Tuesday, April 29, 2014

B & B. (Borges y Biblioteca "porsiacaso")



22 comments:

Martín Venegas said...

"¿Borges sudado? Raro. Puede ser.
He estado en Buenos Aires en verano" (Alberto Fuguet).

Benjamín Villa said...

un aplauso a Robert fost, por dar ese empujon a Edward Thomas a la poesia. Es horrible tener una idea literaria y olvidarse de ella totalmente antes de pasarla por escrito.

Anonymous said...

Creyó en el individuo sobre el Estado, fue a argentinizar el ultraísmo, nunca aceptó la novela. Como un ferviente profeta del anacronismo en la cotidianeidad, se reflejó en la sustancia del que ya había sido, un hacedor ciego de tanto leído, confundido entre sueños y años. Habría que escribir para acordarse de lo que se supo, allá en otros mundos, allá en otro todo. Encontrárselo así de repente, o que en verdad te hayan estado buscando. Macedonio lo dijo, la muerte física no importa;- "matémonos juntos para salir de la duda"-.

Matías Zañartu said...

J.L. Borges tiene la capacidad de hacerte leer lo que él quiere que leas, por mucho que quiera no verlo el viejo se me aparece como un fantasma hasta cuando intento descansar de él. por su culpa debo volver a Italo Calvino y de pasada leer el jardín de los senderos que se difurcan. por desgracia es un genio del tiempo y el espacio

Anonymous said...

No creo que Borges sea un genio, es simplemente la consecuencia de tanto leer. Peor aún, de tanto pensar. JL

Matías Silva said...

La ligera lectura que realizamos sobre Borges me bastó para querer ser un postulante a entrar a su órbita, esa que no discrimina el espacio ni el tiempo y que sólo el viejo Isidoro sabe manejar gracias a sus sucios trucos confusos que un lector con gran experiencia puede descifrar.
Borges acepta sólo lectores hambrientos de conocimiento.

Nikki said...

Borges es magia. Como muchos han indicado, no se puede hablar de Borges respecto a sus ideologías políticas (recordemos que por eso perdió el Nobel), Borges es mas universal que eso. Su prosa, sus ensayos, su poesía, cuentos y en general sus libros son ráfagas de contento y adicción que llegan a uno cada vez que paseamos por sus líneas. Para mi es una de los mas grandes de Latinoamérica y sin duda alguna uno de los mejores de la historia literaria. Leer a Borges es un laberinto, un espejo, una antología. Borges mismo es una especie de mito, aquel ciego que no se cansa de gritarnos que la vida es ficción, que "no hay un instante que no estemos en el paraiso."

Isidora Grez said...

"Influencias", creo que esta palabra logra definir medianamente a Borges, ya que su erudición, ese total conocimiento acerca de todo y que constantemente nos demuestra tener, no tendría verdadero valor si es que no hubiera causado algún efecto en este genio, que es claramente una víctima de tantos e infinitos libros leídos y releídos.
Esa falsa modestia, este "excelente lector pero quizás no tan buen escritor" puede irritarnos, pero está claro, y es innegable el hecho que cualquier otro gran escritor que se le compare en presente, pasado o futuro estará, en algún mínimo sentido, imitándolo. Por esto, quizás la otra mitad de la definición de Borges está en la expresión "Plagio Futuro", que tanto nos hizo sentido en todas sus lecturas y sobretodo en la complejidad de sus prólogos.

Daniel Carvallo said...

pobre viejo ciego, dirán algunos, pero al momento de leer una de sus obras, creo yo, terminaran cambiando el "pobre" por "maldito", ya que Borges tenia la inmensa capacidad de volverte loco con tan solo un prologo, al momento de empezar a desglosar uno de ellos, te das cuenta de que el tema no termina nunca. Por la mezcla de la erudición y cosmopolita, condiciones que si se juntan, logran crear algo que a simple vista parece simple, como un cuento o un prologo (hagamos la relación con kul), en realidad dentro de ellos se esconden una gran cantidad de pasadizos que ojala uno lograra unir todos, logra esto con tanta meticulosidad y precisión (....Brueghel) que realmente todos los detalles cuentan. Maldito viejo. Maldito Borges.

María Isabel Salinas R said...

Una palabra que se me viene a la mente cuando pienso en Jorge Luis Borges es el descubrimiento. Descubrir a este señor fue una total confusión para mi, en donde él hablaba de que los demás son plagios futuros de el, de distintas culturas e idiomas, entregando una serie de elementos que lo único que hacían al comienzo era enredarme, sin dejar de lado que es un cuentero espectacular.
Finalmente logré salir de este laberinto infinito que propone, en donde solo un lector competente sabe entrar y salir de el sin perderse.
Es un hombre totalmente erudito que, al final, la entrega de diversos datos que da son los que te ayudan a poder generar una lectura en donde todo llega a tener sentido y se relaciona, lo cual se refleja en sus prólogos y 3 cuentos que trabajamos.

paula leon wielandt said...

Jorge Luis Borges logra discriminar a los lectores mediocres y convocar a los verdaderos lectores, creando un gran laberinto, en donde,solo los buenos lectores entenderán que cada palabra tiene un fin en su escritura,y que está puesta ahí por algo. De esta manera logra meternos en el libro y ocupar nuestra cabeza como si todos sus libros fueran como el libro de arena.

Anonymous said...

Martín Irureta: Dedicar tiempo para leer a Borges por entretención es una meta la cual no se cumple, ya que al leer a este escritor uno simplemente, sin quererlo, vuelve a la escuela. La cantidad de conocimiento plasmado en sus obras, logran que el lector deba investigar y conocer mas sobre el mundo, haciendo una invitación a leer ciertas obras y ciertos autores. Llegando al punto donde el lector debe estar 100% desocupado para leer a este artista, porque si uno tiene una simple ocupación, aunque sea la mas mínima, te quitara un tiempo indispensable para lograr entender y disfrutar a Jorge Luis Borges.

Anonymous said...

No hay tiempo en la vida para poder decir con sinceridad: "Yo leí a Borges".
Leer a alguien es conocerlo de punta a punta, de cabo a rabo, de pies a cabeza, etc. Si uno se propone leer a Borges debe leerlo por completo, lo cual puede tomad un tiempo, pero LEER a Borges puede tomar muchísimo mas. Desglosar cada oración de sus prologos, descubrir cada acertijo que se ven en sus párrafos, salir de todos los laberintos que te enredan en una página sería el "LEER a Borges". Creo que leímos poco del viejo ciego pero lo suficiente para hacerse una idea de como enreda a la gente el argentino. La obra que mejor demuestra esto para mi es "El libro de arena", con esa infinidad de páginas que crecen y crecen y crecen sin detenerse, lo que hace preguntarnos en que pensaba Borges al escribir este cuento, o que se le pasó por la mente cuando lo redactaba. Una vez leí un microcuento que decía: Érase el último hombre sobre la tierra en su casa. Alguien toca la puerta.
Cuando lo leí pensé en Borges, ya que los dos logran envolverte en algo más allá de las líneas, retorciendo la mente y llevándonos a la investigación por sobre la lectura.
Ignacio Mena

aileen filsecker said...

Sinceramente no tengo palabras para expresar la admiración que siento hacia Borges. Imaginar que un texto puede decir tanto… Sería egoísta si dejara descubierta la magia que esconden sus líneas, el único consejo que doy al recomendarlo es que lo lean 3 veces mínimo, que intenten descubrir algún secreto, cualquiera, y además, que tengan en cuenta que en algún momento deben dejar de analizarlo, o si no causa obsesión.

Cristobal Ureta said...

El aprecio que le tengo a este hombre es único, con solo mencionar que después de haber leído lo que se nos dio en clases no solo tuve que terminar libros como el aleph y el libro de arena, sino que tuve que ver cada articulo que encontré, cada entrevista grabada en vídeo que se le hizo y cada palabra dedicada que le dieron. Lo que mas me gusto de lo que encontre, no fue un cuento ni un libro en particular, siendo un joven con acceso a internet llegue rapido al famoso discurso que se titulo La Ceguera, en el que Borges habla no solo sobre la ceguera en si, sino sobre libros, sobre los colores de este, sobre el escribir sin poder ver, sobre la tierra de los anglos y su búsqueda como joven de la lectura. Es un discurso con el que puedo dejar en claro que leer a Borges no es solo leer sus obras, leer lo que el dice también lleva al laberinto, lleva a la relación intertextual, lleva a ese sabor dificultoso de la búsqueda hasta en la 2da pagina de Google sobre nombres como Londresburgo. La ceguera no fue para Borges desesperación, sino el principio de algo nuevo, algo que desde mi propia vista (jajaja) es la lectura del ciego, la lectura que va mas allá de no poder captar bien las letras. Ojala fuera ciego para tener un punto de vista completamente nuevo a las obras de Borges, así siendo ciego le puedo encontrar otro laberinto, otras relaciones intertextuales y otras vidas dentro de sus obras. Es interminable la cantidad de opciones que nunca se acabaran cuando lo leemos.
La verdad es que verlo así de viejo tampoco me trae satisfacción, da un poco de nostalgia ver el vídeo, porque cuando lees sus libros te lo puedes imaginar a el mismo (viejito, ciego, tartamudo y aproblemado) siendo el mismo protagonista. Solo me queda agradecerle como un fanático mas en un millón por sus obras y por sus palabras. https://www.youtube.com/watch?v=Dy6y27Jt-HM

Sofia Bao said...

Borges no se puede simplemente leer. Para leerlo y comprenderlo hay que volverse un "desocupado lector", centrandose completamente en cada detalle que aporta al sentido del texto.
No he llegado a entenderlo en su totalidad, quisiera decir que por falta de "desocupación", pero más que nada es el poco (por no decir nada) conocimiento que tengo en comparación con el viejito.
Me encantaria algún día levantarme en la mañana sabiendo que logré descifrar al cien por ciento a Jorge Luis, pero eso o requerirá un trabajo de meses, quizás años, o no lo podré concretar.

sofia almonacid said...

Leer a Borges es como realizar un rompecabezas de mil piezas; es confuso y cuesta lograrlo, pero en cierto punto se concreta.
De sus prologos se pueden interpretar muchos aspectos que en el dia a dia no se toman en cuenta pero que resultan ser muy interesantes. Tambien utiliza la falsa modestia al incorporar y resaltar implicitamente caracteristicas de el mismo, esperando que sus lectores le reconozcan. Descifrar lo que nos quiere transmitir es un logro por la gran cantidad de elementos que incorpora en tan solo un prologo, pero una vez logrado se pueden realizar diversas relaciones entre estos, lo cual resulta muy interesante.
Fue entretenido haberlo leido y analizado.

Coni Ham said...

Para ser totalmente honesta, no estoy tan familiarizada con Borges. En lo que llevo del año, he leído unos cuantas obras, con lo que podría decir algunas cosas sobre él y de lo que hace, pero ¿de qué serviría esto? Como han mencionado antes, "no se puede simplemente leer a Borges". Para lograrlo debemos dedicarnos de lleno a él, con "rigor obstinado".
Debo decir que me impacta en cierto grado el nivel de conocimiento que este señor llegó a poseer, aunque más que causarme impacto, me provoca admiración.

Anonymous said...

Diego Aguirre: La "lectura" que hicimos sobre Borges no creo que sea lo suficiente para poder entender lo que realmente nos quiere entregar este escritor. Ya que sinceramente no tuve la desocupación que el requiere y bueno quizás tampoco la experiencia. Pero si me dejo algo, me enseño a leer, a no solo quedarme con el significado literal que uno encuentra en el texto, si no ir a buscar más y más hasta poder dominar el tema. Esperaré el momento para seguir aprendiendo de Jorge Francisco Isidoro Luis Borges

Anonymous said...

L. Kerrigan: Algo que me fue muy útil para leer a Jorge Luis Borges es ir contrastando con información externa a sus textos, cosa que hacía poco con otras lecturas. Algo que me marcó, o que más bien me reafirmo, es que las cosas nos son como son por coincidencia, todo tiene una causa y finalidad, y que no existen sinónimos (lo explicó en una entrevista, y me *****(morí) de la risa).

Cata Fuchs said...

Al leerlo por primera vez se puede creer que entendió lo que nos trata de decir. Uno no puede estar más equivocado. Hacen falta más de dos lecturas para tener un indicio de lo que nos quiere decir pero en toda lectura se aprende algo, ya sea, por ejemplo, un escritor nuevo o alguna forma de leer.
Creo que cualquier persona que pueda escribir como él es admirable, por suerte, no hay muchos. Puede ser que su forma de escribir sea debido a lo mucho que leyó y lo formó como persona.
Quizás esté equivocada pero cuando leí algunos de los prólogos que él hizo para obras de otras personas encontré que tenía la capacidad de imitar como escribía el otro o la forma en que estaba escrita la obra. También, aunque Borges estaba refiriéndose a otro, realmente hablaba de si mismo, de cosas que le habían pasado a él pero contadas de una forma que a uno lo hacían creer que hablaba en realidad de otro; se descubre esto después de investigar sobre Borges, lo que después uno aprende que debe siempre investigar sobre el autor de la obra que se lee y también sobre las cosas que van ocurriendo o se van contando, ya que todo puede tener una relación. Esa es una de las formas en que Borges te enseña a leer.
Se que puedo estar equivocada, no he leído mucho de él y práctica me falta. Pero se también que cuando vuelva a leer a Borges, algo nuevo aprenderé y espero con ansias ese día.

Camila Pumarino said...

Más vale tarde que nunca. Luego de haber dejado olvidado a Jorge Luis por mucho tiempo, la semana pasada volví a retomar y a leer su biblioteca personal. Me acorde de cómo a principio de año al leer sus prólogos, me costo conectarme con su escritura y tuve que analizarlo varias veces, para finalmente lograr salir del laberinto. Ahora que lo retome, me doy cuenta de todo lo que he progresado en el año, lo que antes no entendía y me aburría, hoy me gusta y me interesa. Creo que Borges es un ícono en la literatura latinoamericana o más bien en la literatura del mundo, en mi opinión todos deberíamos leer a este escritor alguna vez, ya que al enfrentarnos al "laberinto" presente en todos sus libros, aprendemos a analizar en profundidad textos que muchas veces al leerlos por primera vez no nos llaman la atención.
Ahora puedo decir que Jorge Luis Borges es uno de mis amigos entrañables.