Friday, October 11, 2013

Documonumentales.

                                 


15 comments:

JosetovepelículaS said...

Suave voz filtrada por los años y el tabaco. Trompeta libre que sin esfuerzo ni práctica hace maravillas. Documental algo monótono para ciertos aspectos, pero el tesoro detrás esconde un sonido totalmente humano que baja al jazz del pedestal, para posarlo frente a los oídos del más burdo musicalmente.

Se me quedó pegado el desgraciad: "from major to minor.."

Catalina Spuhr said...

Un desborde profundo. Se desata la verdadera música, el verdadero ritmo que se sigue con la pisada dura, los vicios y la infaltable sexualidad. Un hombre devastado con todo el poder en sus manos pero sin embargo ninguna pizca de felicidad en su expresión. ¿Qué estará pensando este tal Chet Baker? Una recopilación de momentos que nos logran retratar la sociedad de esa época de manera justa y extensa, de la mano de una monotonía quizás en el uso de estos. ¿Lo que destaco? La buena mezcla entre pasado y futuro, entre el Chet del mentón grande y el de la voz rasposa por tanto cigarro y años de sobrevivencia. ¿Qué me pregunto? El destino de sus dientes y del agraciado que los pudo vender.

Anonymous said...

Humo. Mucho humo. Sonidos de trompetas, a ratos distantes y a ratos cercanas. Drogas, sexo y sobre todo jazz. Chet Baker se alza como uno de los mejores, esos que a la lejanía se ven como perfectos seres pero que si miramos con mayor detención descubrimos que de perfectos tienen poco. Si bien el documonumental se torna lento y monótono a ratos, logra mostrarnos de gran manera al Chet joven (codiciado y good-looking) contrastado con el Chet de sus últimos años, ya con una historia a cuestas marcada por adicciones y unos cuantos dientes menos, de cara rasgada por los surcos de la edad y la experiencia. Moralmente reprochable, desentendido de sus responsabilidades como cónyuge y como padre, Baker nos deja sin embargo una lección transversal:

Find something that you really enjoy doing, and then learn to do it better than anybody. And you won’t have any problems.

PD: Guiños a Antonioni (?)
PD2: Sigo buscando la conexión con Rodriguez.

Raimundo G.

Benjamín Villa said...

Jajaja, a mi tambien me llamo la atencion la frase que dice bastante la final del documental "Find something that you really enjoy doing, and then learn to do it better than anybody. And you won’t have any problems." Pero eso no fue lo que me llamo la atencion totalmente, sino la cantidad de informacion visual que fue recopilada, y como todo eso se llevo al mobimiento del documental. Especialmente las fotos. Las fotos se mobían mucho mas que algunas grabaciones que habian.
Tambien me genero duda. Mejor dicho: sentimientos encontrados. Como Chet vivia de su vida y no de su trabajo, como casi todos lo hacemos. Claramente era alguien especial.
Algo que me llamo mucho la atencion en el documental y el comportamiento que presentaba Chet Baker, eran sus momentos de lucides, comparados con sus momentos de anciano (ambos cuando tenia 57). Cuando recordaba su vida era todo pausas y esfuerzos, pero cuando recordaba a los otros musicos, podia lograr una lista semi-eterna sin titubear.

PBC(post blog comment): Mezcla de voz suabe con recuerdos de un viejo y musica de fondo tranquila es la conbinacion perfecta para quedarse dormido

Anonymous said...

Poco entendí del documental, el inglés no es lo mío, me pareció extremadamente lento, pero la trompeta de fondo y esas imágenes, dijeron bastante… Un Chet Baker decadente, pero siempre acompañado de guapas mujeres y buenas fiestas. Un crack, ese jazz íntimo y melancólico, la añoranza de esas épocas… me quedo con las primeras imágenes, de esa mujer girando en la playa al ritmo de la música, los arboles siguiendo el compás del jazz sin saberlo, bailando con el viento… Un Chet que la tenía clara: “Find something that you really enjoy doing, and then learn to do it better than anybody. And you won’t have any problems”, en su boca suena simple…
Rosario Battaglia

Anonymous said...

Si hay algo con lo que me quedo de Chet Baker es su pasión por lo que hacía, que guió sus decisiones a lo largo de su vida, sin importar las situaciones adversas que se le presentaron. Let's get lost es un documental que si bien no encanta desde el comienzo como otros, logra captar la atención de una manera distinta, dejando implantada una semilla en la mente del espectador que luego germina y anda dando vueltas por largo tiempo. Elementos como las drogas (sweet Mary-Jane), la sexualidad desbordante y el inconfundible sonido de la trompeta en todo momento entregan una cantidad muy grande de información, que en mi caso me sobrepasó en ciertos momentos.
Me impresionó mucho su cambio de joven a adulto, como perdió su energía característica y su chispa que todo exponente del jazz posee. Una lástima su tan temprana muerte.

Habría que discutir si esta "película" cae en la categoría de Documonumental.

Michella Mascarello

Joaquín Jara said...

Que impresionante como la vida te destruye, hay tantas posibilidades para equivocarse y tomar caminos que te llevan al mal. Un grande del jazz totalmente "cansado" de la vida. Pero mi pregunta es, realmente estos caminos te llevan al mal? porque Chet Baker, para mi, es un genio, muchas cosas lo dejaron en el piso, pero se para y crea musica a otro nivel. Se tendrá que sufrir o vivir malas experiencia para crear cosas maravillosas? Siempre que conozco la historia de algun músico, aparecen frases como..."Find something that you really enjoy doing, and then learn to do it better than anybody. And you won’t have any problems."

Nose si me gusto mucho el documental, pero la profundida que tiene. El contraste con las drogas y sexo. Me quedo sin palabras.

Anonymous said...

Todo un rockstar, con jazz en vez de rock. Vida de excesos, digna de hacer una película de ella. Nos muestra el brillo de una juventud soñada, rodeada de mujeres y drogas, pero también el deterioro que le trajo más adelante. Se habrá arrepentido? No lo creo, apuesto a que valió la pena. Nunca me ha llamado la atención el jazz, pero debo decir que la música de este documental es su gran mérito.

Isidora Fuchs

Romina Yacometti said...

Como partir este comentario, después de largas preparaciones psicológicas para continuar con "Lets Get Lost" pude terminar este documental.
Fueron dos horas que parecieron 5 donde se muestra la historia del "AntiRodriguez" mas conocido como Chet, que termine odiándolo.
Si me pongo a pensar y difícilmente separar lo que es la música de Baker y lo que es Baker como persona podría decir que su música es "Destacada" mientras que su persona "Insuficiente" (aplicando calificaciones del ensayo del seminario Padre Hurtado"), lo único que puedo rescatar es que me gusta mucho que sea en blanco y negro dándole un ambiente interesante y antiguo, como que guarda un secreto tras de el, y la música de fondo; es decir, le doy mucho mas valor a lo que hay atrás del personaje que esta hablando,y que me ayuda a tapar ese modo de hablar tan desagradable que tiene Baker.
Lo que me queda en la cabeza es ¿que pensara Rodriguez de Baker? y ¿que pensara Baker de Rodriguez o mejor aun, ¿que pensaran ellos de Michael Moore? (el mejor documental: bowling for columbine?

Gabriela Hernández said...

Let´s get lost… ciertamente cuenta la historia de un hombre con un enorme talento que se le va de las manos por el cual se pierde en las drogas, se pierde en la fama, y se pierde en su misma música. Cuando pensé en un documental en blanco y negro no me genere grandes expectativas, pero fue justo eso lo que luego me gusto, acompañado de las imágenes y la música uno sigue el ritmo del largometraje, bastante lento y melancólico en cierta parte, por eso mismo hay que verlo sin prisas.
Muy infeliz consigo mismo a Chet Baker solo le importaba su música, con un talento innato y sin el mayor esfuerzo lograba ser el mejor en el jazz y quizás no fue una buena persona, pero eso deja de importar cuando el toca su trompeta y canta.
Las imágenes que más me gustaron era cuando andaban en auto, con jazz de fondo, y aunque no hubiera nada de color Chet Baker y el documental me hicieron recordar al Gran Gastby, los dos tenían todo, pero no tenían nada.

Joaquin Cruz said...

Let’s get lost…
Documental sobre Chet Baker, pero que personaje. Una persona dual, completamente opuesta. Como se dice en una parte del documental todo un doctor jekyll y mister hyde. Un ser que por un lado es virtuoso a no poder más, una persona llena de talentos respecto a la música y al estrellato, atraído por las fotos instintivamente pero por el lado “hyde” estaban las drogas, el sexo, los vicios en general. Un documental en que uno puede apreciar como este lado oscuro de Chet carcome la identidad “buena” al pasar los años. Para mí el documental es muy monótono sobre todo teniendo como protagonista a Chet Baker quien entrega demasiado material y de muy calidad para hacer un documental que uno no pueda dejar de ver. La vida de Chet está llena de cosas ocultas completamente opuestas a lo que aparenta y lo que más llama la atención es el hecho de que no parezca arrepentirse o que tratase de ocultarlo es mas se le nota confiado y quizás me atrevo a decir orgulloso de todas las acciones que “hyde” cometía.
Chet es totalmente lo opuesto de Rodríguez.
Personalmente me gusta mucho mas “sugar man” que “let’s get lost”, pero a la vez “Chet Baker” es mucho más que “Rodríguez”.
El documental en sí, no es malo pero esperaba algo que me atrajera mucho mas.
Lo mejor, Chet.
Lo peor, 2 horas.
Lo que no puede faltar, al parecer ”Find something that you really enjoy doing, and then learn to do it better than anybody. And you won’t have any problems." (muy notable la verdad).

Anonymous said...

Le di a Chet Baker el tiempo necesario, ciertamente “let’s get lost” es un documental larguísimo que muestra una gran vida demacrada con el tiempo.
Baker respondió al estereotipo de ideal leyenda del jazz, siempre lleno de mujeres y lujuria, se introdujo tanto en su personaje que llego fácilmente a las drogas y tempranamente a su vejes. Me impresiona más la estructura del documental de no cambiar ningún aspecto del personaje, si no que muestra cada detalle de él lo mejor posible y logro equilibrar el pasado con el presente de la mejor manera.
Sinceramente creo que Baker no cometió ningún error, el tiempo se llevó su imagen pero no su voz, de la cual me impresione, suave con la idea de que se va a acabar, pero siempre sigue.

Valentina Leyton

Anonymous said...

Este documental fue lento pero a la vez llamativo,este personaje de Chet Baker sin duda alguna me causó mucho interés. Por una parte resultó ser un genio de la música pero por otra un desastre como persona.
Llevó una vida llena de excesos digna de una estrella de la música.
A mí parecer el gran mérito de este documental es la música que asía soportable el lento andar de la película. Si bien, el documental no me gustó mucho creo que vale la pena verlo y entenderlo ya que muestra de forma muy detallada la vida de un grande del jazz.
Al igual que otras personas, me hizo mucho sentido esta frase:
Find something that you really enjoy doing, and then learn to do it better than anybody. And you won’t have any problems.

Esto a mi parecer son más que simples palabras, es una lección de vida.

Ignacio Paci

Sofía Pinedo said...

Me paso que trate de sentir más allá de lo que la información biográfica que Chet Baker me ofrecía. Quise entender el documental desde su composición. Me distraje a veces de las palabras y me fije en el fondo, en la música, en las personas, las voces de compañía, las imágenes, las tomas y sus enfoques, el pasar de los años sobre Baker, las personas y por supuesto, el blanco y negro. Encuentro curioso que todo el documental haya querido vestirse de antiguo, acompañado de esa tranquilidad y deleite de la música Jazz, en la cuál quedó plasmado que Chet es el Messi del género. Aunque no es una música que me llame la atención, le agarre el gusto, escucharla fue gozo, cerrar los ojos y dejar que llenara el espacio, fue simplemente un agrado.
Además, en esos momentos de tranquilidad, logré hacer un razonamiento que respondería al PD2 de Raimundo Gálvez: quizás no importa quién es la persona, con Sixto Rodriguez quedó bastante claro que ese documental no trataba solo de su vida (el quién, era más bien un juego), si no que a gran escala era sobre su música, su creación. Aquí ha vuelto a pasar lo mismo, quizás su historia es relevante, pero lo que realmente importa, es la música. Eso es lo que rescato del documonumetal, su composición artística, simplemente me fascinó.
PD: Quién fuera Chet Baker... me encantaría que mi vida pudieran ser videos y fotos a veces o algún día.

Francisco "Ex-Hamlet" Bernedo said...

Y bueno... Chet. Lamentablemente no le encontré gracia alguna a su música (aburrida sería lo que podría decir ahora, sin tener el menor ánimo de ofender). Documental para fanáticos es mi impresión de "Let´s get Lost", y como no soy fanático no me llamó mayormente la atención. Pero si quiero destacar que está bien hecho, en cuanto a que la forma del documental calza perfectamente con la forma de ser de Chet... Aún así no es de mi gusto, por lo que lo único que me atrevo a decir con toda seguridad es que voy a tener que seguir trabajando con este disoluto sin remedio.

Perdón si no era lo que quería leer, pero es el comentario más sincero que puedo hacer ahora.

Por otro lado, Bowling for Columbine. Aunque el tema fuera totalmente ajeno a mi (venta de armas en estados unidos y las múltiples matanzas que se han producido especialmente en los colegios) igual me llegó porque muestra explícitamente los rasgos más oscuros de una de las potencias mundiales y, muy a mi pesar, no podía dejar de relacionarlas con la realidad de Chile, por lo que este Documonumental me llegó de manera directa. Desarticuló todo lo que creía nuestro y lo expuso como una vil copia de lo que pasa en otras partes del mundo. Aún así me gustó la forma autocrítica que tiene (atacando el patriotismo de los estadounidenses).

Y hay cadáveres.