Friday, May 16, 2014

Solo estos bufones se atreverían a expulsar de nuevo a los jesuitas.


Las fotos se juntan H asta el cinco de J unio.
Es necesario.

18 comments:

Nikki said...

Me tomo por sorpresa esta obra, no pensé que fuera un musical ni menos que fuera tan chistosa. Es una “visita” a nuestros antepasados, un hecho de esta época que en parte me deja satisfecha por lo bien actuado, y porque me transporta al contexto de ese tiempo.
Me encanto, no puedo decir más. Además los actores muy bien preparados y con mucho talento con respecto a la música.

Ignacia Cancino said...

Buenísima obra, me encantó. Importante destacar la forma dinámica que usan para mostrarnos y enseñarnos la cultura de nuestro país. Vale totalmente la pena ir a verla.

catalina grez said...

Innovadora la forma de mostrarnos como fueron expulsados los jesuitas, es una obra muy entretenida para ir a verla con cualquier acompañante.
Tiempo, plata y ganas muy bien ocupadas.

paula leon wielandt said...

Me gusto mucho la obra, especialmente el gran talento de los musicos y actores, y la capacidad de tocar los diferentes instrumentos.

Camila Pumarino said...

La verdad es que no iba con muchas expectativas a esta obra, y luego de haberla visto puedo decir que supero totalmente todo lo que me había imaginado. Me encanto la manera en que combinaron la musica y el teatro,haciendo que la obra sea mas entretenida y distinta de lo que acostumbramos ver.
Lo que mas me gusto fue poder repasar la historia de Chie y al mismo tiempo reirme como hace mucho tiempo no lo hacia.
La recomiendo totalmente.

Sofia Bao said...

Excelente ruptura de la cuarta pared. Lo único mejor que sentirse parte de una obra tan "activa" fue la increíble habilidad de cada actor para tocar el instrumento que cayera en sus manos.

sofia almonacid said...

Me encanto la obra, me gusto mucho la forma en la cual se llevaron a cabo los acontecimientos historicos y de manera muy clara. Me rei mucho y tambien me gusto la mezcla de musical con humor e historia

Jose P. Alamos said...

Al igual que con la obra rojo esperaba una obra profunda ,intensa y que me dejara temas para cuestionar tras verla. Debo admitir que cumplió mis expectativas,aunque de un modo inesperado.
Gracias al nombre de la obra esperaba una tragedia que demostrase el sufrimiento que significo la expulsión de los jesuitas como hecho puntual.Pero resulto ser una comedia musical que satirizaba a la sociedad chilena , a la realeza española e incluso a la orden jesuita.
Es una obra llena de música ,chistes ,criticas , mensajes y risas .Todo perfectamente actuado y siempre cercano al publico.
personalmente la recomiendo para todo aquel que quiera pasar un buen rato y divertirse a un precio mas que económico.

Cristina Corvalan said...

Me gusto mucho que la obra era muy propia de chile, y nos representaba de una forma cercana lograda gracias al humor y el lenguaje típico chileno las distintas versiones de lo que significó la expulsión de los jesuitas de chile.
Además falta decir que los actores tenían mucho talento tanto actuando como tocando los instrumentos

Coni Ham said...

Superó mis expectativas y con creces (aunque la verdad no le tenía nada de fe antes de que empezara). Me encantó que entre los actores pudieran todas veinte instrumentos sobre el escenario y también me encantó que hubiera personajes llamados Padre Alzheimer y diosa Clorofila. Es una obra que pueden disfrutar personas de todas las edades (sólo pregúntenle al niño que estaba en uno de los asientos del medio).

Isidora Grez said...

Más que la trama, es la calidad la que logra dinámicamente mantenernos atentos, entremezclando aspectos actuales con la historia expuesta. Entretenida, desde un foco totalmente distinto al conocido con Rojo, y a mi opinión, mucho más valorable por los espectadores en cuanto a la cercanía entregada por los actores, haciéndonos partícipes indirectos de la obra.
Un gran "Trío" Teatro Banda, de quienes dan ganas de conocer más, tanto en música como en actuación ya que demuestran a lo largo de toda la obra lo multifacéticos que logran ser.

Daniel Carvallo said...

Siguiendo con todo lo anterior, destacando lo bueno de la obra y la dinámica bufonesca que se da sobre las tablas, logran darnos una mirada a una época clave en nuestra historia, haciendo de esta una obra musical y con la participación de unos grandes actores que aparte de representar bien su papel, tenían un buen manejo con los instrumentos, algo que sin duda es muy importante porque es un factor que ayuda a captar la atención de cualquier espectador, transformando todo en algo muy agradable. Una obra recomendable totalmente

Daniel Carvallo said...

Siguiendo con todo lo anterior, destacando lo bueno de la obra y la dinámica bufonesca que se da sobre las tablas, logran darnos una mirada a una época clave en nuestra historia, haciendo de esta una obra musical y con la participación de unos grandes actores que aparte de representar bien su papel, tenían un buen manejo con los instrumentos, algo que sin duda es muy importante porque es un factor que ayuda a captar la atención de cualquier espectador, transformando todo en algo muy agradable. Una obra recomendable totalmente

Cristobal Ureta said...

Haciendo un tipo de operación sin sedantes a esta obra podría dejar claro que me impresiono de sobremanera la buena representación de un caso cultural y social como lo fue la expulsión de la rama Jesuita en Sud-América. Esta otra operación (no la que estoy haciendo yo ahora, sino que la operación militar)fue algo que escrito en libros de historia suena como un movimiento de índole militar, con intereses marcados desde varias partes de la sociedad de la época. En la obra podemos mirarlo desde una perspectiva mas familiar, con chistes y situaciones que representan de manera perfecta el acontecimiento para ser entendido de una manera mas cercana hoy en día, llevándonos con cada chiste a la realidad que tuvieron que vivir varios personajes tales como los españoles, los criollos, los mapuches y claramente los jesuitas.
Hago finalmente un llamado a admirar el esfuerzo en la indagación sobre el hecho histórico y el trabajo para finalmente lograr una puesta en escena, en la que no solo nos pudiéramos reír, sino que entender perfecta y cercanamente el tema central de la obra.

Martín Venegas said...

Vi la obra en su última semana, la misma en que un jesuita influyente apareció defendiendo a los mapuches, los pobres y los homosexuales en una entrevista televisiva. ¿No decían que él también se fue expulsado del país?
Da gusto ver una comedia tan seria y divertida.

Anonymous said...

Llull Kerrigan: Me gustó bastante la obra, en especial las analogías que hicieron con temas actuales, que no solo me hicieron reír, sino, sentir más cercana y fácil de entender la historia de nuestro país, cosa que no se me da en clases de esta asignatura.

Cata Fuchs said...

No diría que es mi obra de teatro favorita pero si me gustó y encontré que tenía muchas cosas destacables. Su forma original de presentar un hecho importante en el país, la música que usaron y la gran variedad de instrumentos que utilizaron para crear una música que iba perfecta en el momento que la ponían, además de que sus instrumentos fueron siempre parte de la obra, escondidos por ejemplo representando a sacerdotes.
Antes de ver la obra tenía una idea de ir al teatro con algo más parecido a ver Rojo, que, sin recurrir a la comedia, igualmente logra cautivar al público. Después de ver Rojo, La expulsión de los Jesuitas y también El Gil de las Polainas Verdes mi idea de ir al teatro ha cambiado y ahora más que ir por que el profesor lo pide, es ir para disfrutar de algo nuevo e interesante, que siempre te va a presentar algo diferente.

Anonymous said...

Intensa, músico-teatralmente hablando muy ligado y completo, realmente una gran obra que dibuja lo que los libros y escrituras nos cuentas de un suceso muy relevante en la historia de América como lo es la expulsión de los jesuitas.
Comparando con la otra obra que fuimos enviados a ver como lo fue "Rojo", me quedo con la que retrata a Mark Rothko, por la profundidad que alcanza, llevándonos a un viaje que va más allá del ver la obra, algo más psicológico y espiritual. A pesar de eso, gran obra.
Ignacio Mena