Monday, June 23, 2014

Aeropostales de Eugenio.


35 comments:

Anonymous said...

Llull K.: La idea de las aeropostales es buena para dos cosas, para apreciar arte en persona, y también para resolver el problema de los carteros. Pero, esto solo resultaría, si al terminar de apreciar la aeropostal se le envíe a otra persona, para mantener en flujo la mensajería a través de cartas.

Nikki said...

Dittborn se concentra tanto en la crítica de los medios tradicionales de presentación como en el modo de vida de sus coetáneos, sus conceptos son la materialidad, temporalidad y espaciosidad de una obra de arte.
El trabajo de Dittborn es la relación que asume con el arte producido en su propio país, una vez que su obra cuestiona el carácter periférico del circuito del arte chileno. Este renuncia a la típica obra postal y se apropia de los procedimientos trazados por la neo vanguardia internacional. (la combinación e interacción de multimedia como; fotos, grabados vídeos, etc... en un intento de re contextualizar el arte chileno).
sus pinturas aeropostales no están hechas por él sino que son imágenes de archivos que él mismo recopila aleatoria mente de: fotos de libro, revistas antiguas, dibujos de niños, fotos de enfermos mentales o inexpertos. Esto da el carácter documental de su obra.

Felipe Lorca said...
This comment has been removed by the author.
Felipe Lorca said...

El surgir de los carteros: antes uno se sabia el nombre de los carteros conversaba con ellos, les ofrecían un vaso de agua, etc, ahora el cartero es la persona que trae las cuentas, por lo que, en un intento de devolverle la importancia de hace algunos años el señor Eugenio Dittborn crea sus Aeropostales que le ayudaran a trasmitir sus obras de una manera curiosa y al mismo tiempo ayudar a los carteros

Anonymous said...

Diego A.: Los pliegues de las aeropostales de Ditborn, son la característica principal, estos facilitan el transporte. Y transforman la pintura en aeropostal, apesar de desplegarla no volvera a ser pintura. Los pliegues se trasladan de dos maneras, primero en sobres, plegadas, y de otro modo ya desplegadas, colgadas y exhibidas juntos con los sobres vacíos.

Coni Ham said...

Siempre se leen o escuchan técnicas de pintura como "oleo sobre tela", "fresco", y otros términos que suenan sofisticados. Dittborn utiliza "lápiz sobre papel", para luego doblarlo y enviarlo por la red internacional de correos como una simple carta. En este caso creo que se puede utilizar la frase "no juzgues el libro por su portada".
P.D.: ¡Larga vida a los carteros!

Daniel Carvallo said...

Aeropostales, que gran idea, seguramente surgieron de algún esquizofrenico... interesante la manera que se utiliza en estas obras, la facilidad de ser transportadas de un lugar a otro, siendo esto parte de la genialidad, ya que sirve para esparcir o divulgar de una forma mas original las obras por todo el mundo. Refiriéndome propiamente tal al cuadro de arriba, no quisiera inventar, pero los dos primeros personajes se parecen o son similares a un "jesuita" y un "español" por la manera en que están vestidos y la postura de ellos mismos, si no me equivoco, por darle alguna relación a todo lo visto anteriormente.

Cristina Corvalan said...

Es interesante la idea de cambio que plantean las aeropostales, donde la obra tras doblarse,viajar y desdoblarse en un nuevo lugar se va modificando y actualizando con las marcas que dejan cada uno de estos lugares en sus pliegues, y esto hace única cada una de sus exhibiciones por lo tanto
es importante ir a verlas para darse cuenta del mensaje que hay detrás de ellas,es decir, el contenido que intenta comunicar que cada vez se esta perdiendo más por la inmediatez,la masificación y la facilidad con que se puede acceder a los medios de comunicación, por tanto las aeropostales plantean una crítica con respecto a este sistema de comunicación y a su vez obligan a parar al que las esta viendo para poder dar su contenido de una forma distinta. Además son más libres en el sentido de la apreciación del arte porque cualquiera puede mandar una aeropostal y es juzgado distinto a las propias pinturas de arte porque estas no se comercializan sino que son enviadas y posteriormente expuestas con la única intención de comunicar algo al que las esta viendo.

paula leon wielandt said...

Me gustaron mucho las aeropostales que pude ver por internet. Me encanta la idea de simpleza que tienen y tambien el que el pliegue y el viaje forme parte de la obra, para que esta este completamente finalizada. Me gustaría poder apreciar alguna aeropostal en vivo para poder apreciar de mayor manera los pliegues.

Sofia Almonacid said...

"Si me preguntaran por qué las patas de los perros forman parte de los perros, te rspondería que los perros estan hechos entre otras cosas para circular. No hay perro que no circule".
"El perro de una pintura aeropostal es más complejo; es en verdad dos cuerpos: carta cuando circula y pintura cuando se exhibe. Y para seguir con el asunto de los perros, una pintura aeropostal es dos perros que nunca se encuentran. Uno, en sobre, disfrazado de carta y el otro un perro de exhibición.

Anonymous said...

Maria Isabel Salinas R:
La verdad es que es primera vez que escuchaba sobre unas aeropostales de óleo pintadas sobre papel craft. ¿A quién se le podría ocurrir eso? Bueno ahora sé que hay una persona que si: Dittborn. Me llama mucho la atención que no sean postales con el típico monumento que caracteriza a la ciudad o que es el más visitado, sino que sean personas en distintos ángulos, colores y hasta alguno que otro dibujo no tan elaborado entremedio.
Al fin y al cabo estas son como cartas que se exhiben como pinturas, es decir, disfraza una pintura de carta. Esto solo se descubre al desplegarlo, lo cual me gustaría hacer y poder apreciar los pliegues que tiene y encontrar su sentido.
Espero que esta sea una gran defensa para los indefensos carteros.

Cata Fuchs said...

Me gusta que sus pinturas, es decir, sus postales cumplan con el objetivo de cualquier postal. Con esto me refiero a que las pinturas de Eugenio Dittborn realmente viajan para ser vistas y leídas por personas en lugares ajenos, no fueron echas para quedarse en el lugar que Dittborn las pintó. Siendo la persona que recibe la postal, uno no sabe lo que pensó el que la vio antes, es más, uno no sabe quién fue ese que se le adelantó y que dejó una marca en la postal (puede haber sido un doblez o simplemente el recubrimiento que dejó su mirada en la postal).
Sobre el artista visual, creo que su decisión sobre bajarse de la Trienal en el año 2009 es, al menos para mi, un ejemplo a seguir, quedándome con la idea de que las cosas se hacen bien o no se hacen, pero nunca se dejan a medias. Para terminar dejo la respuesta de Dittborn a la razón de dicha elección: "ME BAJÉ DE LA TRIENAL PORQUE LA PREPARACIÓN DE MI MUESTRA NO IBA A ESTAR CONCLUÍDA PARA EL DÍA DE LA INAUGURACIÓN.

ASÍ DE SIMPLE. QUE NO FUERA A ESTAR TERMINADA ME PUSO ANTE UN DILEMA: SEGUÍA EN LA TRIENAL Y MI TRABAJO ESTARÍA INSTALADO COMO UNA MIERDITA, O ME SALÍA Y EVITABA QUE MI TRABAJO SE MOSTRARA COMO UNA MIERDITA…"

Isidora Grez said...

http://www.fernandoflores.cl/node/708
La entrevista demuestra la idea de Dittborn de permanecer vivo, recordado, tanto en tiempo como en espacio. Si bien esta característica puede ser como la de cualquier artista del que hablemos, él quiso lograr algo más: transportar su obra a infinitos lugares, para dar a conocerse y plasmarse de una manera que respresente su propio viaje; con postales.
A su opinión los artistas cambian y se traicionan a sí mismos, y es esa transformación, ese viaje recorrido, el que nadie (ni sus supuestos seguidores) han entendido.
"No tengo seguidores. No he fundado escuelas. Sólo he revisado las tareas."

Debemos conocerlo, hasta lograr entender el verdadero propósito tanto de su viaje como el de sus postales, signos de las modificaciones y actualizaciones de todo lo que nos rodea.

Sofia Bao said...

"Eugenio Dittborn 'descubrió por accidente' que el papel se puede plegar y desplegar".
Suena ridículo, porque lo es, pero elementos tan sencillos como este son los que pueden llevar a alguien como Dittborn a crear algo único y atractivo, como lo son las aeropostales.
Digo atractivo porque son obras que dejan una "estampa" en diversos lugares o personas, trazando una historia presente en cada marca que el tiempo vaya dejando.
Apreciaría enormemente que los carteros no se extinguieran. Hay algo especial y emocionante en recibir una carta. Te invade una sensación indescriptible. Tal vez de "adulto importante".

Cristobal Ureta said...

Me llama la atencion, mas que eso, me gusta mucho esa idea de no perpetuidad dentro de la misma obra. Saber que esta misma viajo escondida como una carta es la idea mas interesante que me a tocado ver, en lo poco que e logrado ver del arte. Tener claro que esta paso por otras miradas, sentimientos o visiones.
Lo mejor es la co-relacion que pudimos establecer entre la esquizofrenia, la heroína y todo el tema de las aeropostales. Fue algo que mas allá de pasar por lo gracioso, logro tener un tipo de conexion con el tema.

Anonymous said...

Nadie o casi nadie se interesa por las cartas, a veces son aburridas como las de los bancos o pueden ser mensajes de empresas que nunca te importarán. Dittborn logra hacer de estas cartas algo impresionantemente llamativo, creativo y original al transformarlos en pinturas con al viaje, devolviendo lo más importante que puede tener una carta, el querer saber qué es y que contiene.
Ignacio Mena.

Ignacia Cancino said...
This comment has been removed by the author.
Ignacia Cancino said...

Ingeniosa idea la de este chileno al crear estas increíbles postales aéreas en papel craft. Más que para salvar a los carteros, Dittborn tiene el fin de darle otro sentido al arte convirtiendo estas pinturas en viajeras, para así causar otra mirada en el receptor al ver la pintura.

María Jesús Pinochet said...

Me llamo mucho la atención la aeropostalidad que permite que una pintura se reduzca al mínimo volumen posible para que pueda entrar en un sobre, y ser enviada como una carta. Viaja como una carta y se exhibe como una pintura. Y así en las exhibiciones se muestran los pliegues que son los testigos de ésto y los que permiten que pudiera viajar.

Matías Zañartu said...

Es cierto que las aeropostales son una manera innovadora y original de presentar el arte en los museos, y pensando un poco más profundamente creo que las aeropostales son el reflejo de la vida de una idea, son una idea que debe viajar y sufrir cambios, como las cicatrices del guerrero al llegar al fin de la batalla. los más bravos guerreros exhiben con honor sus mas grandes heridas, ¿ por que una obra de arte no debería lucir con orgullo sus pliegues? esos pliegues son sus viajes, sus aventuras, y un artista sin viajes no es nada. sin cicatrices o pliegues no tendríamos pasado, no tendríamos historia, no tenemos nada que contar... solo seriamos un papel más en la pared

Matías Silva said...

Eugenio Dittborn me pilló completamente por sorpresa y por lo que dicen mis compañeros suena muy interesante en relación a sus novedosas exposiciones.
El 19 de marzo de este año realizó una exitosa presentación en Santiago titulada "Preposiciones"

Anonymous said...

Martín Irureta: Me llama la atención como Eugenio Dittborn recurre al ser humano dentro de sus obras, se puede ejemplificar con la exposición hecha en INHOTM, en esta se logra ver como el incluye la visión superficial de las personas, y las contrasta con la visión de su hija, quién dibuja su visión de estos personajes. Dittborn logra hacer una exposición completa, contrastando las opiniones que tiene casi toda la sociedad (a través de fotos) con la visión de su hija pequeña.

Anonymous said...

Martín Irureta: Me llama la atención como Eugenio Dittborn recurre al ser humano dentro de sus obras, se puede ejemplificar con la exposición hecha en INHOTM, en esta se logra ver como el incluye la visión superficial de las personas, y las contrasta con la visión de su hija, quién dibuja su visión de estos personajes. Dittborn logra hacer una exposición completa, contrastando las opiniones que tiene casi toda la sociedad (a través de fotos) con la visión de su hija pequeña.

Anonymous said...

Martín Irureta: Me llama la atención como Eugenio Dittborn recurre al ser humano dentro de sus obras, se puede ejemplificar con la exposición hecha en INHOTM, en esta se logra ver como el incluye la visión superficial de las personas, y las contrasta con la visión de su hija, quién dibuja su visión de estos personajes. Dittborn logra hacer una exposición completa, contrastando las opiniones que tiene casi toda la sociedad (a través de fotos) con la visión de su hija pequeña.

catalina grez said...

Encuentro genial la idea de las aeropostales. Normalmente su definición sería correo aéreo o enviado por avión,pero Dittborn rompe con la estrategia y hace grandes creaciones que no dejan de ser enviadas.
Me encantaría poder recibir hoy una aeropostal o incluso una carta, encuentro que es un medio romántico y dedicado de enviar lo que uno quiere expresar.
También me gustaría poder darle las gracias a un cartero, que cumplen un rol importante en nuestra ciudad, son ellos los que reparten estas obras de arte y hoy están en peligro de extinción.

catalina grez said...

Encuentro genial la idea de las aeropostales. Normalmente su definición sería correo aéreo o enviado por avión,pero Dittborn rompe con la estrategia y hace grandes creaciones que no dejan de ser enviadas.
Me encantaría poder recibir hoy una aeropostal o incluso una carta, encuentro que es un medio romántico y dedicado de enviar lo que uno quiere expresar.
También me gustaría poder darle las gracias a un cartero, que cumplen un rol importante en nuestra ciudad, son ellos los que reparten estas obras de arte y hoy están en peligro de extinción.

Clemente Sánchez said...

Las pinturas aeropostales viajan a través de la red internacional de correos como cartas y se exhiben en los destinos como pinturas. En el correo la maniobra consistió, entonces, en hacer pasar una pintura por una carta. Al desplegarse y exhibirse en el Museo esa pintura exhibe pliegues y sobres: ellos son las señales de haber sido esa pintura una carta

-Eugenio Dittborn
Al leer esta declaracion me di cuenta de que el arte podria no ser estatico, como podemos ver en museos, con las pinturas y obras de arte pegadas a la pared. El echo de la obra artista se mueva de un lugar a otro me gusta porque no se le da un cuidado especial a la pintura y se expone a posibles daños a ella misma, por lo que personalmente me da una sensacion de que es algo mas informal.

aileen filsecker said...

Lo interesante de la genialidad de sus obras, más allá de poder doblarlas y entregarlas como carta, es que carecen de contexto. Cuando Dittborn las creó, no pensaba entregarles un significado específico que se relacionara con algún movimiento político, por ejemplo. Doy este ejemplo porque la mayoría de quienes se esmeran en interpretar sus obras, intentan dotarlas de algún contexto, cualquiera. Sin embargo, las cartas son tan simples y al azar (como "dibujos echos por enfermo mental"), que poseen infinitas interpretaciones. Y esto es lo que precisamente busca. La carta apenas llega a su destino, crea por si sola su propio contexto, dado por el lugar donde esta, el tiempo y la gente que la interpreta. "El contexto es un problema (...). El contexto no está dado nunca" como dijo el mismo en una entrevista con José Roca. Personalmente me impresionan las obras que logran infinitas interpretaciones y que por lo mismo, logran hacer que la gente busque y piense, por largo rato.

Anonymous said...

Los carteros son irreemplazables en la vida, siempre lo fueron y siempre lo serán, aunque cada vez existan menos, gracias a estas personas llega todo lo que pedimos a nuestros hogares... Encuentro genial la idea de Dittborn de hacer las aeropostales, ya que así, ademas de darle un trabajo a los carteros haciendo que no se extingan, es una obra de arte
Paula Alcalde

José Pablo Alamos Valenzuela said...

José Pablo álamos
Son pocos los pintores capases de brindar a sus pinturas la capacidad de contar una historia.Pero Eugenio Dittborn no se conforma con esta hazaña sino que el le permite al cuadro contar su propia historia, escuchandola en su estado mas bruto y haciendola real con trazos disididos ,para luego,dejarla vagar libremente para que al momento de ser vista, la pintura tenga experiencia propia adquirida en sus viajes tan humildes y tan únicos como ella misma.

Cristóbal Calaf said...

¿pintura o carta?, es genial la mentalidad y la forma de Dittborn para expandir su arte y creatividad.¿que se sentirá recibir una aeropostal de Dittborn?

María Paz Zenteno said...

Hoy en día ya no se usa el mandarse cartas, ya que el Internet las esta reemplazando por simples mails o whatsapps pero a pesar de esto Dittborn cree que sus Aeropostales no pierden vigencia en esta época, si no que, como menciona en una entrevista: "Se dice que van a desaparecer los libros y los periódicos debido a Internet, pero no creo que suceda. Al revés, lo impreso se vuelve coleccionable, un fetiche si se quiere. Lo que quería decir es que las Pinturas Aeropostales parecen estar siempre vigentes.."

Me parece muy interesante su punto de vista, y concuerdo con el en el echo en que lo impreso se vuelve coleccionable, por lo que el Internet nunca podrá quitar esa sensación de comprarse un libro nuevo, y luego verlo en tu repisa sabiendo que te pertenece y que puedes leerlo y releerlo cuando quieras.

* "Seria bastante trágico que una carta se perdiese y no pudiese llegar a su destino".

Romina Yacometti said...

Una carta que se transforma en pintura, una pintura que se transforma en carta, una carta que se transforma en pintura. Me siento tan mal por no haber visto antes una obra de este chileno Eugenio Dittborn.
Hoy en día tanto las cartas están desvalorizadas como el propio arte, pero es Dittborn quien une estos elementos para dar paso a una conversación libre, entre uno y la imagen(a veces carta, a veces exposición), los pliegues y el sobre.
Este lenguaje no verbal icono(PUS)
rompe fronteras,la geografía y la política, no importa la no coherencia de muchos de ellos; porque al final lo que vale aquí, son las primeras sensaciones al estar en frente e interactuar con ellas, el sabor que te deja en la boca, lo descontextualizado esta enmarcado fuera de lo racional. A Dittborn hay que disfrutarlo, no entenderlo.



Matías Silva said...

¿Cuál es la valoración que le hago a este singular tipo de arte?
Valoro mucho el hecho de que este connotado artista nacional deje de lado su orgullo de artista de lado, rechazando a museos y galerías importantes para que su arte llegue a la gente y que no la evalúen mas que críticos de arte. En mi opinión esa cercanía que quiere lograr el artista con la gente es lo que lo hace distinto a los demás mas allá de lo que contengan las propias postales. Pero Dittborn no se queda sólo en que la gente vea su arte, si no que los invita a formar parte de esta, cada uno agregando su deterioro a la obra, dándole cada traspaso un toque novedoso.

Anonymous said...

Pino: En el bellas artes en el segundo piso hay un sobre que dice aeropostales de Dittborn