Monday, July 07, 2008

Eugène Émile Paul Grindel















LA ENAMORADA
Ella esta de pie sobre mis párpados
Elle est debout sur mes paupières
Sus cabellos están entre los míos
Et ses cheveux sont dans les miens,
Tiene la forma de mis manos
Elle a la forme de mes mains,
Y el color de mis ojos que la miran
Elle a la couleur de mes yeux,
Ella se hunde entre mi propia sombra
Elle s'engloutit dans mon ombre
Como una piedra en el azul del cielo.
Comme une pierre sur le ciel.
Ella tiene los ojos siempre abiertos
Elle a toujours les yeux ouverts
Y no me deja dormir con su mirada
Et ne me laisse pas dormir.
A plena luz sus sueños luminosos
Ses rêves en pleine lumière
Hacen evaporar todos los soles
Font s'évaporer les soleils,
me hacen reir
Me font rire,
llorar y reír
pleurer et rire,
Y hablar sin tener nada que decir...
Yparler sans avoir rien à dire...


Ce poème provient du recueil intitulé
" Capitale de la douleur "

15 comments:

Javi said...

Ella está de pie sobre mis párpados
Sus cabellos entre los míos.
Tiene la forma de mis manos
y tiene el color de mis ojos
Ella se hunde en mi sombra
Como una piedra en el cielo.

Tiene los ojos siempre abiertos
Y no me deja dormir
En plena luz sus sueños
Evaporan todos los soles
Me hacen reír, llorar, reír
Hablar sin tener nada que decir.

Javi said...

(veo que es un puzle de las distintas googoleadas)

Un problema las traducciones, al final todo se trata de ver en francés
Lo aprendí el primer día

Anonymous said...

Tu mets de choses qui ne sont pas là. Tu mets l’interprétation dans la traduction. J'aime bien être plus proche aux mots. Parce que les mots parlent en étant signes pas vraiment traductibles. On est toujours proche, mais jamais dans le mot. Il y a des particularités dans la formation grammatical, je pense que on ne doit pas les changer, ils sont finalement une autre manière de signifiance (S’il y a quelques erreurs dans mon écriture, je vous demande de la patience, je suis endormi dans des autres paupières)


L'amoureuse
La enamorada

Elle est debout sur mes paupières
Ella está (de pie) sobre mis párpados
Et ses cheveux sont dans les miens,
y sus cabellos son en los míos
Elle a la forme de mes mains,
Ella tiene la forma de mis manos
Elle a la couleur de mes yeux,
Ella tiene el color de mis ojos
Elle s'engloutit dans mon ombre
Ella desaparece/se vacía/se hunde en mi sombra
Comme une pierre sur le ciel.
Como una piedra en el cielo


Elle a toujours les yeux ouverts
Ella siempre tiene los ojos abiertos
Et ne me laisse pas dormir.
Y no me deja dormir
Ses rêves en pleine lumière
Sus sueños en plena luz
Font s'évaporer les soleils,
Hacen evaporar los soles
Me font rire, pleurer et rire,
Me hacen reír, llorar y reír
Parler sans avoir rien à dire.
Hablar sin tener nada que decir.

Lo sé. Lo sé, lo sé lo sé. said...

Je sais que vous dormez dans d'autres paupières

Andre B. said...

¿no existe otro poema sobre el cual debatir?


Ma femme aux épaules de champagne

Anonymous said...

By firelight
Listening to the silence
Of things we can’t see
Larry Gross
Poem from Haiku: Poetry ancient and modern. Compiled by Jackie Hardy. Vermont: Tuttle, 2002.

----

La Oruga

Te he visto ondulando bajo las cucardas, penosamente, trabajosamente,
pero sé que mañana serás del aire.

Hace mucho supe que no eras un animal terminado
y como entonces
arrodillado y trémulo
te pregunto:
¿sabes que mañana serás del aire?
¿te han advertido que esas dos molestias aún invisibles
serán tus alas?
¿te han dicho cuánto duelen al abrirse
o sólo sentirás de pronto una levedad, una turbación
y un infinito escalofrío subiéndote desde el culo?

Tú ignoras el gran prestigio que tienen los seres del aire
y tal vez mirándote las alas no te reconozcas
y quieras renunciar,
pero ya no: debes ir al aire y no con nosotros.

Mañana miraré sobre las cucardas, o más arriba.
Haz que te vea,
quiero saber si es muy doloroso el aligerarse para volar.
Hazme saber
si acaso es mejor no despejar nunca la barriga de la tierra.

Jose Watanabe. De Historia Natural

Harakiri said...

nunca se ha visto sangrar a una palabra
nunca se ha visto arrancar a una palabra
nunca se ha visto sentir sed a una palabra
nunca se ha visto morir a una palabra

Claudio Bertoni.

palabra que es cierto..

Arquíloco. said...

Arquíloco (bis)

Astados vientos de encendido vino
juntabas a las rosas de las brisas:
era la lanza a tus jornadas lisas
como la arena al sueño sin destino.

¿En qué recodo del cruel camino
te verías llevado por precisas
furias de luz? ¿Qué halagos, qué sonrisas dieron tus llagas a un clamor salino?

¿Qué atardecer, al fin, labró el espejo de tu rostro perdido, en qué añoranzas deshilaba su sombra el mercenario?

Con tu música sola, allí te dejo;
en tu noche de duende sin horario,
frente al hombre de mares y mudanzas.

Nota del Editor said...

la courbe de tes yeux fait le tour de mon coeur...

No deberías olvidarme,
tendría que estar fuera del mundo
Temo no ser sino por este poema
o bien incluso por este cielo cambiante.

estrofa secretasecreta de Paul.
Inédita que en la versión definitiva ha sido sutituida por otras dos completamente distintas.

javi said...

III

Llueve dulcemente en la ciudad

ARTURO RIMBAUD

¡Llora en mi corazón
cual llueve en la ciudad!
¿Qué lánguida emoción
penetra el corazón?

¡Oh, el dulce lloviznar
en calles y tejados!
¡Para un tedioso ansiar,
Oh, el son del lloviznar!

¡Llora en ti, sin razón
corazón hastiado!
¿Por qué, si no hay traición?
Mi pena es sin razón.

¡Y es el mayor dolor
el no saber por qué
sin odio y sin amor
siente tanto dolor!

Javi said...

y la primera de la cuarta es esta:

IV

Ya lo ves: Es preciso perdonárnoslo todo,
y aunque tenga momentos sombríos el azar,
viviremos felices -¿no es cierto?-, y, de este modo,
podremos, cuando menos, ser dos para llorar.

Javi said...

luminoso... son la luz y el dolor

Bienaventurada said...

Bienaventuradas

Las que defienden su sagrada mudez,
Las que al nombrar el mar, provocan millones, millones de olas
Las que se salvan cantando 32 veces la misma canción

Bienaventuradas

Las que muestran sus ojos como faros esplandecientes,
Las que nunca han visto brillar sus ojos,
Las que no saben que sus manos son de aire.
La que no saben que sus alas son de fuego
Las que no saben de su escandaloso interior

Bienaventurada
La que volvió centinela
La que se espolvorea suavemente en el campo de su abuelo
La que busca una estrella más al sur
La que hizo un altar para seguir en silencio

QUE ELLA SEA
CONSIDERADA EN EL REPARTO DEL AMOR

¿Quién es esa que sube del desierto / apoyada en su amado? said...

Hijas de Jerusalén, yo les ruego
por las gacelas y las cabras del campo
que no despierten ni molesten al Amor
hasta cuando ella quiera

CANTO 7 said...

Debajo del manzano te desperté,

vuelve; vuelve, vuelve para contemplarte.