Monday, September 24, 2007

Un mini A B C


B/C

En esta oportunidad nos saltamos la "A noir, E blanc, I rouge, O bleu, U vert", de Rimbaud para centrarnos en la B de Borges y la C de Cervantes.
Su t-area ( trabajo de área) es buscar, según modelo de clases, un ejemplo de lectura comparada entre cualquier pasaje de los 54 capítulos que conforman "las cuatro partes de la primera parte de las dos partes que son el Quijote" y el texto de Jorge Francisco Isidoro Luis Borges, que son algunos Borges de Jorge Luis Borges. (SIC ¿alguien sabe que siginifica esta sigla-abreviatura?)
Ultimos datos:
  • Roberto Alifano le preguntó en una oportunidad por qué no usaba su nombre completo, y Borges le respondió "que eran demasiado para un solo hombre".
  • No quiero errores. Ni tipo(a)s que no se enteraron de que esto debe estar publicado para el viernes. Todos juegan.

27 comments:

Javiera.S said...

Mi comparación es bastante particular, ya que más allá de representar las características significativas de Jorge Luis Borges dentro de la escritura de Miguel de Cervantes y Saavedra, tales como el fenómeno que ocurre cuando comenzamos a leer y vamos interiorizando en el texto y en un momento nos damos cuenta que estamos dentro de miles de historias que se han ido sumando a la principal y nos terminan enredando infinitamente, provocando perderse en el curso de la historia, como en un laberinto; en donde paralelamente vamos conociendo nuevas facetas de un personaje extraño que termina por representar los más íntimo de su creador, pero que no le gusta la idea de que todos lo sepan.
Por eso es que B y C aparentan una imagen que es la mascara que muestran al primer paso de una comunicación con el lector.
A pesar de que sería más fácil representar estas constantes en cualquier capitulo de la mitad del libro, he decidido irme por el tema del amor en los dos autores; por eso es que en el caso de Borges el texto que me es mas familiar en el tema es Ulrica de El libro de arena y en Cervantes El capitulo XII de la primera parte de las cuatro partes de la primera parte de las dos partes, especialmente en:
..“La del Señor no me falte, que es la que hace al caso. Y en lo demás sabréis que aunque el tío proponía a la sobrina y le decía las calidades de cada uno en particular, de los muchos que por mujer la pedían, rogándole que se casase y escogiese a su gusto, jamás ella respondió otra cosa sino que por entonces no quería casarse y que, por ser tan muchacha, no se sentía hábil para poder llevar la carga del matrimonio. Con estas que daba, al parecer, justas excusas, dejaba el tío de importunarla y esperaba a que entrase algo más en edad y ella supiese escoger compañía a su gusto. Porque decía él, y decía muy bien, que no habían de dar los padres a sus hijos estado contra su voluntad. Pero hételo aquí, cuando no me cato, que remanece un día la melindrosa Marcela hecha pastora; y sin ser parte su tío ni todos los del pueblo, que se lo desaconsejaban, dio en irse al campo con las demás zagalas del lugar, y dio en guardar su mesmo ganado. Y así como ella salió en público y su hermosura se vio al descubierto, no os sabré buenamente decir cuántos ricos mancebos, hidalgos y labradores, han tomado el traje de Grisóstomo y la andan requebrando por esos campos; uno de los cuales, como ya está dicho, fue nuestro difunto, del cual decían que la dejaba de querer y la adoraba. Y no se piense que porque Marcela se puso en aquella libertad y vida tan suelta y de tan poco o de ningún recogimiento, que por eso ha dado indicio, ni por semejas, que venga en menoscabo de su honestidad y recato: antes es tanta y tal la vigilancia con que mira por su honra, que de cuantos la sirven y solicitan ninguno se ha alabado ni con verdad se podrá alabar que le haya dado alguna pequeña esperanza de alcanzar su deseo”..

Ya que encuentro que en los dos se puede apreciar una admiración por esa mujer que es ajena a sus vidas pero que sin embargo no pasa desapercibida aunque directamente ni Borges o Cervantes está realmente interesado en ella, si no que ven algo especial en su persona creándole expectación como a los demás. Además no cabe decir que cada uno ya tiene su amor; en el caso de Borges, apasionado por los libros y la literatura, entre otras, no dejando de lado que nunca escribe del amor como tal; y Cervantes tenía a su Dulcinea; por eso es que quizás Ulrica y Marcela son más accesibles en la realidad.

Anonymous said...

J.A O'Ryan

Creo que una caracteristica comun que poseen Jorge Luis Borges y Miguel de Cervantes es su constante muestra de erudicion, lo que se puede apreciar en la constante cita a otros autores o textos, y no solo citandolos, sino que tambien explicando de que se trata y cual es su contenido y como marcaron la historia estos textos, lo que demuestra que son personas cultas.

Anonymous said...

Bueno luego de haber tenido la posibilidad de admirar a Jorge Luis Borges y ahora aprender de Cervantes e podido llegar relacionar un par de cosas en ambos, y no seria raro por la gran admiración que demuestra Borges hacía él,y la cual es que al revisar la escritura del Quijote me puedo dar cuenta que Cervante tampoco se deja mostrar tan fasil, al igual que Borjes, ya que en ciertas partes integra palabras y frases que a uno lo lleva a perder la lectura y la linea del libro, a demás que también de apoco cambia el narrador pasando a tomar el protagonismo de la obra Cervante y comentando y narrando ciertas partes de la historia y de su historia.

Vicente Balmaceda

Wokar said...

Haciendo un contraste entre pasajes y textos específicos me llevaría a la misma respuesta, y si lo hiciera, y encontrara cualquier otra constante, sería mera coincidencia, por lo que me valgo de mi lectura a groso modo. Primero que nada es de destacar que ambos autores fueron, o así lo asemejan por su escribir, increíblemente cultos y probablemente también, grandes lectores. También es común entre ellos que de manera totalmente intencional intentan confundir al lector, por lo que se les podría caracterizar como laberínticos, claro que con distintos objetivos. (Mientras B intenta hacer una selección de los lectores capaces, C intenta parodiar las, según su criterio, ridículas novelas de caballerías). Tengo que decir que solo hasta este punto puedo relacionarlos, porque creo que cualquier otra relación sería algo forzosa. Primero que nada, vivieron con cerca de cuatrocientos años de diferencia, por lo que está de más decir que el contexto histórico es drásticamente distinto, y sus vidas no se asemejaron en lo más mínimo. Mientras la vida de Cervantes se vio marcada por la mala suerte (hasta el Quijote lo tuvo que escribir en la cárcel), no se podría decir lo mismo de Borges que gozó de cierto éxito. Ni siquiera las intenciones (o las que yo creo que fueron sus intenciones) para escribir entre ambos son similares. Está claro que Borges leyó el Quijote y lo más probable es que haya sido uno de sus libros favoritos, pero esta relación no es recíproca. Así que me repito, creo que buscarles cualquier otra relación sería buscarle la quinta pata al gato, y me quedo con sus siglas profe, HSI.
Y la sigla SIC, creo que es para decir que lo anteriormente mencionado es literal, por lo que de cierta manera excusa faltas ortográficas o de sentido.

Anonymous said...

Profesor lo vuelvo a escribir ya que tenía unas faltas de redacción demasiado groseras, disculpeme.

Bueno luego de haber tenido la posibilidad de admirar a Jorge Luis Borges y ahora aprender de Cervantes e podido llegar relacionar un par de cosas en ambos, y no seria raro por la gran admiración que demuestra Borges hacía él, y la cual es que al revisar la escritura del Quijote me puedo dar cuenta que Cervantes tampoco se deja mostrar tan fácil, al igual que Borges, ya que en ciertas partes integra palabras y frases que a uno lo lleva a perder la lectura y la línea del libro, a demás que también de apoco cambia el narrador pasando a tomar el protagonismo de la obra Cervantes y comentando y narrando ciertas partes de la historia y de su historia.

Vicente Balmaceda

Rafael Vega said...

Una gran similitud que presentan el Quijote y 7 noches (para no incorporar la poesía de Cervantes ni los textos de Borges) son que están hechos por 2 hombres lucidos, incorporados en el mundo de los libros, llenos de frases, citas, textos y personajes que claramente se ven expuestos en los textos de estos señores.

Otra similitud que identifique es la idea de “Cuentos dentro de cuentos” y el enlace que se presentan entre distintas historias, formando al final un solo relato, mirado por todas sus perspectivas.

Anonymous said...

Borges y Cervantes

Aunque a ambos escritores los separan varios años, podemos encontrar en ellos algunas similitudes. En el mes anterior tuve la experiencia de leer el libro “Siete Noches” de Borges en el cual citó, no una, si no varias veces al famoso libro “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes. Esto demuestra el profundo interés, casi obsesivo, que Borges tenía con este gran libro, no solamente citaba y recordaba a Don Quijote si no que también utilizó muchas características del antiguo, pero no olvidado escritor, Miguel de Cervantes, algunas de las cuales nombraré a continuación.

Una de las más notorias es la manera en la que están escritos ambos textos, ya que el Quijote llevado por su locura y fantasía, habla tratando de imitar un castellano antiguo que lo lleva a utilizar requiebros, con el fin de parecerse a los honorables caballeros de sus queridas novelas de caballería. La similitud con Borges, es que él también explica sus ideas de una manera particular, abordando una misma idea por todos los puntos posibles, él con estos requiebros nos dificulta el acceso a su obra.

Por otra parte las citas están muy marcadas tanto en el Quijote (Cervantes) como en Borges. El señor hidalgo, ferviente lector de novelas de caballería, conoce a casi todas las novelas habidas por haber, por lo que sus citas provienen de los diversos libros leídos, destacando a las más importantes que desataron su inspiración para llegar a ser un noble y destacado caballero andante. De la misma manera, en Borges, podemos apreciar esta característica que nos demuestra su ilustración, gracias a la cual son posibles todas las citas que en sus obras se rescatan. Sin embargo, un dato muy importante es que en ambos escritores, parte importante de las citas son inventadas o alteradas, con el objetivo de favorecer el desarrollo de su obra.

Por último el dinamismo de las historias relatadas por ambos autores, hace que se diferencien de los demás. El importante personaje del Quijote va pasando diversas aventuras, las que cada vez agregan una historia que muchas veces nos llevan a otra y así sucesivamente, sin necesariamente alejarnos del relato principal, Borges dándose cuenta de lo interesante e inteligente de esta característica de Cervantes, la hace suya utilizándola en distintas narraciones.

Estos escritores que tienen grandes diferencias en lo cultural, en lo que se refiere a su época, a su distinta nacionalidad, al vivir en diferentes sociedades, seguramente los llevó a tener experiencias totalmente distintas, lo que podría haber hecho que sus estilos fueran completamente opuestos o por lo menos que difirieran en más de alguna característica importante. Contra toda suposición, pude apreciar que estos escritores tienen más puntos en común que muchos otros que pudieron haber tenido características externas más parecidas, o simplemente realidades más cercanas.



Andrea Quezada III ° B

Anonymous said...

Borges y Cervantes

En el libro 7 noches, Jorge Luís Borges nos habla de varios autores y libros, entre ellos, nos habla de Miguel de Cervantes y su Don Quijote de la Mancha, un gran libro que cuenta la historia de un hombre común y corriente, igual que todos, pero a diferencia de todos, que se atreve a marcar una diferencia y a luchar por sus ideales, los cuales no son muy lejanos como se demuestra en el libro.
Tal como lo escribí anteriormente, Borges escribe desde más allá de su país, está fuera de este mundo. Tiene establecida su propia estructura para expresarse.
El menciona bastante los espejos en las siete noches, sobre esto, yo destaco una cita que hizo de Banchs: “el espejo es un ser humano, es hospitalario y fiel y luego nos acostumbra a que veamos el mundo aparencial, un mundo aparencial que al final se identifica con el poeta. El poeta es el que quiere ver al Huésped, el amor.”
Si tengo que relacionar esto con la lectura que llevo hasta el momento sobre el Quijote, siento que este hombre quiere hacer el bien. Quiere vivir la vida como si fuera una obra de arte.
Es un ser humano, y creo que se quiere expresar que, en la vida no existe la gente loca o no loca. La vida es como cada uno la quiere ver. Por eso, esa cita del espejo me gusta tanto.
Borges y Cervantes nos quieren ambos ayudar a abrirnos e interesarnos por la mentalidad erudita y tan creativa, en la cual nos muestran su visión de la vida.

Ignacia.

Anonymous said...

Entre Miguel de Cervantes y Jorge Luís Borges podemos encontrar varios parecidos. Todos sabemos que Borges es un gran admirador del Quijote y que este libro tuvo gran importancia en su experiencia como lector y autor ya que lo menciona reiteradamente en sus libros y cuentos, además de seguir en muchos momentos el mismo modo de escritura que Cervantes. Este modo, para mí, es claramente lo eterno, o mejor dicho, lo infinito. Si nos fijamos en el Quijote, todo lo que hace Cervantes a través del libro es tratar de confundir a sus lectores, como por ejemplo, hace la lectura más compleja usando un lenguaje de caballería fuera del contemporáneo, incluso para su época y contando historias poco relevantes dentro de la historia para sólo enredar y esconder la verdadera trama o gracia del libro logrando que únicamente los pacientes de leer con calma el libro puedan encontrarlo y disfrutarlo.
Lo que acabo de describir es la constante principal de Borges solamente que en vez de ser un lenguaje complicado o un enredo entre el primer autor, el segundo y el narrador, son innumerables citas y cada una con su respectiva explicación. A mí juicio, el gran parecido entre ambos escritores es que no sé si inconscientemente, pero Borges se inspiró en el Quijote para desarrollar su propia forma de laberinto de la cual sólo los más aptos pueden salir.

Panchita Araya

Martin Infante said...

Cervantes y Borges son dos escritores que para su lectura necesitamos claramente tener como ciertas claves para entenderlos, las cuales son casi las mismas. Los dos escriben tratando de poner como una historia en lo profundo de la frase, es decir, ponen ese tunel para poder pillar al lector. Tambien y lo que no puedo dejar atras es que los dos son grandes sabios y unos come libros, notandose en su tendencia a citar a autores de otros libros ajenos al propio. Estos dos son los grandes autores de habla hispana que son reconocidos por cualquier estudiante y que ademas son de lectura obligatoria para quien se considere un lector.

Anonymous said...

La verdad es que nunca logré conectarme mucho con Borges, por lo que hacer una comparación no se me hace muy fácil, pero hay detalles que se logran ver a simple vista. Estos detalles no son ninguna novedad ya que después de los largos párrafos de mis compañeros no creo que pueda decir algo nuevo, pero voy a nombrar las similitudes que para mi son mas importantes, partiendo por el hecho de que ambos son grandes lectores, y creo que es una característica que no muchos escritores logran demostrar, los dos tienen un mundo en conocimientos literarios.
Otro parecer que tienen es el hecho de que se dan el lujo de seleccionar a sus lectores, no cualquiera puede descifrar los laberintos formados por Borges y Cervantes, siendo esta la mejor forma de espantar a todo aquel que no tiene la capacidad de seguir adelante con la lectura.
Y por último, así como para hacer referencia, la admiración que se tienen a ellos mismo, que a mi parecer, siendo un poco irrespetuosa, creo que son un poco egocéntricos, pero ojalá me esté equivocando.

Andrea Giacaman

Paula, en un último y desfallecido intento said...

*La sigla-abreviatura SIC viene del latín “sic” que significa “así” y se utiliza para indicar que es una cita textual.

Borges vs. Cervantes
“… los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas os fortifican y os hazen merecedora del mercemiento que merece vuestra grandeza.”

¿Hubiese pensado alguna vez Miguel de Cervantes y Saavedra que sus textos iban a ser comparados burdamente por una joven de 17 años con los de un hombre llamado Jorge Francisco Isidoro Luis Borges? Lo dudo.

Y sin embargo, eso es lo que está pasando en este momento.

Muy a mi pesar he de hacer una comparación basándome únicamente en mi escaso conocimiento de la materia, cosa poco alentadora y ciertamente muy aterradora. Pero dado que si pretendo avanzar debo tener valentía y audacia, a falta de mejores palabras, me voy a arriesgar en singular combate siendo una sola encantadora la que acomete estos textos.

Tenemos por cierto que para Borges “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” fue una influencia significativa, una de sus inspiraciones por así decirlo. Podemos encontrar numerosas citas referentes a Don Quijote en sus textos que denotan una ferviente admiración.

Cuando leí a Borges, lo primero a lo que mi atención se vio atraída fue a la manera laberíntica que tenía de escribir y cómo seguía muchas veces caminos de forma circular, guiándome nuevamente al punto de partida en reiteradas ocasiones. Al leer a Cervantes, vi varias ocasiones en las que también intentaba evadir al lector, confundiéndolo, enredándolo y dejándolo seriamente perdido en, no sólo un tiempo completamente diferente al nuestro, sino que en un lenguaje ya casi olvidado. Sin embargo, en eso tienen sus diferencias: mientras Borges se oculta tras su obvia erudición y crea elaborados espejos, Cervantes nos confunde con la parodia y con la burla a un lenguaje hace ya eones oxidado. “La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura” (Primer capítulo de las primera parte que es parte de las cuatro partes que forman la primera parte de las dos partes que son el Quijote), quien intentase descifrar esto, sin duda acabaría como lo hizo quien tenía el sobrenombre de Quijada, o Quezada. Espejos, espejos. Parodias, parodias.

Otro elemento que me causa particular gusto es el sarcasmo de Cervantes, que para algunos es poco evidente y que para otros salta a la vista. En el capítulo VI por ejemplo, cuando el Cura dice “Ahí anda el señor Reinaldos de Montalbán, con sus amigos y compañeros, más ladrones que Caco, y los doce Pares, con el verdadero historiador Turpin…”, ¿Llamar “verdadero” al arzobispo al cual se le atribuyó una falsa Crónica de Carlomagno? ¿Será eso ironía por casualidad?
En Borges, la ironía se da de una forma mucho más sutil y mucho más disfrazada, es casi imperceptible.

Además, esta la Locura (con mayúscula incluida y no por mero capricho mío) que parece ser el tema principal del Quijote: una locura que lo ataca de dos maneras, a veces como ilusiones a su alrededor, otras haciéndole creer que es otra persona. El mismo Cervantes mientras escribe denota un grado de locura muy peculiar, como si la novela ya le hubiera cambiado, como si le hubiera trastornado. Por otro lado, el Quijote es un ferviente lector, tal como Borges, con la única diferencia de que no se contenta con viajar imaginariamente desde su sillón, sino que va a buscar las aventuras que describen sus amados libros. En Borges, hay una locura que más que locura es obsesión, pero una de diferente calibre y de diferente origen que aquella que aqueja al nuestro hidalgo: encuentros y desencuentros, consigo mismo y con los demás, el infinito y lo finito, la angustia del no llegar…

Javi said...

Borges es también un viejo loco que "perdió la cabeza" por culpa de los libros.

Jiménez said...

Paula, extra-ordinario su comentario. Leánlo de nuevo.

Anonymous said...

Más allá de los laberintos que tienen en común, de los obstáculos que ambos ponen en su escritura, de su evidente erudición, de la inagotable temática que los dos ofrecen, de las obsesiones que no pueden negar en sus personas, de la determinación y amor propio que poseen y las múltiples visiones y perspectivas que cada ángulo ofrece dentro de ambas historias, creo que todo se resume a lo esencial de cada uno: la locura de Cervantes, y la ceguera de Borges, que en esencia son lo mismo y es justamente lo que permite la inmortalidad de ambos, dejándolos en un mismo plano de infinitud.
Que es lo la ceguera le permite a Borges…trasformar su realidad, reproducirla, sustituirla, siendo esto mismo lo que hace Don Quijote con su locura, superando así la ficción a la realidad, dejando Borges al lector, o Don quijote a Sancho, en un gran principio de incertidumbre. En el fondo, como ya han mencionado numerables veces antes, ambos son lectores, libreros apasionaos e irracionales que perdieron la cabeza por los libros, dando así comienzo a un sin fin de aventuras, falsas o verdaderas, que comparten por medio de su gran imaginación.

Camila Sibisa

Santiago said...

Don Jorge Miguel Francisco Isidoro Luis de Cervantes Borges Saavedra, alias Don quijote de la Panza, muchas veces nos trae confundidos por el mundo. Algunos aseguran que esto se debe a sus variadas locuras, otros insisten en que su laberíntica forma de escribir nos enreda. Hay quienes dicen que no entendemos su ironía, o que su erudición nos supera. Yo más bien pienso que estamos confundiendo algunas personas. Que tal vez hay alguien dentro de alguien dentro de alguien contando una historia dentro de una historia dentro de una historia donde los personajes se mezclan.
Parece que el que se enredó soy yo.

Anonymous said...

CERVANTES v/s BORGES

Si bien hay unos cuantos años que separan a Cervantes de Borges, hay mucho del estilo de Cervantes que hasta el día de hoy sigue prevaleciendo, esto lo demuestra excepcionalmente Borges y nos basta con leer sus “7 noches” para que él mismo lo reconozca y señale que uno de sus libros “fuentes” es el Quijote y lo cita constantemente.
De los aspectos que se repiten entre estos dos grandes autores son el de tejer laberintos para que solo lectores seleccionados (personalmente) puedan llegar al centro de la historia, que solo algunos puedan escuchar la voz, tanto de Borges como la de Cervantes, que íntimamente nos muestran un pedazo de ellos y aquellos que no son capaces de sortear las dificultades de este “laberinto”( como el lenguaje elevado, la erudición, las citas dentro de otras citas, las historias dentro de otras historias que se entrelazan pero que a la vez son distintas etc...) solo se quedarán con lo que dicen las hojas de sus libros y no con la magia que hay detrás de ellas.

Anonymous said...

Mi nombre : Josefina Barrena

Anonymous said...

Cecilia P.
( Cervantes & Borges )

Es bastante curioso observar los escritos de Jorge Luis Borges y comparalos con el Quijote de Cervantes, ya que se observa una similitud bastante peculiar en su forma de escribir, la cual radica en que ambos hablan de forma amistosa, casi con ternura hacia los lectores, poniéndose ellos en el mismo nivel que el lector, siendo que normalmente uno se espera que el escritor conozca de mejor forma a los personajes y sea distante, pero sin embargo, Cervantes y Borges logran romper con el estereotipo habitual, logrando crear un vínculo bien especial entre ellos y el lector, siendo que en los otros casos, los lectores generalmente se identifican con los personajes, y al escritor apenas lo conocen.

Este acercamiento que logran ambos, permite al lector sentir cariño por el escritor e incluso llegar a conocerlo bastante, pero como ya se ha dicho antes, primero se deben leer sus obras con espiritu de niño, esto es, sin dejarse llevar por las citas que hacen, sino que familiarizarse con el lenguaje que utilizan y vislumbrar a traves de la gran enredadera que son los escritos y que tapan la verdadera esencia del escritor. Simplemente dejarse llevar por lo que uno va sintiendo a medida que lee, sin preocuparse tanto de aprenderse de memoria los personajes.

Al lograr esto, se logra la cercanía antes mencionada, y que la lectura se convierta en algo mas que solo palabras, consiguiendo de esta forma que la obra quede grabada en la mente de cada uno de forma significativa,a demas del autor, por lo que queda eternizado en la memoria del hombre, produciendo una imagen que se va inculcando de generacion en generacion. Esto esta claramente visible en el quijote, pues ¿quien no ha oído hablar de un caballero de la mancha que junto con sancho panza pelea con molinos..

Pero que quede claro que esto es tan solo una imagen que todo el mundo posee, pero muy pocos se atreven a acercarse mas al tema, pues quien se lee el quijote o a borges???

La mayoria prefiere basarse en opiniones e imagenes de ambos escritores, por no enredarse en un juego de palabras, que parecen complicados, pero en verdad es simple si uno mira atentamente.

Invito a todos los que quieran entrar al juego, a darse el tiempo de poder apreciar y observar mas detenidamente las obras de ambos escritores, pues si se fijan, realmente no es tan difícil como parece el entenderlos, como ya mencione antes. Bueeno la invitación esta hecha y para finalizar puedo decir que esta similitud ya antes mencionada entre ambas mentes brillantes
ha sido la causante de que sus obras sean tan reconocidas mundialmente

Anonymous said...

Mejor tarde que nunca he escuchado decir por ahí…

Ya todos sabemos de la erudición de Borges, así también como su mucho interés por el Quijote. Ya claro está que no es una preferencia de mero azar, sino que este es uno de los grandes textos que lo inspiran, a la vez que lo envuelve en obsesión. Podríamos efectivamente considerarlo como inspiración para Borges, por las similitudes que hay entre ambos. La principal a mi juicio es la locura del Quijote (causada por la lectura de las novelas caballerescas) que lo envuelve de las dos maneras que ya todos conocemos, y la locura de Borges, que siendo de otro tipo, tienen sus parecidos. La locura lleva al Quijote a querer transformar la ficción en realidad, llevando una lucha por los ideales y valores, en un mundo donde ocurría precisamente lo contrario. En el caso de Borges, la locura lo incita a transformar el mundo de sus escritos en algo lleno de ficción.

S. Novoa

Anonymous said...

Creo que nos falta mucho por leer para tener la osadía de ponernos a escribir tanto con alguna pretención literaria. Como dijo alguien por ahí todos los libros del mundo están esperando a que los lea. Por qué ese afán por hacernos escribir tanto profe?..

Si entendemos por locura la privación del uso de la razón creo que emitir ese juicio para con Borges o Cervantes es errado, es más, me parece que la razón, para Borges, es un tormento irremediable. Para Cervantes también, quizás.
Características comunes hay infinitas, es decir infinitas para B e infinitas para C (entonces infinito mas infinito es infinito), si tengo que decidirme por una yo hablaría de la ficción. En Borges es majestuoso el trato de la ficción literaria, en Cervantes también es notable. La común majestuosidad con que elaboran sus personajes. Ese esplendor literario es bastante escaso y requiere una imaginación ciega. A Borges y a Cervantes los tracsiende su propia palabra (escrita).
Ya está todo escrito en alguna parte.


José M. Fernández de Rota

Alejandra Alarcón. said...

Luego de caminar detrás de Don Quijote en mi “jumento”, me doy cuenta de que tan grande es su parecido a la espalda y sombra de Jorge Luís Borges…Ambos, guiándome por un camino confuso lleno de engaños. Me sentí identificada con Don Quijote y Sancho Panza con respecto a ambos autores, que utilizan su sabiduría e inteligencia para perdernos en el camino y colocar cada vez barreras más altas que escalar, siempre caminando y cabalgando muchos pasos más allá de mi, que cuando menos me lo espere doblaran por un pasadizo del laberinto y al yo alcanzarlos finalmente, les habré perdido la pista por completo. Me he dado cuenta también, de que para leer a Cervantes y a Borges, hay que colocarse una venda en los ojos, usar los ojos del ciego para continuar aquella loca pero interesante aventura que ambos proponen a su propia manera. El mismo Don Quijote no veía más allá de su nariz, colocándose la venda de lo irreal para no ver lo real, y sólo así fue que pudo llevar a cabo sus viajes junto a su escudero y después gran amigo Sancho. Lo mismo hace Borges, para poder avanzar debemos ser ciegos y no ver los constantes reflejos en sus espejos y palabras, títulos que ambos autores nombran y nombran… ¿Lo más curioso?, muchos libros de cuyo nombre no quiero acordarme irán haciendo eco en cada uno de los escritos de los autores, y tomando cada vez más fuerza, se preocupan de que no los olvidemos y que quede la marca C&B en nuestra memoria. Tal vez continúe caminando detrás de estos dos caballeros y sus corceles que aunque sean flacos y ancianos tienen la fuerza suficiente para seguir andando, dejándome siempre mil y un pasos atrás, viendo al contraste del atardecer una figura alta, delgada y su caballo…a su lado una pequeña, rechoncha sobre un burro…y de la nada, aparece otro jinete…y luego otro…y otro…y así hasta que todos tienen relaciones tan estrechas como el agua la tiene con los peces.

Sole Etcheverry said...

De la B a la C

Suponiendo que nunca es tarde

Leyendo el Quijote me di cuenta de que probablemente el libro que mas he LEIDO es 7 noches de Borges (aunque mi trabajo de ese momento no lo refleje). Me paso, como nunca antes me había pasado, que logre reconocer a Borges en muchos de los pasos que Cervantes daba a través de su hidalgo. Vi tanto de Borges en la escritura del Quijote que el viernes cuando respondimos a la pregunta única, llegue a pensar que el autor de la frase “si los caracteres de una ficción pueden ser lectores o espectadores, nosotros, sus lectores o espectadores podemos ser ficticios”, era el mismo autor del Quijote, lo que apoya bastante la teoría de que todo lo escrito es parte de un mismo libro.
Creo que uno de los puntos de congruencia mas evidentes es la biblioteca del propio Don Quijote, que es casi como estar en la biblioteca de un Borges unos siglos mas antiguo que el “real”, en mi opinión esta es una de las formas en que Cervantes muestra su erudición, al igual como le encanta hacerlo a nuestro casi amigo Jorge Luis, aunque creo que Cervantes logra hacerlo de una forma mas sutil y menos egocéntrica que Borges.

Anonymous said...

Borges v/s Cervantes

Mi comparación la verdad no es nada nuevo a lo que he ido leyendo en los post anteriores.
Primero creo que nos falta mucho por leer de ambos para lograr una comparación válida, pero con lo que hemos leido hasta ahora voy a dar mi opinión.

Borges tiene ciertas constantes muy interesantes pero a la vez muy confusas y ahora leyendo el Quijote me hacen más sentido.
Como dijo Borges, todos los libros son un libro y no me cabe duda la relacion entre los dos.
Lo de los laberintos, te dan las herramientas para encontrarlo, el punto de encuentro con ambos, pero después de un largo proceso de lectura.
Proceso que con Borges logre, y con Cervantes todavía no.
Lo eruditos que son, creo que también es un punto en común, nos muestran que lo saben todo aparentamente. Las millones de citas, frases, que inscitan a seguir leyendo a seguir descubriendo este único gran libro.

Bernardita Mansilla

*perdón por la hora, no pude antes.

Anonymous said...

Borges / Cervantes

Los libros de ambos personajes son claramente laberintos, muchos espejos, muchos enredos. Borges a través de los libros (suyos y ajenos), sueña y viaja por el mundo que no puede ver, por su ceguera y por su edad (se que no siempre fue viejo pero creo que son necesarias varias vidas para poder llenar de conocimiento esa memoria y satisfacer esa sed de viaje que tenia Borges).
Por otro lado Cervantes que vivía en una época donde las aventuras y los mundos nuevos estaban al alcance de la mano, no lo pudo conocer porque no tenía mano (o solo la tenia mala??), sus afanes por conocer los frustraron los moros y los que permitían venir a América. Como no pudieron vivir las aventuras. Se pusieron a leer llegando a ser muy eruditos los dos, los dos escribieron de la misma manera, el que no sabe entrar no puede, uno se pierde entre las citas, el vocabulario y las locuras de todos( de Borges, de Cervantes, del Quijote y quien sabe de que otro personaje creado por esas brillantes mentes).
El quijote es y será siempre (barquito que nunca se detiene) lo que ambos escritores nunca pudieron ser de verdad, el viejo loco que lo deja todo por su sueño, por sus libros y sus aventuras. El Quijote es ese gran lector como ellos pero que se atrevió a lanzarse al agua para navegar por siempre en la memoria de todos, como decía el mismo Borges, a el podrán olvidarlo, a Cervantes también, pero al Quijote y sus molinos nunca. Por ser un libro que muy pocos leen pero que todos conocen ya esta en la tradición oral y en el subconsciente de todos.

Francisco Marin

Gatto* said...

Borges v/s Cervantes

La verdad es que después de mi lectura de “7 noches” y “El Quijote” me pude dar cuenta de muchas cosas. Primero que nada comprendí muy bien el por qué Borges tiene como inspiración al Quijote, porque cada vez que iba leyendo iba viendo a Borges por ahí, al lado de Sancho o en el loco Cardenio entre las montañas y los árboles, incluso lo vi dentro de la jaula con el Quijote cuando éste se volvía, engañado, a su pueblo.

El encontrarme nuevamente con los laberintos (por que ya con el simple lenguaje que se usa en el libro uno queda un poco desorientada), esos que juegan con tu imaginación y tu ingenio hasta llevarte poco a poco a entender las cosas, y a verlas con tanta claridad que estremece. Me encontré con un personaje que me enseño tanto como Borges, sobre como enfrentar mi lectura y quizás, por qué no, la vida.

Ambos autores tuvieron la capacidad de hacer que fuera metiéndome en el texto a tal punto de quedar completamente sumergida en él y sin darme cuenta, manteniéndome alerta de lo que iba a pasar y constantemente tratando de adivinar como iba a terminar cada cosa, no-ta-ble.

Entonces quizás como conclusión (no, en verdad no conclusión porque para poder hacer una buena conclusión necesito leer más de ambos autores, pero algo parecido) puedo decir que Borges es Cervantes y Cervantes es Borges, ambos se encuentran el uno al otro de alguna u otra manera entre las palabras que escriben, ambos te dejan igual reflexionando cuando cierras el libro, ambos te hacen pensar y expandir tu imaginación, ambos son increíbles.


p.d: Estimado Profesor Hernán, ¡mejor tarde que nunca!

JAVIERA SOFFIA. PRUEBA DEL QUIJOTE said...

QUIJOTE.

1. ¿Por qué Cervantes ridiculiza a los caballeros?

Cervantes ridiculiza a los caballeros porque quiere burlarse de las novelas de caballería y pastoriles porque le parecen inútiles para la vida ya que es como si los caballeros no tuvieran vida, porque buscan salvar a los débiles y necesitados pero realmente no es lo que quieren, si no que lo hacen por conseguir a una mujer que los ame por lo maravillosos que son al salvar a otros.
A pesar de estas razones, también las quiere criticar porque no entiende como pueden tener tanto éxito esas novelas y otras pasar desapercibidas o en qué pensaba la gente para leerlas.
Por eso es que quizás en forma de burla escribió un libro tan extenso para burlarse de algo que podría haber escrito en menos páginas.
Junto con esto Cervantes a través de esta novela diferente quiere marcar el transcurso de las novelas caballerescas creando una historia totalmente diferente a las demás, en donde todos los aspectos son los que no deberían haber en una novela caballeresca, creyendo que así lograría quedar en la historia de la literatura con una ingeniosa novela en donde su protagonista no es el común caballero héroe de los débiles.

2. ¿Por qué existen tantas historias secundarias? ¿Qué importancia tienen?

A pesar de que la historia central sea Don Quijote, las historias secundarias que no tienen relación con el protagonista intentan demostrar que hay algunos elementos que nunca van a faltar, ya que están presentes en cualquier momento, por ejemplo el amor, el cual se manifiesta de diferentes formas pero a la vez siempre llega a lo mismo. Por eso es que todas las historias secundarias están relacionadas entre sí de alguna forma y hacen que muchas veces Don Quijote sea capaz de reflexionar sobre su propia experiencia y logre cambiar disminuyendo aunque sea levemente su locura.

3. A pesar de que Sancho le advierte a D.Q que lo que trama no será valido ya que nada pertenece a la realidad, ¿por qué D.Q sigue actuando igual?

Don Quijote sigue su camino a pesar de las cosas que su escudero le diga ya que tiene un objetivo claro, el cual trata de salvar a quien necesite de su ayuda, ya que se debe demostrar y mostrarle a los demás que es un hombre valiente y digno de ser caballero. Por eso es que su escudero es una persona que no sabe expresarse bien o quizás no tiene los conocimientos necesarios para tener la autoridad de mandar a Don Quijote, por lo que lo debe seguir en todo lo que diga, siguiendo con su humildad y carisma hasta que se logren los objetivos planteados por Don Quijote y así lentamente acercarse a los íntimos que tiene Sancho.

4. ¿A qué se debe la invención de Alonso Quijano de ser otra persona?

Se debe a que siendo él mismo no logra cumplir sus objetivos ni ideales por lo tanto finge ser otra persona para tratar de cumplirlos y cree que así podrá hacerlo, ya que todavía no logra conocerse íntimamente. Si estuviera en su sano juicio no sería capaz de hacer las mismas cosas que hace Don Quijote y que lo hacen tan feliz, ya que se crea un mundo totalmente nuevo y que según su parecer es hermoso y perfecto, en donde todo es color de rosa.

5. ¿Qué es Aldonza Lorenzo para Don Quijote, y para Alonso Quijano?

Para Don quijote Aldonza Lorenzo o más bien, Dulcinea, es su musa inspiradora de todas sus aventuras, gracias a su existencia es capaz de soportar cualquier mal ya que cree que si el no hace cosas de caballeros, no merece amarla ni que ella lo ame, aunque ella no piense en el, ya que todo es un invento en la mente de Don Quijote.
En el caso de Alonso Quijano, Aldonza no es más que una mujer cualquiera en el caso de que estuviera cuerdo no la miraría como su mujer, pero como no lo está, cree que es la mujer para Don Quijote.

6. ¿Por qué D.Q confunde los molinos con gigantes?

Don quijote confunde los molinos con gigantes porque ve su vida como una aventura en la cual todos los sucesos son en su contra en donde está probando su capacidad de sobrevivir cada instante. Por eso es que Don quijote se ve retado a pelear con gigantes, los cuales verdaderamente no son más que molinos de viento alejados de él pero que este decide acercársele en actitud de reto, a pesar de que Sancho le diga que no son gigantes y que tampoco quieren pelear con el.

7. ¿Qué es la poción mágica creada por D.Q?

Don quijote al creer que inventa una poción mágica que realmente cura sus males causados por una lucha como caballero se hace creer a si mismo que es un verdadero caballero ya que solo a él le hace efecto porque es un verdadero caballero a diferencia de Sancho que no le cura los males, por eso la poción hace que Don quijote siga creyendo en que es un verdadero caballero a pesar de que sea su mente la que cura sus males.

8. ¿A qué se atribuyen las situaciones complicadas que ha tenido que sobrellevar D.Q y Sancho?

Más que nada, las situaciones que le ha tocado vivir a Don Quijote en compañía de Sancho son consecuencia de los propios actos y decisiones de Don Quijote, ya que inconscientemente este va creando situaciones de riesgo ya que se cree un caballero que está dispuesto a aceptar cualquier reto que el medio o las personas le impongan. Sancho Panza al ser una persona burda, humilde, ignorante, no tiene opinión frente a las situaciones, solo es capaz de acatar lo que diga Don Quijote.
Aunque a primera vista esto sea irreal con el tiempo todo se vuelve más real y Sancho forma parte de esta vida inventada, pero que a la vez son situaciones emocionantes y complejas que los han unido en amistad a través del tiempo que han vivido juntos.

9. ¿Qué hacen los que no están locos para acabar con la locura de D.Q?

La primera acción que tomaron los que no estaban locos fue eliminar lo que le causó el mal a Don Quijote, es decir, los libros de caballerías, por lo que se deshicieron de ellos a penas Don Quijote se fue. Luego se les ocurrió disfrazarse de otras personas que Don Quijote conocería en sus aventuras por el campo y trataría de ayudar, esto haría que fuera más fácil el regreso de Don Quijote a la aldea, ya que podrían pedirle ayuda que este no pudiera cumplir, o también decirle que su amada Dulcinea del Toboso lo manda a llamar porque lo quiere ver; pero ninguna de estas ideas fue lo suficientemente buena para sacar a Don Quijote de su locura e idealismo por ser un verdadero caballero.


10. ¿Cuál es la verdadera búsqueda que hace D.Q?

Don quijote más allá de probar su valentía y hombría como un verdadero caballero, hace una búsqueda hacia su interior ya que quizás no esté del todo loco y aparente estarlo para encontrar su identidad que no se atreve a hacer siendo Alonso Quijano porque es prisionero de una serie de cosas que corresponden a la época. Por eso es que Don Quijote busca hacer lo que realmente le de la gana y tener la opción de escoger su propio camino creciendo espiritualmente a su manera diciendo lo que se le ocurra y así lograr encontrarse a si mismo, ya que en donde está inicialmente no lo ha logrado.

11. ¿Cual es la visión sobre los libros especialmente de caballerías?

Los libros son mirados negativamente, ya que estos son los culpables de las malas acciones de Don Quijote, por lo tanto no ayudan a nadie, sino que hacen perder el juicio por lo tanto en la obra primero se ven ridiculizados, sobre todo las historias de caballerías y también los objetos que crean el mal en las personas.
La obra es un mensaje subliminal pidiendo que desaparezcan estas novelas que hacen tanto mal en las personas.

12. ¿Cervantes creía realmente que los libros hacían perder el juicio?

Creo que Cervantes tiene una visión bastante positiva de los libros a diferencia de otros que lo interpretan como un enemigo de ellos ya que creo que la locura de Don Quijote no es del todo dañina, si no que la posibilidad que te dan los libros de soñar, imaginar y vivir soñando es muy valiosa, muchas veces las personas necesitan algo que los saque de su realidad para sentir que existe la felicidad y quizás eso le pasó a Don Quijote, a pesar de que no vivía solo, en un lugar de la mancha no se sentía del todo acompañado por lo que se sumergió en los libros y gracias a esta locura que desarrolló conoció un gran amigo como lo es Sancho, el cual es capaz de aceptar sus locuras y terminar creyéndoselas porque vio en él la verdadera persona y lo valiosa que ésta era, por lo tanto todas las tonterías que muchas veces habló, al final hicieron que los dos se conocieran verdaderamente a pesar de que iban en búsqueda de algo totalmente distinto al principio, porque Sancho buscaba surgir a través de este “loco caballero” Don Quijote.