Wednesday, August 29, 2007

T.S.ELIOT Y EL ANHELO POR DESCUBRIR EL "PUNTO DE INTERSECCIÓN DE LO INTEMPORAL CON EL TIEMPO"

 CRITICAR AL CRITICO FUNCION DE LA POESÍA Y FUNCION DE LA CRITICA

CUATRO CUARTETOS
1. BURNT NORTON
2.EAST COKER
3. LAS DRY SALVAGES
4. LITTLE GIDDING
__________________________________________________________
La educación , la critica, la Edad media.
La educación debe de estar imbricada socialmente y dividida en : la instrucción e información que es la que nos introduce en los poderes que otorga el conocimiento y que el yo aprovecha, aunque se diga que debemos introducir el elemento de igualdad de oportunidades para todos, y la educación para la minoría que es consciente de la cultura y que contiene el propósito de formar al ideal social que sería el caballero, representante del buen gusto y de la consciencia social.

Su Crítica Literaria se puede dividir en dos partes: la que se deriva de la idea del mito de la decadencia, sobre todo, de Occidente y la que proviene del estudio y la práctica literarias. En la primera concepción nos encontramos con su viaje hacia la Edad Media en donde el intelectual y el artista no parecen parcelados ni geográfica ni políticamente aunque se encuentra en el juego de las instituciones y de las preponderancias sociales que presupone la división del trabajo urbano así como el origen de las instituciones universitarias, presupone un espacio cultural común.

El intelectual medieval es decisivo en su vínculo con la ciudad puesto que la evolución de la educación se inscribe dentro de los cambios urbanos que van desde el siglo X al XIII ( Jacques Le Goff, 1985: 10). Así, podemos decir que la separación entre la escuela monástica hecha para los futuros monjes y la escuela urbana abierta a todo el mundo es básica para entender la idea en la que T. S. Eliot desea introducirnos sobre la formación constante de una élite intelectual que ya proviene de la Edad Media y, por supuesto, del lado del saber monástico, más que del urbano, sobre todo al llegar al siglo XIII.
El intelectual, es decir, el poeta, para Eliot no será el vendedor de palabras o de cosas temporales, ni siquiera de la ciencia puesto que es algo que no se pude vender por ser un don de Dios.
Jose L. Caramés Lage Universidad de Oviedo ISBN-84-9714-031-1

8 comments:

Tulo said...

Interesante.

Casi física cuántica.

antonia oruga said...

a ser detectives salvajes vamos a jugar?

Jiménez said...

¿Saben por qué les gusta tanto Cats, el musical de Andrew Lloyd Webber?
Pues claro, está basado en un poemario infatil del perla.

Martín said...

A mí no me gustó Cats, pero podría no ser T.S. Eliot el culpable de esto.

Tulo said...
This comment has been removed by the author.
Tulo said...

Los musicales están demasiado overrated, especialmente los de A.L. Webber que son ultra fomes.

El único que salva es Jesucristo Superestrella. Y The Wall, si es que se considera.

antonia oruga said...

Wicked es bueno también!

Tote said...

David Suzuki

Siempre es interesante ver un tema recurrente desde un nuevo enfoque. Suzuki nos presenta el repetido tema del ambiente, que a pesar de ser sumamente importante llega a cansar, sobre todo si se usa constantemente como afiche de campaña política, desde una perspectiva que logra crear una conexión con el receptor que no se ve en los videos de Al Gore. A continuación voy a desarrollar ciertos puntos que fundamentan la genialidad de Suzuki.
Partiendo por el punto más débil, las animaciones en primera instancia dejan mucho que desear, pero si se analiza, las animaciones pasan a ser parte fundamental del impacto que deja este discurso. La simpleza de las animaciones ayuda a entender rápidamente lo que está diciendo, pero al mismo tiempo dejar muy claro que la importancia está en el discurso y no en la imagen. Efectos muy elaborados habrían quitado atención de lo que se quería decir, pero ver a un viejo asiático sentado hablando durante una hora, o las típicas escenas del narrador andando a caballo o encima de un cerro le habrían quitado la originalidad.
Un tema fundamental del discurso es el análisis que hace de la economía. Más que seres materiales, somos seres espirituales, como lo dice el mismo en una parte, en realidad es ridículo que algo material (usando su propio ejemplo) como el material de construcción de una casa tenga mucho más “valor” que la planta con las cenizas de su madre en las raíces. Es impresionante pensar que TODA la riqueza del mundo está distribuida basada en esta contradictoria idea.
El otro tema que más me llamó la atención fue la analogía que hizo con los elementos. Logró transformar una idea supuestamente antigua y pasada de moda y darle un fundamento científico (cosa que últimamente parece ser sinónimo de “actual”). ¿Qué logra con hacer esta comparación? Le da cierto aspecto surrealista o “mágico” a lo que es el ambiente, de hecho, todo lo que dice es un tecnicismo, pero lo hace de tal manera y la idea misma es tan original que realmente convence. La idea del Argón también es bastante impresionante. Desde un punto de vista “científico”, lo del Argón no tiene ninguna relevancia, pero como personas, pensar que estamos compartiendo partículas que estuvieron dentro de Jesús nos mueve. Ésta es la principal fortaleza del discurso, apela a la humanidad y a los sentimientos, más que a los hechos, por lo que es más fácil sentir esa conexión.
Suzuki logra situarse en un punto medio entre lo que es “literatura” y lo que es “ciencia”. La analogía de los elementos no se usó para demostrara la importancia que tienen éstos en la vida, fue para lograr ese vínculo entre realidad y surealidad, entre lo objetivo y lo subjetivo. Se enfoca en llegar a los sentimientos de las personas, pero sin perder credibilidad por los conocimientos científicos que demuestra en el discurso, el hecho de estar hablando de lo tangible por medio de lo intangible.
En general me pareció brillante, hubo muy pocas cosas que no me gustaron, definitivamente no suficientes para decir que es menos que bueno, logra emocionar hablando sobre un tema sumamente científico.

Aquí está mi crítica de Suzuki, todavía dentro del plazo.

José Ignacio Allende
IVºD