eventualmente no quedará nada, arruinarse. Escribir con los ojos sobre letras ya impresas y distraerse en temas que van progresando hasta tener que recomenzar el párrafo. Algo que disfrutas, porque es fruta de un árbol que te hace conocer, como una droga, como un cigarro que se consume y quieres más. Escuchar y llegar al punto de hacerse esta pregunta para no poder responderla enteramente, como un cuadro que siempre puede ser retocado, como una frase incom
Te convierte en una oruga en un capullo-matrioshka, siempre cambiando. Leer es un vistazo por el ojal de una llave, a la máquina de movimiento perpetuo que yace en ti. Un cambio crónico, un viaje sin retorno, que te hace abandonarte, adaptarte, perderte, encontrarte, entregarte, abrumarte, llorar y apasionarte. Que te obliga a convertir palabras en cocodrilos y eisel; a crecer, crecer sin límites, hacerte langosta, hacerte anaconda. Un cambio que te permite vivir múltiples vidas, morir, matar, amar, odiar, envejecer, y eso, muchas veces.
Un motor de cambio que es también el cambio en sí. A veces un cigarro y otras sólo un cigarro, pero siempre un cigarro.
-Gabriel Álvarez.

Clemente O'Ryan said...

¿Leer? Leer, a mi gusto, no es nada más ni nada menos que el proceso en el cual nosotros mismos nos damos cuenta a través de escritos, del poco conocimiento que tenemos. Leer es sumergirnos en un mundo totalmente nuevo del cual no tenemos ningún conocimiento concreto, ya que todo lo escrito está bajo la disposición del autor, un mundo hecho por él. Leer va más allá de pasar los ojos por una hoja de papel, si no entendemos lo que esa hoja nos quiere decir, si no entendemos el mensaje que su autor depositó en esta, esa hoja no vale nada.
Leer es entender, leer es ponerse en sintonía con la historia, con las palabras y tomarlas como verdaderas, una verdad que solo sucede en aquel escrito y que si no logramos creerla pierde todo sentido. Leer es darnos cuenta de lo poco que sabemos… ¿porque? Porque cada vez que leemos aprendemos, aprendemos una nueva forma de mirar la vida, aprendemos sobre cierta época en nuestra historia, y podemos seguir infinitamente con estos ejemplos, pero no es la idea. Cada vez que leamos nos daremos cuenta de la carencia de conocimientos que poseemos, cada vez que de verdad ‘’leamos’’ tendremos una ganancia intelectual infinita, porque el aprender nunca acaba, el leer nunca acaba y un buen libro no tiene por qué terminar si siempre nos entrega algo más. Leer por lo tanto sería una idea abstracta de conocimiento, un conocimiento que dependiendo de que leamos es distinto y que no tiene fronteras. Por eso mismo un lector nunca se detiene, un lector siempre es el que menos sabe, un lector tiene el conocimiento necesario dado por la lectura para darse cuenta de la cantidad de temas que podría catalogar como ‘’acknowledge ‘’. Eso es para mí lo interesante del leer, el darme cuenta que por más que lea mis horizontes siempre se extenderán y nunca lograré el conocimiento basto de todo, todo libro tiene algo especial, que nos quiere entregar, pero ahí juega un rol el lector, y es el sí lee, or not.

Victoria de la Maza said...

¿Qué es leer? Cómo podemos definirlo que en un solo concepto, cómo encasillar algo que es tan inclasificable. El leer no es algo que podamos encontrar la respuesta en Internet, en un diccionario o encontrarla en alguien que nos diga que es. Porque leer trata de una experiencia personal, el tratar de definirla es como tratar de encontrar un concepto universal para la belleza o la perfección. Existen múltiples visiones de ellas que vienen de la mente de cada uno y cada una es distinta a la otra. Por lo que daré mi propia definición de que es leer aunque sé que esta no es absoluta o única.
Entonces… ¿qué es leer? Algo que me quedo marcado a lo largo del semestre fue esta frase: “leer es conectar”. Pero esta oración habla mucho más que solo conectar palabras. Leer es conectar personas, mundos, es conectarse con uno mismo.
Al leer se produce un vínculo, una especie de diálogo entre el lector y el autor de la obra. Por medio de sus textos, el autor te abre las puertas a su mundo, a su forma de ver la vida y las cosas a su alrededor. A través de la lectura el lector en cierto modo conoce al autor, como si los dos estuvieran frente a frente hablando en un café.
Cuando se lee, el lector tiene un momento único en el que deja todo lo que está a su alrededor, se olvida de lo demás para adentrarse de lleno en este nuevo mundo desconocido. Pero se va dando cuenta de similitudes que tiene el texto con su vida o al revés. Y a través de esto, el lector sin darse cuenta se va conociendo, se va conectando con quien realmente es, con ese interior que a veces trata de ignorar en el mundo real. A través de la lectura el lector se ve cara a cara se enfrenta con él, se pelea, se reconcilia, se acepta y se define.
Leer para mí es una serie de puentes que nos permiten conectarnos con los demás y con nosotros mismos. Es una experiencia personal que es distinta en cada persona. Tal vez mi respuesta no haga mucho sentido o parezca muy simple, muy precisa, muy confusa o muy buena. Pero eso, como ya dije anteriormente, dependerá de quien este leyendo ahora.

Nicole Bravo Fritz said...

A mis dieciséis años me preguntan qué es leer, pero creo que no estoy preparada para contestar esta pregunta que puede parecer muy sencilla a primera vista. He pasado por pocas experiencias, conozco poco del mundo que me rodea y podría decir que soy un ser joven esperando para vivir todo lo que me queda, pero lo que sé es que toda nuestra vida hemos sido engañados, eso que constantemente decimos “yo leo más o menos” no existe, una persona lee o no lee, así de simple.
Puede parecer que lo que estoy diciendo es bastante obvio, pero no estoy haciendo referencia al acto concreto de aprender a unir palabras, si no a que la clave de saber leer está en aprender a decodificar un texto, en otras palabras, a captar la verdadera esencia del mensaje que nos quiere transmitir. Para lograr ese objetivo se debe apreciar el leer como un proceso que requiere tanto una implicancia activa como afectiva, se necesita de la persona completa para lograr llegar al fondo oculto de la lectura, solo para descubrir la verdadera enseñanza detrás de cualquier obra se debe apelar a las experiencias propias de cada persona. Los seres humanos son distintos unos de otros, tienen diferentes visiones del mundo y de la vida, ya que cada uno de ellos ha pasado por situaciones especiales que han ido marcando el camino que llevan y las personas que son.
La lectura es el momento para detenerse y meditar sobre la propia forma de vivir, y el encargado de despertar en lo más profundo del leyente ese cuestionamiento es el escritor. Este tiene como única finalidad conformar una relación profunda con el lector apelando a tocar esos sentimientos ocultos que muy pocas veces salen a la luz y cuando esto resulta se puede decir que se está leyendo.
Como explica Antonio Muñoz Molina: “La lectura es una ventana y también un espejo”, es una escapatoria de la realidad, pero también un reflejo de la propia vida.
Una persona lee si logra llevar la historia escrita a su experiencia de vida, una persona que no lee sabe conectar letras.

Maite Andonegui said...

¿Qué es leer? Bueno, depende de quién responda esta gran pregunta, por ejemplo según Cortázar leer “puede ser cambiar o modificar la realidad, hacer un deseo o una esperanza”. Si le hacemos esta misma pregunta a Borges, nos diría que “la lectura es un placer, produce felicidad y por esto nunca debería ser obligatoria, siendo la felicidad algo tan buscado… nadie podría nunca obligarnos a ser felices, por eso cada uno debería leer por voluntad propia”. Pero si le preguntamos a un diccionario o a internet que nos defina la palabra lectura, nos dice que es pasar la vista por lo escrito o impreso, comprendiendo la significancia de los caracteres empleados; a mi esta definición me parece bastante fría, pues yo creo que leer es mucho más que eso. Entonces ¿Qué es leer para mí? Para mi leer es algo absolutamente personal, es olvidarnos del mundo real para ir a vivir aventuras donde nunca antes habríamos imaginado, es cambiar nuestra vida por un instante para vivir una vida soñada o quizás la más triste de todas. Leer para mí es viajar a lo inexplicable, ir a lo más profundo de nosotros mismos para lograr conectarnos con lo que estamos leyendo, de otra forma, no lo estamos haciendo bien. Concuerdo por un lado con Borges, ya que creo profundamente que leer produce felicidad y placer, pero también con Cortázar, ya que siento que cuando leo puedo cambiar y alterar la realidad totalmente olvidando todas mis preocupaciones. Esto me hace pensar en que leer es conectar, esto lo he aprendido este año, pero ¿conectar qué? ¿Palabras? ¿Ideas? Creo que es mucho más que eso, creo que es conectar mundos, realidades, culturas, lugares inexplicables con algunos reales, pero especialmente creo que leyendo me conecto con un mundo personal, el cuál mientras más leo, más conozco, más aprendo.
Bueno entonces ¿qué es leer? Leer es algo absolutamente subjetivo, depende qué se lea, cómo se lea pero especialmente cómo se lea. Quizás hace un tiempo en clases respondí esta pregunta de una forma absolutamente diferente, pero creo que después de aprender a leer mejor, sé mejor qué es leer.

Benjamín Troncoso Cornejo said...

Leer es ver una serie de símbolos confusos y por medio del conocimiento que tenemos sobre ellos, descubrir que es lo que nos intentan decir. Esta definición es la que me parece más correcta al momento de hablar de lectura, porque se refiere a todas las formas de lectura, desde la más básica, que es leer palabras hechas de letras, hasta la más compleja, que es saber que quiere expresar una persona (o sociedad) con sus escrituras.
Un libro no es más que el pensamiento del escritor traducido al entendimiento universal. Al leerlo deberíamos ser capaces de entender que significa realmente. Una fábula es el ejemplo más claro de esto. Se nos presenta un cuento inocente y muy simple. Un ratón que ayuda a un león a salir de una trampa. Pero es evidente que la historia contiene algo más, en torno a lo que gira todo el tiempo. Una moraleja, una enseñanza. No hay que presumir ante el más débil, pues en algún momento podríamos necesitar su ayuda.
De aquí se pueden desprender todas las obras de ficción habidas y por haber. El autor construye una historia por y para expresar algo. Una situación social o personal o sus sentimientos y pensamientos. El ejemplo típico en las clases de poesía en la enseñanza básica: dientes de perla. No se refiere literalmente a diente hechos de perlas, sino a dientes que son muy bonitos.
Pero no hay que cegares a la literatura, y ni si quiera al arte. Leer el lenguaje corporal es una capacidad que se ha popularizado en las investigaciones y en general en la gente que quiere aprender algo nuevo. Se ven gestos como rascarse la oreja y se deduce nerviosismo y que quizás la persona esté diciendo una mentira. Pero no se puede leer con un solo gesto, como no se puede leer con una sola letra. Puede que a la persona en cuestión efectivamente solo le picara la oreja, por lo que sacar conclusiones solo de esto sería un error muy grave. Hay que ver los gestos en su conjunto y según el contexto. El tono de voz, dilatación de las pupilas, pero tomando en cuenta la iluminación del ambiente, la posición de los brazos, el contacto visual, et cartera…

Entonces leer es tomar varios signos que por separado y aislados no significan mucho, pero que al entrar en un contexto pasan a significar distintas cosas. Aunque muchas veces el autor deja espacios sin símbolos, hoyos que nos encontramos en la lectura. Ante estos viene la subjetividad. Hay algo global en cada texto (o cuadro, o canción u obra en general), pero que dependiendo de la experiencia de vida y de los distintos pensamientos del receptor va, a ser totalmente distinto. E incluso sin intención del autor pasa esto. Un poema de Pablo Neruda con claro matiz comunista va a ser muy distinto para una persona de Izquierda como para una de Derecha, como “El Diario de Ana Frank” va a ser recibido de forma muy distinta por un Nazi, un Judío y una persona ajena al conflicto de la Segunda Guerra Mundial

Anonymous said...

Una H seguida de una O, de una L y de una A es un saludo. Pero... ¿Quién saluda a quién? ¿Un militar a su familia al volver de la guerra? ¿O uno a la familia de su amigo para comunicar que murió de un balazo en el estómago? ¿Una señora a sus amigas al llegar a tomar el té? ¿O un obrero a sus compañeros llegando al lugar propuesto para la marcha? ¿Un hombre a su novia? ¿O una novia a su madre después de ser dejada en el altar? Leer es ver que las letras dicen HOLA y ver quien dice hola a quien, a pesar de que no siempre te lo van a decir.

Sofi Galmes said...

LEER UN LIBRO ES COMO TOCAR UN INSTRUMENTO
La pregunta ¿Qué es leer? Es tan simple pero tan compleja al mismo tiempo. Confundida por no poder encontrar una respuesta que me dejara tranquila, decidí dejarla en suspenso, y en un momento mientras escuchaba música, algo pareció encajar, y me di cuenta de que “Leer es como tocar un instrumento”.
La lectura y la música se relacionan en muchos aspectos.
La música es un idioma, un lenguaje que algunos aprenden a descifrar. Son códigos que alguien inventó en algún momento hace mucho tiempo para comunicar, para entregar mensajes y conservarlos.
Descifrar e interpretar estos códigos que se nos presentan es lo que hacemos al abrir un libro o una partitura. Cada palabra es una nota, cada frase es un compas, cada coma y cada punto es un silencio.
El autor o compositor al escribir la obra intenta transmitir un mensaje, revelar un sentimiento, dejar salir algo que necesita expresar. Pero quiere que trascienda por generaciones, quiere hacer su arte inmortal al tiempo, y para esto lo plasma en un papel, lo entrega al mundo para que alguien totalmente extraño, en un tiempo y espacio desconocido pueda abrir esa obra, sumergirse en ella, en su mundo, su atmosfera y logre recibir el mensaje que este quiso transmitir, ojalá llegar a sentir lo mismo, la misma emoción, la misma pasión que lo inspiró a crear.
Un libro cerrado en nuestras manos es un mundo entero, nuevo y desconocido y una invitación a habitarlo. Leer es dejarse llevar y transportar por este camino misterioso, es permitirse sutilmente entrar y salir de la realidad.
Leer es ser otra persona sin dejar de ser tu mismo, sumergirte en otro mundo sin dejar de lado el propio, descubrir la realidad con otros ojos sin olvidar lo que ya sabes.
Pero la belleza de la lectura y algo que también comparte con la música es el hecho de que no se nos entrega toda la información, el autor deja lagunas, espacios en blanco que hay que completar, el lector es libre, el lector también crea.
El mismo libro no puede ser leído de la misma forma 2 veces por nadie, ni si quiera por la misma persona. Dentro de las mismas exactas palabras y el mismo exacto ritmo pueden existir millones de mundos diferentes. Porque todos somos diferentes, tenemos distintas percepciones, distintas experiencias y todo eso influye al leer.
Una pieza musical tampoco puede ser interpretada de la misma forma 2 veces. El compositor nos entrega la partitura, el ritmo y las notas, pero la emoción la pone cada músico, la misma pieza puede sonar muy alegre o muy triste al ser tocada por diferentes personas. Todo depende del momento, de las experiencias, del ambiente, cada mínimo factor influye el resultado.

Al igual que la música, el ritmo en la lectura también es fundamental, el lector debe respetar las blancas, negras y corcheas del escritor, así como el músico debe respetar las comas, puntos y acentos del compositor.
El trabajo es acercarse lo más posible a lo que el creador trata de decir, dejar que la obra nos hable.

Matías Echeverría said...

...o eso creo, al menos. Uno lee para encontrar cierta sincronía con su manera de ser en un momento dado de su existencia, o avalar la manera en la que cada uno lleva su propia vivencia. Quizás esa sincronía se encuentra se sincronía de manera involuntaria, mientras leemos, o quizás la sincronía es tan solo un convencimiento y lo único que encontramos realmente son ideas, párrafos, o construcciones que podemos asociar a nuestra vida, y luego pensar algo así como "¡Oh!", "¡Vaya!", "¿Quién lo habría dicho?", "¡Yo siempre pensé de esta manera... Pero jamás había podido ponerlo en palabras!"
Por medio de la lectura uno puede recoger distintas situaciones que representan la manera en la que queremos vivir, la que nos parece más idónea; y nos permite hacer una recopilación de ideales implícitos que adoptamos como nuestros, de creencias que, valga la redundancia, creemos compartir con el autor, etc. A fin de cuentas es una manera de aproximarse al mundo, o al menos al sector netamente humano que este posee. Pero también es una forma de acercar este mundo humano a nosotros, de apropiarnos de él, de traducirlo en un lenguaje simbólico para que luego éste entre en nuestro sistema y así podamos procesarlo en conjunto con las muchas otras lecturas que poseemos, las acciones que hemos presenciado o acometido; sonidos, olores e imágenes que conocemos y también nuestras propias apreciaciones de todo lo que nos rodea desde el momento en que nacimos. Nos permite estar conscientes de que cada uno de estos elementos está ligado de manera directa a través de nosotros mismos, por que el único impacto producido por ellos que conocemos es el mismo que estos producen en nuestra mente, y de esta misma forma, la única realidad que conocemos es la que nosotros mismos codificamos; por eso es importante codificarla desde la diversidad y multiplicidad de fuentes.
Leer es ayudar a formar nuestro subconsciente, es otorgarle ciertas características, ciertas maneras de procesar lo que nos rodea. Leer es, básicamente, construir la plataforma para lo que será nuestra vida y nuestra relación con nosotros mismos y con todos los demás.

Maite Tupper Garcia said...

Leer. Leer. Leer. ¿Qué es leer? ¿Existe solo una forma correcta de responder esta pregunta? Según la RAE existen 8. Probablemente en el mundo de las ciencias y la medicina existen otras. Pero la pregunta me la han hecho a mí, no a la RAE y no a algún científico (a pesar de que espero ser algo parecido en el futuro). Es por eso que la única forma de responder es con la verdad y la honestidad que yo puedo entregar.
Me considero una persona dependiente de los libros. Para mi leer es una excusa para desconectarme, para llorar, para reír, para pensar. En la sociedad que vivimos, todos corren atrapados en un silencio interior que muchas veces lo invade todo. Cuando me dejo llevar por esto y voy ahogándome en mi misma, intento nadar a la superficie, y qué mejor forma de hacerlo que entrando en un mundo donde el ruido es inmenso y llenador. Al leer interrumpo el silencio de mi interior y lo lleno de sentimientos, incertidumbres y aventuras, pero que son de alguien más. Pero eso no quiere decir que cuando se cierra el libro o cuando leo la palabra Fin todo se enmudece de nuevo. Cuando leo conecto el bullicio de una historia con mí ser mudo. Hago que es ruido ajeno se transforme en ruido propio, que esas dudas y esos sentimientos se prolonguen lo mayor posible una vez finalizada la lectura. Subo el volumen de mi propia música y la sintonizo con la de los personajes y la del autor. Y cuando el silencio abrumador de la sociedad empieza a acallarla, tomo otra cosa para leer y vuelvo a encender la radio en una estación distinta.
En fin, para mi leer significa escuchar la música interior de otra persona, sea autor o personaje, que enciende la mía propia. Hago que una historia ajena despierte en mi los pensamientos que muchas veces el mundo y la rutina me impiden tener.

Augusto Llull K. said...

Escribir sobre lo que es leer, es tan extraño como hablar de lo que significa escuchar, no es algo que uno piense frecuentemente.
Leer, es una palabra que actualmente posee ocho significados según la Real Academia de la lengua Española. Esta palabra, obtiene su notación actual, de la palabra en latín, legere, la cual significa seleccionar palabras, esta se asemeja a lignum (aquello que se recolecta para hacer fuego), que actualmente significa leña.
A mis ojos, leer va más allá de recoger esa leña, leer es lo que hace cada uno con esa leña, para mí leer es encontrarse, ya sea con el autor o con uno mismo. Al leer, uno entra en una situación de encuentro entre el autor y el lector, en la cual, sus conocimientos, vivencias o reflexiones, son transferidas a este último; para esto, uno tiene que estar preparado de distintas formas dependiendo del autor o del libro el cual uno desea leer, a veces, uno no se encuentra preparado para ciertas lecturas, a lo cual Borges dijo en el documental “Borges para millones”: “Si Shakespeare les interesa, está bien. Si les resulta tedioso, déjenlo. Shakespeare no ha escrito aún para ustedes. Llegará un día que Shakespeare será digno de ustedes y ustedes serán dignos de Shakespeare, pero mientras tanto no hay que apresurar las cosas.”
Además del encuentro con el autor, se presenta el encuentro con uno mismo, en el cual uno puede encontrarse involucrado en la misma lectura, o recordar gracias a esta; y a partir de todo esto llegar a una reflexión de lo que nos quiso transmitir el autor.
Para finalizar, existen una infinidad de situaciones que se desprenden de las lecturas, ya sea la simple entretención o una profunda reflexión, todas esas se desprenden del encuentro producido en la lectura. Cabe destacar que para Borges, “La lectura debe ser una forma de la felicidad”.

Clemente Sáez Fischer said...

¿Qué es leer? La respuesta mecánica, menospreciativa y mediocre a esta pregunta sería el describir la capacidad de leer como una habilidad adquirida, correspondiendo esta a la capacidad de interpretar signos que conforman palabras y a su vez interpretando mentalmente estas para conformar sonidos. Pero si redujésemos el leer a tal lamentable definición sería lo mismo que decir que es poca o ninguna la diferencia que hay entre leer, por ejemplo, Hamlet y una receta de cocina. No podemos dejarnos engañar por la idea de que extraer dicho sonido es lo mismo que entender lo que nos quiere decir, en efecto, no podemos hacernos llamar lectores simplemente por ser capaces de poner una letra junto a la otra.
Pues pregunto de nuevo entonces ¿Qué es leer? Si bien es cierto que esta es una pregunta cuya respuesta es para el amateur tanto como para el literato difícil de delimitar, puedo decir desde mi experiencia que leer es para mí el aprender a caminar, como si naciéramos con cada nuevo libro en un nuevo mundo. Con esto quiero decir que, y reitero, una comprensión lingüística acertada no es lo mismo que leer. Cuando leemos entramos a un terreno y, de la misma manera como si anduviésemos en bicicleta, debemos conocer y aprender a conocer el terreno, no podemos lanzarnos cuesta abajo por una pendiente irregular y pedregosa de la misma manera en cómo no habría gracia el ir lento y con cautela por un camino plano y asfaltado, aprender a usar la bicicleta es, por lo tanto, solo la punta del iceberg. Es por esto que podemos llamar leer la experiencia de entrar a un mundo nuevo, y más importante una experiencia centrada en el aprendizaje, ya que de la misma forma en que nos ocurre al nacer, no solo tenemos que aventurarnos a conocer este mundo nuevo, e incluso quizá extraño, sino que tenemos que aprender a como aventurarnos en el.
En conclusión solo puedo describir leer como una experiencia, un encuentro, un viaje y un aprendizaje que, como cada huella digital es única en cada dedo, cada experiencia es única a cada lectura.

Andrés Benjamín Contreras Barros said...



¿Qué es leer?

Leer es conectar. Pero esta conexión trasciende las palabras y las letras, va más allá, llega a todos los ámbitos de la vida. Uno lee personas, lee imágenes, lee situaciones y hechos de la vida, para poder unirlos con otros y generar una red mental. Cuando lee, uno logra unir distintos lugares, recuerdos, manifestados en el papel o en el sonido. Por ejemplo, cuando uno escucha esa canción que escuchaba cuando era pequeño en la radio con su padre cuando iba camino al colegio, uno lee esa canción, ya que la conecta con vivencias y experiencias, y logra hacer que trascienda el mismo sonido.

Cuando uno lee, viaja: viaja estando parado. La traslación ocurre en la propia mente, y uno es el punto de partida y el de llegada, al mismo tiempo. En otras palabras, se puede decir que leer es descubrir en un viaje personal al “yo” que vive dentro de cada uno, y, de este forma, poder descubrir lo que vive fuera de mi, ya que entendiendo lo que existe en mi puedo lograr entenderme con el exterior. Entonces, leer es una forma de crearme a mi mismo, ya que a través de experiencias de otros y de “cosas” externas consigo ladrillos con los que logro construir la idea de mi existencia. Pero debo diferenciar entre lo inútil y lo útil que se me presenta, no puedo ser un animal traga-información, ya que degrado la capacidad de decisión de mi mismo.

Leer es transformar cosas terrenas en ideas, y después poder tomar esas ideas y hacerlas crecer hasta que ocupen la mente entera. Quizás algunos las quieran comunicar escribiendo algo, o tomando un fotografía y mostrarla al mundo, pero no es necesario. Las ideas nos necesitan de alguien a quien comunicarlas, ya que si yo se la idea, entonces me la estoy comunicando a mi mismo. Es igual que el arte: se dice que el arte necesita un observador para poder ser arte, pero si existe un artista, entonces el actual como observador de su propia creación. En otras palabras, siempre que exista arte existe por lo menos un observador de esa pieza.

Isidora De Jesús Valenzuela León said...

¿Qué es leer?, puede sonar una pregunta básica y fácil de responder, pero en realidad entramos en un círculo de cuestionamientos, sobre si lo que nosotros decimos del leer es así. Para el común de la gente, incluida la RAE, leer es “Pasar la vista por los signos de una palabra o texto escrito para interpretarlos mentalmente o traducirlos en sonidos.” Y ahora traducido al lenguaje del común de los humanos, es unir letras para formar palabras y desarrollarlas a la interna o verbalizarlas. Entender lo que leo también es una respuesta común a la pregunta, tal vez con un mayor nivel de profundidad. Porque si bien, uno no entendiese o no fuese capaz de dar un significado coherente al conjunto de signos que unió como una palabra el trabajo sería en vano y no estaríamos leyendo, ahora bien ¿Se puede entender lo que se lee si el que lo lee no lo hace con pasión? Yo siento que esto es algo imposible porque para entender lo que se lee es necesario leer con la profundidad que lo amerita el texto y para llegar a esa profundidad necesaria uno debe estar o sentirse apasionado no solo por la lectura, si no por el texto al que decidiste enfrentarte. Claramente la pasión va aumentando o disminuyendo según los años y es por lo mismo que soy fiel a lo que dice Borges de que él personalmente se ha dedicado más a releer que a leer en su vida, porque a medida que van pasando los años uno va ganando experiencias de vida que te llevan a comprender mejor situaciones de la vida, sean diarias y ficticias o a las que se te presentan en el mundo de la literatura y es aquí donde llego al punto de mi propia respuesta a la pregunta inicial, porque si bien para mi leer es entender lo que leo todo va más allá, uno debe dejarse engatusar, conquistar por lo que sea que esté leyendo, debo ser capaz de leer y releer un texto y darme cuenta de cómo he ido evolucionando en mi vida con el pasar de los años y cuanta profundidad he ganado con las experiencias vividas.

Diego Alonso Ross Acevedo said...

¿Qué es leer? Una pregunta tan simple pero a la vez tan compleja. Una pregunta la cual siento que puede variar dependiendo de cada persona Pues la verdad, no tengo mi respuesta totalmente desarrollada o realmente definida, pero siento que para mí, leer es comprender y conectar. Lo que quiero decir con comprender, no es nada más ni nada menos que pues, “comprender”. Efectivamente con esto me refiero que uno debe tanto como entender, como procesar lo que se va leyendo, estar atento y concentrado, pero que no sea forzado, de alguna u otra forma que se vuelva “natural”, de que usted fluya acompañado de la lectura y que de esta forma se pueda profundizar mejor lo que se va leyendo, que se capten mejor las ideas, los detalles ocultos si es que se encuentran, y si es necesario, una relectura no suele ser mala, puede esta ser de gran apoyo para alcanzar la verdadera idea o para que uno quede al final bien satisfecho con lo que leyó.
Luego esto nos lleva a la otra característica que sería conectar. Con decir “conectar” hablo de la asociación de varias cualidades, características, las relaciones de diversos rasgos. Conectar es buscar y comprender que cosas puede tener en común un autor con todas sus obras por ejemplo, buscar aquellos detalles que le otorgan su estilo, que no sea necesario leer el autor del libro para saber cuál es, claramente si ya ha sido trabajado. A la vez, conectar también puede ser referido como la asociación de sentimientos y experiencias, que usted ha tenido, puede también referirse a como un escritor se relaciona a otro escritor.

Martin Valenzuela said...

Difícil pregunta... Partiendo de la base de que todos pensamos que leer ya dejo de ser la capacidad de recitar un determinado texto, siento que no existe una respuesta definitiva y objetiva posible, por lo que lo mas apropiado es intentar aproximarme a un mundo que sigue siendo desconocido.
En primer lugar como Borges dice, escribir no es lo mismo que leer, pues este ultimo es el que realmente te define, las diferentes lecturas que una persona tiene son las que nos llevan a conocer los diferentes mundos que van acopiándose en tu mente para luego volver a ser recordados en futuras lecturas, con el fin de nuevas interpretaciones. La lectura es el mejor colegio o universidad que puede existir, es fruto de ella gran parte de los conocimientos de cada persona, incoherentemente al mismo tiempo nos hace cada vez mas ignorantes, porque al momento de terminar una lectura es cuando uno se da cuenta de lo infinito que le falta aun por leer o conocer y se vuelve mas trágico aun al aceptar la infinita superioridad de este mundo, el cual nunca terminaremos de conocer. Es producto de esta paradoja que la lectura se va convirtiendo en una obsesión, siendo la culpable de la locura en desarrollo que genera. Una vez un loco llamado Jorge Luis Borges, dijo que "la lectura no debe ser obligatoria. ¿Debemos hablar de placer obligatorio? ¿Por qué? El placer no es obligatorio, el placer es algo buscado. ¿Felicidad obligatoria? La felicidad también la buscamos." Esto me llevo a preguntarme si no será que estamos equivocados en cuanto a nuestro enfoque y que quizás la locura es el camino hacia la felicidad o la forma mas eficaz para escapar de este mundo y poder soñar mediante las letras con realidades perfectas, con paraísos, con sentimientos, la tristeza, la felicidad, porque como este mismo viejo dice "el libro es una extensión de la memoria y la imaginación" por lo tanto la lectura es reinterpretar los recuerdos, las experiencias de las personas puestas en el papel mezclándolas con un matiz personal para crear nuevas realidades que son las que producto de la lectura nos van a ir definiendo como persona.

Francisca Mella Stoma said...

¿Qué es leer?
Leer, para mí es algo difícil de responder en pocas palabras, ya que es algo muy subjetivo, por lo menos reconozco dos formas básicas de un lector, en primer lugar el lector que aprecia el contenido y mensaje del autor en forma directa a sus emociones y sensibilidad…Por otro lado el lector más crítico que analiza las formas y características propias del autor.
“Yo he sido profesor de literatura inglesa durante veinte años en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires y siempre les aconsejé a mis estudiantes: si un libro los aburre, déjenlo, no lo lean porque es famoso, no lean un libro porque es moderno, no lean un libro porque es antiguo. Si un libro es tedioso para ustedes, déjenlo… ese libro no ha sido escrito para ustedes. La lectura debe ser una forma de la felicidad”.(Jorge Luis Borges)
Leer un libro se debe hacer por simple placer, porque me gusta, porque me llega el contenido y la forma que expresa el autor. Es una especie de conversación entre el autor y mi persona, con la ventaja que yo puedo reiniciar o cerrar cuando quiera y consiste en explorar un mundo tanto real o ficticio donde tú vas imaginando preguntas, paisajes, puedes reflexionar, imaginar sueños, lugares distantes de tal forma que tu conocimiento se va ampliando cada vez que abres un libro. Obviamente he tenido que leer libros que no me gustan para tener una idea por cuales tengo preferencia, como en las ocasiones que tengo que preparar una prueba, pero creo finalmente que cuando crecemos y tenemos mayor libertad de elegir, la lectura se convierte básicamente en placer, en búsqueda de la felicidad.
Por otro lado es un desafío constante para un lector crítico, el cual tiene que reconocer e identificar la forma, como está escrito, la estructura, ritmo, y rasgos característicos o ciertas constantes que no siempre se dan de una manera fácil, pero una vez que logras identificar estos elementos puedes hacer una análisis más profundo de diferentes autores y formas de escritura.
Esto se puede observar con lo que ocurre en el arte de la pintura, en donde se pueden reconocer dichos observadores, el primero que observa y admira directamente una obra y apela directamente a su emoción, que es capaz de percibir una primera impresión directa al corazón y a los sentidos. El otro observador va a realizar un análisis más analítico del cuadro, por ejemplo en el caso de Hopper donde se encuentran rasgos comunes en sus obras, como la temática de la soledad humana, el ambiente frío y desolador, las técnicas, colores oscuros y las sombras.
Finalmente ambas visiones sea la analítica o la que recurre a la emoción se complementan ya sea en la literatura o las artes plásticas, logrando un entendimiento más completo del artista y su obra.Para mí tener ambas visiones me ayudan a crecer como lectora, sintiendo que es una camino que recién comienzo.

Valentina Isabel Ibáñez said...

Como el viento en la cara en una noche de otoño, inevitable, es unir letra tras letra una vez que nos han enseñado. Ya no hay vuelta atrás, nuestros ojos, o manos, absorben las palabras y si la conexión es lo suficientemente fuerte, inmediatamente nos transformamos. El momento y el lugar corpóreo en el que nos encontramos se vuelve obsoleto e irrelevante. Entonces, estamos leyendo.
Todos hemos tenido esa primera vez, esa primera chispa de lectura, y quizás luego muchas otras (por lo que es posible que hayamos dejado de notar lo mágico del acontecimiento) en el que nuestra mente se convierte en una cuna que aloja cada frase, y la observa crecer. Y en ese crecimiento ocurre lo que hace que leer sea una expresión de humanidad.
Como Alicia con una llave, buscamos abrir la puerta correcta que nos permita emprender un viaje, destruyendo momentáneamente – y quizás para siempre- toda nuestra realidad actual para descubrir y conocer mundos, para descubrir y conocer mentes. Una persona se entregó a nosotros mediante las palabras, y nos regaló una pequeña parte de su realidad, la cual estaba detenida en el tiempo hasta el momento en que la revelamos. Su realidad se conecta con la nuestra y con lo que conocíamos – o creíamos conocer- y amplía nuestra existencia, moviendo nuestro horizonte de conocimiento, aunque sea ínfimamente, hacia un lugar distante. En conjunto habremos creado algo nuevo. Pero para que se vuelva lo suficientemente real, antes tenemos que vivir esa nueva realidad que estamos integrando. Sentir cada sensación como si fuera nuestra, ver cada color, oler cada aroma, y tocar cada partícula. Hacer que cada emoción brote de nuestro pecho con la misma intensidad con la que brota en el relato. Si tenemos suerte, al leer encontraremos un amigo, un compañero con el que recorreremos un viaje, con el que contemplaremos una mañana, o volaremos por sobre una ciudad, que nos hará tremendamente felices o tremendamente tristes.
Independiente de lo que ocurra en lo que leamos, al quitar nuestros ojos o nuestras manos de ese escrito, el mundo va a seguir siendo como era antes, pero no para nosotros, pues hemos leído.

Catalina Mandiola said...

Leemos novelas

Leemos poemas

Leemos partituras

Leemos el cuerpo

Leemos entre líneas

Leemos la fortuna

Leemos (o creemos leer) la mente

Leemos….

Pero, ¿qué es leer?



¿Qué es leer? Por fin me enfrento cara a cara con la pregunta que me ha perseguido estos últimos años. La he estado evitando debido a la incomodidad que me provoca el considerar la posibilidad de que leer no sea más que descifrar símbolos, aceptar esto probaría que el ser humano cada día se asemeja más a sus invenciones; pero cómo podría creer esto, si cada día me veo rodeada de situaciones que me demuestran lo contrario. No, los computadores decodifican, los humanos van más allá, los humanos leen.

Inicié con mucho miedo un viaje en búsqueda de respuestas, miedo a equivocarme, a descubrir cosas que hubiera preferido ignorar, a llegar a respuestas demasiado egoístas, hedonistas, calculadoras y desapasionadas; pero finalmente pude llegar a una definición que calmó mi ansiedad y mis temores.



“Leer es conocer el mar”

Para conocer el mar…

Es esencial visitarlo y verlo con nuestros propios ojos, ya que las descripciones e ilustraciones, no le hacen justicia a lo que verdaderamente es, de la misma manera en no podemos quedarnos con lo que se nos dice de los textos y no podemos conformarnos con una larga lista de acknowledge.

Para acercarnos a él, debemos disponernos a abandonar los asuntos contingentes que inundan nuestra mente, para dedicarle tiempo a algo que a simple vista podría parecer innecesario. Realizar este viaje siempre será una una opción, una maravilla para aquellos que están realmente dispuestos a ponerle atención, jamás un deber.

Una vez que hemos dejado atrás todas nuestras preocupaciones, nos encontramos con aquello que parecía llamarnos, azul, brillante, inmenso; características superficiales que recogemos a simple vista, comunes y objetivas, pero que nos asombran y nos recuerdan la belleza de lo existente, y el lugar que ocupamos en el mundo.

Nos acercamos al mar, con el objetivo de rescatar más de lo que se ve a simple vista. Avanzamos hacia él y nos damos cuenta de nuevas cosas y experimentamos nuevas sensaciones, saboreamos la sal en nuestras bocas, escuchamos con claridad como revientan las olas, sentimos la brisa en nuestras caras, el agua en nuestros pies, y nos desconcertamos al ver nuestro reflejo en el agua. Nos paramos en la orilla, pero el mar y su oleaje no hace más que salpicarnos y devolvernos a la tierra. Los libros tienen la capacidad de actuar como espejos, nos ayudan a conocernos, a criticarnos, a sentirnos comprendidos y acompañados, pero debemos evitar quedarnos atrapados en nosotros mismos, ya que quienes leen solo con estos objetivos, imposibilitan el encuentro que les permita ver el mundo a través de otros ojos. Quienes leen de manera egoísta, terminan por sentirse solos.

Para conocer al mar debemos tener el valor para adentrarnos en las profundidades, sin la certeza de que iremos a encontrar, dispuestos a la posibilidad de salir siendo personas diferentes y arriesgándonos a que tal vez nunca queramos regresar.

A través de la lectura, viajamos y permanecemos, aprendemos y nos equivocamos, soñamos y nos despertamos, nos perdemos y nos encontramos. A través de la lectura vivimos, fallecemos y volvemos a vivir.

Ale Navarro said...

Leer, según la definición de la rae, es "pasar la vista por lo escrito o impreso comprendiendo la significación de los caracteres empleados". Pero, ¿Qué significa leer para mi? Si bien ya existe definición para esta palabra, no puedo tomarla como única. Sin el significado que le damos cada uno de nosotros, esta acción no podría ser bien empleada y nuestra lectura sería incompleta. Para saber que es leer, todos acudimos a la definición de la real academia española y nos damos cuenta que hay ocho posibles interpretaciones. Leer es conectar, es transformar, es sentir, es escuchar, es soñar, es pensar, es vivir a través de las palabras.
No hace falta conocer el mundo entero si se puede leer acerca de cada pequeño rincón en el planeta, ya que nuestra mente nos ayuda a transportarnos y ver todo más de cerca. Cuando nos transportamos también viajamos en el tiempo, y somos capaces de ver todo muy claro. Hay gente que dice que cuando uno lee el mundo desaparece, pero desde mi punto de vista el mundo no desaparece, simplemente aparece una realidad distinta que nos ayuda a percibir mejor la nuestra. Ya que nos ayuda a percibir mejor nuestra realidad del dia a dia, nos va formando como personas a medida que leemos sobre el ser humano y su comportamiento. También es una escusa para dejar de hacer otras cosas. Leer es lo mas importante que ha aprendido el ser humano, y siento que no podriamos vivir correctamente sin saber hacer esto.